Aditivos para la economía circular

Aditivos para la economía circular

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

La fundación Ellen MacArthur  prevé que el uso de plástico virgen ha alcanzado su punto máximo para las marcas y minoristas, según el reporte “Global Commitment 2021”. La industria plástica incorporará cada vez más material posconsumo a su producción y los aditivos se convertirán un aliado estratégico para los dueños de marca en los próximos años.


En el mundo se han producido cerca de 360 millones de toneladas métricas de plástico, del cual la gran mayoría proviene de plástico virgen; en consecuencia, se han planteado diferentes estrategias en torno a la economía circular y una de ellas es la incorporación de material reciclado a la producción de envases, lo que se conoce en muchos países como la Responsabilidad Extendida del Productor (REP), que busca que fabricantes y comercializadores de envases logren incorporar hasta un 30% de plástico reciclado en sus productos y que todos los plásticos de un solo uso sean reciclados o reutilizados.

¿Está preparada la industria de América Latina para esta exigencia? En países  donde el porcentaje de reciclaje de plástico varía entre un 1 y 15% (en el mejor de los casos), existen varios factores que evitan que se pueda incorporar una mayor porción de  material reciclado en la producción.

El reciclaje en América Latina

Actualmente, los generadores y dueños de marca producen envases difíciles de reciclar: empaques multicapa y/o multimaterial;  empaques que contienen pigmentos fuertes que deterioran la calidad del plástico y que, además, disminuyen su precio de venta en cadenas de reciclaje; utilizan adhesivos de etiquetas difíciles de remover, lo que al final, genera contaminación en las cadenas de reciclaje.

Por otro lado, la separación en la fuente por parte de los consumidores es deficiente, lo que conlleva a que grandes cantidades de plástico terminen en rellenos sanitarios por contaminación o por una incorrecta clasificación.

El reto del futuro

A pesar de todos estos desafíos, los generadores tendrán que incorporar material reciclado en su producción: así lo determina la Responsabilidad Extendida del Productor (REP), entonces ¿Cómo enfrentar a este gigante? Lo primero es que actualmente la resina posconsumo no es muy apetecida en el mercado, ya que sus propiedades mecánicas son difíciles de estandarizar lote a lote, y su precio aún no es competitivo con la materia prima virgen; sin embargo, debido a los cambios en la legislación, mencionados anteriormente, este material comenzará a ser codiciado y deberá ser incorporado.

Una de las recomendaciones para los dueños de marca es tener un laboratorio propio, en donde se evalúen algunas propiedades reológicas y mecánicas de los lotes de material posconsumo que adquieren y así tener una especie de control de calidad en sus empresas. Pero hay un aliado oculto en toda esta transición que actualmente es subestimado por los dueños de marca: los aditivos llegan para ayudar a incrementar la porción de material posconsumo en los productos y ser unos aliados estratégicos del cierre de ciclo y el upcycling.

¿Cómo pueden ayudar los aditivos al reciclaje?

Armando Mazza, especialista técnico para la región andina de AMPACET, estuvo conversando con El empaque + Conversión acerca de las diferentes variedades de aditivos que pueden contribuir a mejorar el reciclaje y la incorporación de material posconsumo.

Lo primero que resalta Armando es que para las aplicaciones de empaques de alimentos, las estructuras multicapa reducen el deterioro de los alimentos (y mejora la sustentabilidad) al aumentar la vida útil del producto de unos pocos días, semanas a meses o años. Sin embargo, estas estructuras no se consideran reciclables por medio de los procesos tradicionales de reciclaje mecánico, porque las resinas son incompatibles químicamente y las ventanas de temperaturas de procesamiento para cada una son muy distintas.

Esto produce una separación de fases y el re-granulado de estos envases no tiene ningún valor comercial por sus bajas propiedades mecánicas, ópticas y de procesamiento. Aquí hay dos tipos de aditivos que pueden entrar a contribuir directamente para las aplicaciones de empaques de alimentos: los aditivos que permiten aumentar las propiedades de barrera a la humedad y al oxígeno, lo que ayuda a poder utilizar empaques monomaterial, y los aditivos compatibilizantes.

Al aumentar las propiedades de barrera al oxigeno y a la humedad es posible utilizar estructuras monomaterial en algunas aplicaciones como envases de cafés, lácteos, cárnicos y snacks; lo que se traduce en un mejor reciclaje. Por otro lado, una solución compatibilizante para el reciclaje de productos plásticos (flexibles o rígidos) multimaterial es aquella que compatibiliza resinas no polares como PE y PP con resinas polares como Poliamida. Por lo que es ideal para empaques multimaterial que contienen PE, PP, Nylon, EVOH (y sus mezclas).

Así mismo, el material posconsumo tiende a tener un alto porcentaje de humedad debido a los procesos de lavado y desinfectado. Al utilizar un aditivo desecante, se ayuda a prevenir defectos como “ojos de pescado” o marcas de salida de gas en la superficie de piezas inyectadas o sopladas. Además, los aditivos fluidizantes son muy útiles cuando se tienen polímeros con diferentes índices de fluidez (MFI). “Este aditivo es bastante útil cuando se tienen plásticos de grado soplado y grado de inyección, y es ampliamente utilizado en PP para procesos de inyección, ya que aumenta de manera controlada su índice de fluidez, manteniendo las propiedades mecánicas”, menciona Armando.

Por otro lado, Laura Sichaca, ingeniera de R&D y líder de las líneas de Masterbatches de Aditivos y Compuestos de Esenttia, explica que los aditivos antioxidantes ayudan a proteger térmicamente los polímeros durante el procesamiento, además, ayudan a preservar las propiedades mecánicas, extienden el tiempo para que inicie la degradación de los materiales y aportan mejor apariencia. Así mismo, se menciona que otro aditivo que no puede faltar para los dueños de marca es el neutralizador de olores. En la primera vida de los materiales, se empacan materias primas químicas o alimentos que dejan residuos de olores no deseados, para volver a darle vida a ese plástico es necesario eliminar esos olores.

Hay varios aditivos disponibles en el mercado que pueden ayudar a disminuir las temperaturas de proceso entre 10° y 40°C, por lo que se obtiene un ciclo de pieza más corto y una mayor productividad. Además, facilita el llenado de las cavidades en moldes de inyección de piezas complejas y elimina los efectos indeseados de las tensiones residuales.

Te podría interesar...

Lo más leído

Tecnologías para mejorar los procesos de reciclaje
Plásticos

Julio Barrientos, Recycling Sales Manager de TOMRA México, explica en este artículo cómo m...

・Jul 27, 2022
Empaques de piedra
Innovación y Materiales

Ante la presión de disminuir el consumo de plástico en empaques, el desarrollo de nuevos m...

Juliana Montoya, editora revista El Empaque + Conversión・Jul 28, 2022
Mujeres en la industria del corrugado
Cartón y cartulinas

En el mundo, cerca del 30 % de la fuerza laboral de la industria corresponde a las mujeres...

Cynthia Briceño Obando・Jul 28, 2022
Conferencias Innovación en Envases 2022
Servicios para la industria

En caso de que no haya podido conectarse al evento más importante de capacitación y actual...

David Ricardo Muñoz, periodista de El Empaque + Conversión・Nov 15, 2022