Talento colombiano en diseño de envases

Talento colombiano en diseño de envases

Patrocinado por: Falta nombre

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

El talento latinoamericano se ha abierto camino en el diseño de empaques, gracias al trabajo adelantado por importantes firmas que han brillado con sus proyectos y desarrollos. Sus éxitos se han expuesto en importantes ferias industriales y han recibido premios de carácter mundial en los más reconocidos concursos de diseño.

Los premios Pentawards y los WorldStar Awards de la World Packaging Organization constituyen reconocimientos en los que los diseñadores latinoamericanos han tenido especial cabida, y han abierto oportunidades para la región que antes eran protagonizadas por compañías de diseño de Europa, Estados Unidos y algunos países de Asia.

La cuota latinoamericana de la versión 2009 de los Pentawards estuvo encabezada por la firma argentina Pierini Partners; las mexicanas Guti Sanz Diseño, Máquina Creativa y Factor Tres, y las brasileñas Casa REX y DIL Brand. En 2010, la firma carioca Casa REX ganó un Pentaward de plata, mientras que las argentinas Pierini Partners y YGDesign recibieron reconocimientos de bronce.

De igual forma, dentro de los ganadores de los WorldStar 2009 figuró Sadia S.A., de Brasil, con su empaque de pizza para microondas, nombrado uno de los cinco finalistas para recibir el máximo reconocimiento WorldStar, entregado en Beijing, China. En 2010, 3 firmas brasileñas y 5 mexicanas fueron la cuota latinoamericana de estos premios.

Argentina, México y Brasil suelen ser los mayores representantes en la región en lo que concierne a diseño de empaques, y aunque Colombia comienza a figurar en este ámbito global, aún queda mucho camino por recorrer. ¿Qué factores contribuyen a que el país potencie y promocione su talento en diseño de envases?

“El diseño de envases en Colombia está  empezando a despertar de un largo letargo. Nuestra industria anda a la zaga con respecto a países como México, Brasil, Chile y Argentina, donde las industrias convertidora y consumidora de materiales de envases tienen una mayor tradición en la exportación de productos transformados, y sus economías dependen menos de productos primarios, como sucede aún en nuestro país”, dijo Juan Ramiro Escobar, coordinador académico de la Especialización en Diseño Integral de Envases, Empaques y Embalajes, de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, en entrevista con El Empaque.

Galardones y reconocimientos
Una de las iniciativas más expandidas en la región es la realización de concursos nacionales y exhibiciones de productos, con diseños llamativos e innovadores. Por ejemplo, la muestra de diseño de empaques de la Asociación Brasileña del Empaque, ABRE, o los premios Estrella del Sur, organizados por el Instituto Argentino del Envase (IAE), en ese país.

En Colombia, el Concurso Regional de Diseño de Empaques, Pack-Andina, premia cada dos años los diseños de envase más innovadores en las categorías de higiene y limpieza; cosméticos y perfumería; farmacéuticos y medicamentos, y alimentos y bebidas. Además, entrega reconocimientos por responsabilidad social, sistemas de empaque y proyectos.

La entrega de los premios se adelanta en el marco de Andina-Pack, exhibición industrial del sector de envases que se celebra cada dos años en Bogotá. La edición 2011 se llevará a cabo del 8 al 11 de noviembre en el Centro Internacional de Negocios y Exposiciones, Corferias.

“Durante 20 años de Andina-Pack y 18 del concurso hemos visto una evolución muy positiva del talento colombiano en diseño de envases. Los diseñadores son profesionales integrales y desarrolladores de soluciones. No son sólo creativos, también están al día en nuevas tecnologías de impresión y empaque. Además son diseñadores globales, que hoy pueden diseñar para productos en Colombia, o para soluciones competitivas en mercados internacionales”, dijo Patricia Acosta, directora de Andina-Pack y de los premios Pack-Andina, en entrevista con El Empaque.

Según Acosta, Pack-Andina han galardonado a más de cien diseños, de los cuales aproximadamente 30 recibieron reconocimientos en concursos mundiales. “Vale la pena recordar innovaciones como el salero de Refisal, que puso en la primera línea de la góndola y en la mesa del consumidor un producto que siempre fue un commodity”, agregó.

