Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2020 Página 1 de 2

México, líder en producción de bioplásticos

Varios proyectos han posicionado a México como un país interesado en el desarrollo sostenible a través de la producción de bioplásticos.

Los bioplásticos son un tipo de material alternativo derivado de productos vegetales, tales como el aceite de soja o el maíz, a diferencia de los plásticos convencionales, derivados del petróleo.

En diferentes países este material ha cobrado fuerza debido a que son biodegradables y provenientes de fuentes renovables, además son considerados una medida de reducción al problema de los deshechos plásticos contaminantes en el mundo.

México ha tomado la delantera en la producción de estos materiales gracias a varios proyectos que se han desarrollado en los últimos años que ponen en evidencia la importancia del desarrollo de bioplásticos y ubican al país a la vanguardia de este mercado.

Bioplástico de almidón de maíz y cartón en Guadalajara

Investigadores y estudiantes del Departamento de Madera, Celulosa y Papel de la Universidad de Guadalajara, crearon nuevos materiales bioplásticos desde la nanotecnología forestal.

 El proyecto se trata de películas biodegradables creadas a partir de un biopolímero, que es almidón de maíz, y el reciclaje del cartón de embalaje; esto da por resultado un bioplástico que podría ser una alternativa de uso a los plásticos sintéticos y, con ello, poder disminuir el daño que provocan los últimos a la salud humana y el medio ambiente.

 Los ingenieros modificaron la química del almidón con el objetivo de mejorar sus propiedades de resistencia y absorción de humedad. Respecto al proceso, combinan la fécula de maíz y el agua. Con temperatura y agitación forman un gel; le adicionan un plastificante para que la película tenga flexibilidad, y evalúan otros aspectos como el blanqueo de fibras, a fin de determinar si mejoran las propiedades.

 Una película de almidón sin refuerzo tiene aproximadamente cinco megapascales de resistencia a la tensión, y al incorporar el refuerzo se eleva hasta 14 aproximadamente; en tanto que un plástico convencional posee de 10 a 25 de resistencia.

Además, han probado que la adición de fibra disminuye la absorción de humedad y no pierde sus propiedades biodegradables.

 Los resultados muestran que el material posee propiedades aceptables y se puede usar para empaques o recubrimientos de alimentos secos. Aún se requieren estudios para definir su uso, al ambiente que será destinado y la manera cómo se va escalar de producción de laboratorio a la industria.

Plástico biodegradable a base de jugo de nopal

Tras 7 años de trabajo y gestión, la Universidad del Valle de Atemajac (UNIVA) a través del trabajo de la investigadora la C. a Dra. Sandra Pascoe y su equipo, obtuvo la patente de una mezcla y proceso para la elaboración de un plástico 100% biodegradable a partir del nopal.

El plástico de nopal o bioplástico es un material con un tiempo breve de biodegradación. A ras de suelo tiene un periodo de entre dos y tres meses para ello; en proceso de composteo de 15 días y en agua entre una y dos semanas.

 La formulación es flexible por lo que es posible producir películas transparentes, opacas, de colores (utilizando pigmentos naturales), de diverso grosor y dureza, dependiendo de la aplicación a la que se destine.

Actualmente, la Dra. Sandra Pascoe se encuentra en una fase de caracterización de diferentes formatos del bioplástico, para estandarizar la producción a nivel industrial con diferentes tipos de nopal, esto con la finalidad de obtener especificaciones técnicas para su oferta dentro del mercado.

Instituciones, empresas y organizaciones sociales de 16 países en 4 continentes están interesadas en explotar la patente dada su enorme diversidad y aplicaciones como lo pueden ser: médicas, automotrices, agrícolas, productos de consumo, de envasado y empaque, entre otros.

Plásticos biodegradables de hueso de aguacate

Con el propósito de  crear sustitutos al contaminante plástico, la empresa mexicana Biofase ha creado cubiertos como cucharas, tenedores y cuchillos, asimismo popotes de bioplástico que se degradan en 240 días, son impermeables y eco amigables.

El contenido de Biofase es una fórmula patentada que ofrece grandes beneficios para el medio ambiente. La composición de estos productos es de 60% biopolímeros de semilla de aguacate y 40% compuestos orgánicos sintéticos que ayudan a darle las excelentes propiedades mecánicas y físicas que encuentras en los productos de Biofase.

“Un beneficio de Biofase es la reducción de la contaminación del plástico a los ecosistemas. La composición de origen vegetal de los productos puede biodegradarse al enterrarse bajo tierra, o dentro del vertedero de basura. No es necesario ser tratado de ninguna forma para que se biodegrade”, señala la empresa en su portafolio de productos.


Palabras relacionadas:
Producción de bioplásticos en México, desarrollo sostenible, materiales biodegradables, dioplástico de almidón de maíz y cartón, Universidad de Guadalajara, nanotecnología forestal, biopolímero de almidón de maíz, cartón de embalaje, plástico biodegradable a base de jugo de nopal, plásticos biodegradables de hueso de aguacate, Biofase.
x
RODRIGO ALATORRE
09 de septiembre de 2020 a las 13:08

Hola Muy interesante el trabajo de la Dra Sandra Pascoe, como pudiera comunicarme con Ella para buscar una aplicación a productos de envasado como sustituto de HDPE, PP o PET.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales

Documentos relacionados