El potencial del RFID

El potencial del RFID

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

Introducción
En los últimos años se han presentado importantes polémicas sobre la aceptación del uso de RFID. Un hecho claro, que sale de estudios y debates, es que los beneficios proveídos por la tecnología son generalmente indiscutibles. Hasta hace unos pocos años, la aplicación principal de RFID era para el rastreo de artículos en la cadena de distribución y venta (trazabilidad). Hoy en día, las aplicaciones que confían en la tecnología RFID son prácticamente innumerables. El rastreo de artículos continúa siendo un elemento clave para RFID, pero también existen otras aplicaciones en vertiginoso crecimiento, como boletos (tickets) para transporte y eventos públicos, pulseras (brazaletes) para parques de diversiones y hospitales, etiquetas colgantes para prendas, tarjetas de crédito y pasaportes, entre otros.

Dependiendo del tipo de artículo que se desea fabricar, la complejidad del proceso de conversión a RFID varía de forma considerable. Generalmente, hay dos categorías de procesos aceptados. Primero, la simple inserción del transpondedor RFID debajo de una etiqueta normal en un proceso de deslaminación y relaminación de la etiqueta. Segundo, procesos de verdadera conversión en los que se troquela la etiqueta y el transpondedor; luego se coloca adhesivo en caliente (hot melt) en el transpondedor y, de ser requerido, en el papel. En ambos procesos se puede verificar la funcionalidad del transpondedor y remover productos defectuosos de la línea de producción para alcanzar un nivel de calidad de 100 por ciento. Sin embargo, debido a la alta calidad de algunos de los transpondedores RFID en el mercado de hoy en día, el promedio de falla es inferior a 0,7 por ciento. Lo que de por sí, prácticamente, garantiza promedios de producción de alta calidad.

Descripción de procesos de conversión RFID
Inserción de transpondedores RFID. Deslaminación y relaminación.
Generalmente, este es un proceso económico y simple, particularmente utilizado para producción de etiquetas RFID en alto volumen. Sin embargo, la sencillez del proceso requiere cierto tipo de materiales ya previamente procesados, lo que causa que estos tengan un costo agregado. El proceso de inserción requiere que los transpondedores RFID sean húmedos (con adhesivo) y que las etiquetas estén troqueladas previamente e impresas. También, debido al tipo de materiales que las máquinas pueden manejar, la gama de productos a fabricar es relativamente estrecha y limitada a etiquetas, etiquetas para maletas y en ciertos casos pulseras (brazaletes).

El proceso de producción es el siguiente: La máquina de inserción removerá la etiqueta del soporte y el transpondedor será adherido al soporte. A continuación, la etiqueta será colocada en su posición original, en el soporte y por encima del transpondedor. A raíz de que la etiqueta es colocada encima del transpondedor, éste se le adhiere, formando una pieza única con los dos elementos. De ser requerida, se efectúa la verificación del transpondedor después de la inserción y, en la mayoría de los casos, las etiquetas no funcionales no son removidas del flujo de producción.

Hay dos técnicas reconocidas para llevar a cabo el proceso de inserción. El primero es el uso de una barra de deslaminación que remueve la etiqueta del soporte. Este es un proceso relativamente sencillo, pero si el ángulo de la barra y tensión del soporte no son controlados adecuadamente, es factible que el soporte pueda ser estirado o deformado, lo que dificulta una correcta reinstalación de la etiqueta. Si el sistema de deslaminación está adecuadamente diseñado, la calidad de las etiquetas terminadas puede ser excelente, sin alterar el posicionamiento original y reteniendo las características originales del soporte y de la etiqueta.

El segundo proceso conocido utiliza un tambor que, a través de vacío, remueve la etiqueta del soporte. La cara superior de la etiqueta queda adherida al tambor a través de un giro del mismo, mientras que el transpondedor es aplicado a la cara adhesiva de la etiqueta. Al completar la revolución la etiqueta es reinstalada en el soporte con el transpondedor debajo de la misma. Al igual que en el sistema de deslaminación, si no existe un excelente control de los procesos electro-mecánicos, las etiquetas pueden moverse en el tambor, lo que puede causar que la calidad sea rechazada.