De acuerdo con Santiago Palacio, especialista en diseño de empaques, “el diseño de empaques en Colombia (con respecto a otros países de Latinoamérica) está en buena condición, ya que ofrecemos productos, empaques y una promoción competitiva. Si los empaques no cumplieran con las condiciones mínimas para proteger y conservar los productos o la comunicación gráfica no fuera idónea y asertiva a los segmentos a los cuales está destinada, no se lograrían las ventas proyectadas y nuestro mercado estaría lleno de productos deficientes”.

Palacios es gerente de OVUM Packaging Solutions, agencia especializada en diseño de empaques con sede en Medellín, Colombia, que desarrolló la imagen de marca para Del Brujo Café, producto de Inversiones Vélez Uribe. Gracias a este diseño, OVUM recibió un Premio Oro en la categoría de bebidas, en Pack-Andina 2007. Posteriormente, la firma fue galardonada con un WorldStar Award 2008.

Otras dos firmas colombianas recibieron previamente reconocimientos en los premios WorldStar, en 2004: Esco Ltda., por su Magic Lid System, una tapa de polipropileno formada por moldeo por inyección, para botellas de bebidas deportivas; y la Universidad del Valle, por su envase protector para alcarrazas.

Formación profesional
Tradicionalmente, el diseño de envases en Colombia se ha abordado desde el punto de vista académico como una vertiente del diseño industrial, pero no como una especialidad en sí misma. Por ello, las instituciones de educación superior carecen de una oferta representativa que le permita al sector de diseño de envases desarrollarse a la par del mercado global.

Como consecuencia, muchos especialistas del diseño optan por cursar programas complementarios en el exterior.

“En nuestro país, prácticamente no existe educación profesional de diseño de envases, y los pocos cursos que se dan adolecen de falta de continuidad y profundidad. Los estudiantes que tienen acceso a estos no pueden comprobar la viabilidad técnico-productiva de sus diseños, pues no existen laboratorios donde puedan realizar pruebas de conformidad de sus propuestas. Los pocos profesores e instructores que integran las plantas docentes son en su mayoría empíricos con poca formación en la formulación integral de proyectos de sistemas de envasado. Por lo tanto, los profesionales que salen de las universidades no son capaces en su mayoría de interpretar a cabalidad la necesidad de la industria de integrar en los diseños de envases todos los aspectos técnicos, económicos y de mercadeo necesarios para asegurar la idoneidad de los envases y de esta manera participar activamente en el desarrollo de productos exitosos”, explicó Escobar.

Palacios concuerda en las pocas opciones académicas que tienen los profesionales y futuros diseñadores: “La principal falencia es la escasez de oferta de programas especializados en el tema. Si bien en Medellín una sola facultad ofrece una cátedra relacionada con el tema, muchos otros programas en el país dan por obvio este importante contenido. Lo que es peor aún: lo plantean como competencia de sus profesionales. La realidad es que los diseñadores y los ingenieros de empaques salen a formarse en la industria”.

Para dar respuesta a las necesidades de formación en este frente, la Facultad de Diseño Industrial de la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia abrió la Especialización en Diseño Integral de Envases, Empaques y Embalajes. Según la institución, esta es la primera especialización en Latinoamérica enfocada enteramente en envases, pues en países como Brasil, México y Argentina existen cursos cortos, diplomados y actualizaciones académicas, pero no un posgrado o una maestría.

Esta especialización supone una nueva oportunidad para los profesionales del diseño de envase en Colombia, tanto para los expertos que deseen validar académicamente sus conocimientos, como para los nuevos profesionales que buscan enfocar su carrera en el diseño integral de envases.

“Este programa está diseñado para profesionales provenientes de diversas disciplinas relacionados directamente con el diseño, el desarrollo y la gestión administrativa de los materiales de envase y sistemas de envasado, o para aquellos que se desempeñen dentro de la industria en áreas afines, así como quienes pertenezcan a empresas convertidoras de materias primas en materiales de envase y todos los que deseen recibir una sólida formación en herramientas y técnicas de gestión e ingeniería de envases”, dice la Universidad.

Según Julián Antonio Ossa Castaño, director de la Facultad de Diseño Industrial y de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad Pontificia Bolivariana, “la universidad lleva más de 23 años abordando el tema de empaques. Fuimos la primera facultad de diseño industrial del país y por ello tenemos un bagaje histórico muy grande. Hace 23 años, a través de la cámara del empaque de la Asociación Nacional de Industriales, comenzamos a trabajar en este tema. Hoy en día hemos ampliado el espectro y contamos con dos semestres en el programa de pregrado en los que se estudian los empaques comerciales y embalajes logísticos, y tomamos la decisión de lanzar la primera especialización de educación formal en Latinoamérica”.

Aunque la oferta de programas profesionales es reducida, según Francisco Herrán Martínez, diseñador industrial, especialista en gerencia de mercadeo, asesor en el desarrollo de envases y docente del Departamento de Diseño de la Universidad de Los Andes, la educación profesional en diseño de envases en Colombia “es de buena calidad, porque existe un considerable respaldo por parte de las universidades que imparten las carreras relacionadas con el diseño y, por supuesto, se cuenta con el apoyo de los gremios y de las entidades oficiales, conscientes de la necesidad de aunar esfuerzos para formar profesionales en las diferentes áreas que conforman el sector”.

Tendencias en empaque en Colombia
El mercado global de envases evoluciona permanentemente, de acuerdo con tendencias como la sostenibilidad, la conveniencia, el uso de nuevos materiales y el impacto de los productos en las góndolas. Estas tendencias también afectan los empaques en Colombia y, por ende, el mercado de diseño de envases.

La conveniencia, como el uso de envases en porciones individuales con materiales de alta barrera, que le brinden al consumidor máxima comodidad, es una tendencia de alta relevancia en el país.

“No sólo la conveniencia, materializada en la individualización de las porciones, la extensión de la vida útil mejorando las barreras y en los productos semipreparados o fáciles de preparar. También se proyecta como tendencia importante el uso de nuevos materiales que propendan por una conservación de nuestro medio ambiente”, explicó Palacios.

Precisamente, los consumidores buscan acceder a productos amigables con el medio ambiente, desarrollados bajo estándares “limpios” y que cumplan con reglamentaciones internacionales de protección ambiental. En este sentido, la sostenibilidad es una tendencia que afecta directamente al diseño de envases, pues los profesionales han comenzado a familiarizarse con nuevos procesos, materiales y prácticas de baja huella de carbono.

“Se puede lograr que un producto sea más sostenible realizando cambios mínimos, pero no menos importantes. Por ejemplo, la reducción en el material de empaque, el uso de envases retornables para reducir el impacto final o el uso de insumos de degradación rápida. Todos estos factores se socializan con los consumidores y les permiten hacer una selección responsable en el supermercado y en la separación de residuos”, agregó Palacios.

La sostenibilidad como tendencia en la gestión de los envases toma cada vez más importancia en Colombia. Esta tendencia también se ve reflejada en los crecientes cursos de formación académica. Según Ossa, el programa de la especialización en diseño de envases “se enfoca mucho en el diseño y la sostenibilidad, pues son temas críticos; conocemos de su importancia y sabemos que constituyen la fortaleza que tiene la universidad desde la facultad de diseño industrial. En la reciente edición de los premios Pack-Andina de diseño de envases (celebrada en el marco de Andina Pack 2009) obtuvimos seis premios en la categoría de estudiantes. Eso demuestra nuestra posición. Además, tenemos vínculos muy importantes y lazos y convenios preestablecidos con la empresa privada, lo que redunda en posibilidades para los estudiantes y egresados”.