Ambos sistemas de inserción tienen sus méritos relativos. Sin embargo, en términos generales, sistemas bien diseñados que utilizan barras de desmontaje tienen mayor precisión y permiten una mayor variación en el posicionamiento del transpondedor RFID. Algunos sistemas de avanzada de hoy en día tienen una precisión de posicionamiento de 100 micrones o menos, tanto para la relaminación de la etiqueta como para el posicionamiento del transpondedor RFID.

Sistemas de conversión RFID completa
El proceso de conversión RFID varía en complejidad dependiendo del producto final requerido. Algunos de los sistemas actuales permiten producir una amplia variedad de artículos además de etiquetas, como pulseras mono o bicapa, boletos (tickets), documentos legales (como registros automovilísticos), etiquetas colgantes y más. Al expander la gama de utilización de los sistemas, sin duda se mejora el modelo de rentabilidad del sistema y se abren nuevos campos de expansión a productores.

Sistemas de conversión de alta calidad permiten el uso de una extensa gama de materias primas que no son permisibles usar en las sencillas máquinas de inserción, como transpondedores secos o húmedos, papel adhesivo en bobina sin troquelar, la integración de sistemas de inspección por visión, rechazo de transpondedores defectuosos (preconversión) y la posibilidad de poder fabricar una alta variedad de productos terminados. Algunos sistemas de conversión no solo permiten la producción de rollo a rollo, sino de rollo a hoja, doblez en Z o productos individualizados como boletos.

Los sistemas de conversión usan métodos similares a los sistemas básicos de inserción para montar el transpondedor RFID, con la diferencia de que los procesos previos y posteriores a la inserción son más complejos. Si por ejemplo se utilizan transpondedores secos, primero es necesario troquelarlos y aplicar adhesivo. Si se utilizan dos fases de papel para fabricar boletos, primero hay que aplicar adhesivo al papel o cartón.

Como proceso de efectuar decisiones de qué tipo de sistema o marcas se deben considerar, es sumamente importante tener un preciso conocimiento del porcentaje de rendimiento total del sistema. En todo proceso relacionado con RFID, es crítico poder tener promedios de alto rendimiento que estén lo más cercano posible a 100 por ciento. El costo de transpondedores RFID comienza en aproximadamente 7 centavos de dólar cada uno. En la producción de RFID, todo error en el proceso o rendimiento por debajo de lo máximo posible, tiene ocurrencias costosas para el productor. Es reconocido a través de la industria que el rendimiento del sistema toma precedente a la velocidad de producción. Actualmente, hay sistemas con rendimientos de 99,7 por ciento o mayores, lo que es indicativo del buen diseño y ejecución de los modelos actuales.

Aunque no tan fundamental como el rendimiento basado en porcentaje, la medición de velocidad de conversión de un sistema también es importante. Sistemas modernos llegan a velocidades desde 60 y hasta 200 metros por minuto y algunos tienen capacidad de efectuar conversión en hileras múltiples, lo que permite doblar o hasta quintuplicar la velocidad actual de conversión.

Alto rendimiento y velocidad permiten rápida rentabilidad del sistema y poder concretar la entrada al mercado de conversión RFID con confianza.

La propagación de la tecnología RFID apenas está comenzando y constantemente hay nuevas aplicaciones que se benefician del control y la seguridad que la tecnología otorga. Entre otras aplicaciones están pasaportes, tarjetas de crédito, productos farmacéuticos, libros, hospitales, boletos para eventos deportivos y musicales, etiquetas de maletas para líneas aéreas, al igual que el continuo crecimiento en las áreas de trazabilidad y almacenamiento.

Te podría interesar...

Lo más leído

Tecnologías para mejorar los procesos de reciclaje
Plásticos

Julio Barrientos, Recycling Sales Manager de TOMRA México, explica en este artículo cómo m...

・Jul 27, 2022
Empaques de piedra
Innovación y Materiales

Ante la presión de disminuir el consumo de plástico en empaques, el desarrollo de nuevos m...

Juliana Montoya, editora revista El Empaque + Conversión・Nov 1, 2022
Mujeres en la industria del corrugado
Cartón y cartulinas

En el mundo, cerca del 30 % de la fuerza laboral de la industria corresponde a las mujeres...

Cynthia Briceño Obando・Jul 28, 2022
Conferencias Innovación en Envases 2022
Servicios para la industria

En caso de que no haya podido conectarse al evento más importante de capacitación y actual...

David Ricardo Muñoz, periodista de El Empaque + Conversión・Nov 15, 2022