“Los empaques en Colombia están en un buen nivel, aunque hay factores en los que aún falta profundizar mucho, como los materiales y el cumplimiento estricto de las normas ambientales. Al momento de diseñar un empaque, creo que hay dos puntos críticos que se deben tener en cuenta. El primero es encontrar un balance entre funcionalidad, imagen gráfica y costos. El segundo hace referencia al desarrollo, la proporción y encontrar las medidas y tolerancias que mejor funcionen con el producto, para garantizar que llegue bien al consumidor”, asegura Clara María Velásquez, estudiante de diseño de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, quien recibió dos premios Pack-Andina (oro y plata) en la categoría Proyectos, por un empaque/embalaje para la marca Corona, desarrollado en compañía de Carolina Díaz y Sebastián Ruíz, y un envase tubipack para Incauca-Light con Stevia, creado en conjunto con Oscar Zapata, Marcela Gómez y Diego Quiroz.

“La influencia de la globalización es notoria en el diseño de envases en el mercado colombiano, pero esta globalización adquiere un fuerte acento local. La industria nacional se está equiparando a los mercados extranjeros en todos los aspectos técnicos, funcionales, de normatividad y de sostenibilidad de los envases, sin perder su identidad cultural. El consumidor colombiano tiende a preferir la innovación reflejada en una mayor conveniencia o funcionalidad en aquellos productos que facilitan sus rutinas diarias dentro y fuera del hogar, pero busca siempre una identificación personal con sus formas de vida y sobre todo con su cultura”, agregó Escobar.

Según Francisco Herrán: “Desde mi perspectiva como asesor en el sector, existen tres factores fundamentales: Un primer factor relacionado con la investigación y acercamiento (incipiente hoy pero con potencial a futuro) que se hace en Colombia con relación a los materiales que se asocian con el respeto al medio ambiente, llámense materiales biopoliméricos o biodegradables; un segundo factor, el de la creciente concientización que deben tener los diseñadores frente a sus creaciones, desarrollos artefactuales o procedimientos, a través de los derechos de la propiedad Intelectual; y un tercer factor, relacionado con el nivel de calidad de la impresión gráfica de nuestros empaques, envases e impresos comerciales”, afirmó el especialista.

Fortalezas y debilidades
Según Patricia Acosta, “las fortalezas del diseño de envases en Colombia son creatividad, pasión por el diseño, formación y especialización, conocimiento de los mercados y de los consumidores, y el trabajo que realizan en equipos multidisciplinarios. El trabajar de la mano con el cliente le ha dado una visión muy amplia al diseñador, y lo ha impulsado a prepararse y actualizar sus diseños pensando en un consumidor exigente y conocedor, que está a la vanguardia y que busca productos acordes con su estilo de vida y responsabilidad con el medio ambiente”.

Así mismo una de las mayores debilidades, que no sólo se encuentra en el mercado colombiano de diseño de envases, es la escasez de recursos, como consecuencia de la falta de visión de los actores del mercado. En muchas ocasiones los diseñadores carecen de las herramientas necesarias para entregar una solución que realmente responda a las necesidades del sector.

“Cuando un diseñador tiene la suerte de trabajar con empresas innovadoras puede crear teniendo en cuenta todas las variables que implica un diseño que impacte, cautive y venda. Pero no siempre ocurre esto, y regularmente el diseñador de empaques encuentra barreras económicas y bajos recursos para el análisis, el diagnóstico y la innovación. En algunos casos predomina el resolver el problema al corto plazo, sin generar mayor valor al producto, sin valorar el diseño como factor estratégico y de competitividad”, agregó Acosta.

Al respecto, Palacios asegura que “el trabajo creativo debe aterrizarse a nuestra realidad local y regional, debe considerar el segmento de mercado objetivo de cada producto, y la disponibilidad de materiales, proveedores e impresores en nuestro sector”.

Según Juan Ramiro Escobar, la ausencia de herramientas académicas no ha sido un obstáculo para que los profesionales colombianos de diseño de envases muestren su talante: “La creatividad de los colombianos y su capacidad de adaptar tecnologías foráneas para dar soluciones eficientes a sus necesidades compensan con creces la falta de conocimiento técnico al momento de crear, diseñar y desarrollar nuevos sistemas y materiales de envases”.

Futuro del diseño colombiano de envases
El desarrollo de iniciativas de promoción del diseño colombiano de envases, los concursos y las ferias industriales, la participación activa de especialistas del sector y el compromiso de las instituciones educativas demarcan el camino del sector de diseño de envases.

“El diseño de empaques, y la producción de empaques siempre serán un sector importante de la economía, toda vez que los bienes y servicios seguirán en crecimiento y deberán renovarse constantemente, y nada mejor que por medio de su empaque, para impactar más en su imagen, mejorar sus condiciones naturales y minimizar su deterioro”, explicó Palacios.

Un factor clave de éxito en el desarrollo del sector de diseño de envases en Colombia es la participación activa de las empresas fabricantes de productos de consumo, en la medida en que vean a los profesionales del diseño como aliados estratégicos de sus negocios, que ejercen una enorme influencia en el poder de diferenciación que tengan sus productos.

“Tenemos buenos diseñadores con desarrollos muy interesantes, pero países como Brasil y Chile son más innovadores o más globales. En Colombia debemos ver el diseño de empaque como una ventaja competitiva  y no como un costo. Las empresas deben preparase para competir con productos similares en mercados globales donde el diseño del empaque estructural y gráfico y la implementación de nuevas tecnologías harán la diferencia. Es indispensable hacer la integración Gestión + Diseño, para impulsar la diversificación y diferenciación de producto respecto a la competencia”, agregó Acosta.

Por su parte, Palacios asegura que un asunto de vital importancia es que el diseño de empaques no solo se dedique al empaque primario, secundario y el aspecto promocional: “El diseño debe ser más integral y considerar desde la producción de los bienes, su envase, almacenamiento, trasporte y distribución, así como la correcta exhibición y promoción de los mismos, la fácil apertura de estos y el uso conveniente para cada usuario. Así se minimizará el deterioro de un producto y será más asertivo con su público objetivo”.

La percepción de los más jóvenes apunta hacia un diseño sostenible, en el que el uso de los materiales, los procesos de fabricación y la posición del gobierno y de las empresas fabricantes de productos de consumo propenden por una gestión integral que no atente contra el planeta.
“Creo que con la presión por el cuidado ambiental y la integración de nuevos procesos y materiales más eficientes y reciclables, las empresas comenzarán a considerar las normas ambientales y a asumir una posición responsable en cuanto al impacto que los empaques tienen tanto en la sociedad como en la naturaleza. Es necesario encontrar formas de proteger los productos y representar la marca de la manera más conveniente para todos, en un equilibrio que garantice la vida del producto y la satisfacción del consumidor”, agrega Velásquez.

Según Escobar, el futuro del diseño de envases en Colombia es promisorio. “A medida que crece la economía y las exportaciones de nuestro país, la necesidad por envases que den respaldo de marca, con alto reconocimiento, gran innovación en la parte funcional y sobre todo de alto desempeño en las líneas productivas y en toda la cadena logística será mayor. Es tiempo de que la industria y la academia se asocien para trabajar en el desarrollo de programas de educación en la disciplina de los envases con el fin de mejorar en el diseño de sistemas de envasado acordes con la economía globalizada, que nos crea grandes retos de crecimiento para el futuro”.

Te podría interesar...

Lo más leído

Tecnologías para mejorar los procesos de reciclaje
Materiales plásticos

Julio Barrientos, Recycling Sales Manager de TOMRA México, explica en este artículo cómo m...

・Jul 27, 2022
Empaques de piedra
Innovación en materiales

Ante la presión de disminuir el consumo de plástico en empaques, el desarrollo de nuevos m...

Juliana Montoya・Jul 28, 2022
Mujeres en la industria del corrugado
Cartones y cartulinas

En el mundo, cerca del 30 % de la fuerza laboral de la industria corresponde a las mujeres...

Cynthia Briceño Obando・Jul 28, 2022
¿Es el papel un sustituto del plástico?
Innovación en materiales

Expertos advierten que el efecto de sustituir el plástico por papel y cartón en empaques p...

Sebastián Aguirre Eastman・Jul 28, 2022