Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2006 Página 1 de 3

Oportunidades ambientales, sociales y económicas en los empaques sostenibles

Reconocidas marcas, como las americanas McDonald’s y Starbucks, confían en sus socios dentro de la cadena de suministros para fomentar los empaques sostenibles.

Las partes I y II de esta serie sobre empaques sostenibles están llenas de comentarios por parte de proveedores de materiales y minoristas que entienden que perseguir la sostenibilidad es un buen negocio. También estiman que el camino hacia la sostenibilidad comienza con el compromiso de la corporación hacia la responsabilidad social. Desde ese punto de vista, la administración del empaque, la cadena de suministros y los minoristas adoptan una posición de liderazgo en el desarrollo de estrategias sostenibles innovadoras.

Estas estrategias deben cumplir con las consideraciones de desempeño y costo del empaque, mientras se minimiza la parte en la cual el empaque deja de ser sostenible. Estas consideraciones estratégicas incluyen:

  • Anticipar y minimizar el impacto humano y ambiental del empaque durante la fase de diseño.

  • Entender las consideraciones de la salud del material durante toda la vida útil del empaque, como los materiales del empaque, los aditivos, el revestimiento, las tintas, los adhesivos y otros componentes.

  • Reducir el uso de materiales vírgenes y no renovables e incrementar el contenido renovable, post-consumo y post-industrial.

  • Reducir el consumo de energía no renovable e incrementar la utilización de energía renovable.

  • Limitar el impacto ambiental durante la manufactura, el transporte, el desecho y la recuperación.

Jennifer McCracken, gerente ambiental de Perseco/Havi, observa que "la sostenibilidad es un esfuerzo realizado por el dueño de la marca y la cadena de suministros para ir más allá de las soluciones más fáciles y más obvias y así desarrollar un empaque que sea exitoso, desde el punto de vista ambiental, social y económico". Y McCracken sabe de lo que está hablando. Ella hace parte de una historia exitosa actual de sostenibilidad que involucra a la marca McDonald´s y que tiene sus raíces en avances ambientales de principios de la década de los 90.

Empaque corrugado con tapa, con microflauta, de McDonald’s 
Durante muchos años, los empleados de McDonald´s hacían sandwiches multi-capa, en cajas de poliestireno, cerraban la tapa y entregaban los empaques a los clientes. En 1991, la corporación eliminó las cajas de poliestireno con tapa y adoptó una envoltura recubierta con múltiples capas de cera y un collar SBS de fibra virgen. McDonald’s descubrió que la envoltura

y el collar simplemente no eran tan eficientes para que los empleados hicieran los sandwiches. Se necesitaba una nueva generación de caja con tapa.

Para ir más allá de lo fácil o lo obvio, por ejemplo, una caja con tapa tipo SBS, el equipo de empaque de Perseco/Havi comenzó a investigar una opción un poco más costosa: un diseño corrugado de micro flauta. Esta opción les ofrecía un buen número de ventajas ambientales. La caja con tapa de tipo microflauta pesaba 40 por ciento menos que su similar SBS y tenía un porcentaje significativo de fibra para después del consumo. Tanto el menor peso como la fibra reciclable reducirían el impacto del empaque en la cadena de desperdicios. Una fibra menos blanqueada minimizada las dioxinas producidas durante la manufactura. El socio en la cadena de suministros de McDonald´s, Burrows Paper, utilizó su experiencia en el procesamiento de cartón corrugado para reemplazar el agente aglutinante de polipropileno de baja densidad por un material renovable y biodegradable basado en el maíz. El empaque también desplegaba una tinta renovable basada en la soya. McDonald´s lanzó su empaque de microflauta en 1993.

Ahora, adelantémonos 13 años. El enfoque ambiental de hoy incluye una apreciación más amplia de los beneficios de la sostenibilidad del empaque. "En el proceso de manufactura, el desperdicio de las cajas es completamente reciclado", dice Bill Burrows, presidente de Burrows Paper Corporation. "Una tercera parte se convierte en material de aislamiento, mientras que las dos terceras partes restantes se vuelven a despulpar y se convierten en una nueva forma de papel.

"Se utiliza una cantidad significativamente menor de agua en el proceso de manufactura de los tres grados de papel que se utilizan en el empaque de microflauta versus los utilizados en el empaque SBS. Estamos muy orgullosos de que la energía consumida durante el proceso de fabricación de la caja cumple ciento por ciento con los recursos de energía renovables de fuentes como la biomasa y el hidro", agrega Burrows.

McCracken agrega que el contenido después del consumo dentro de la caja de McDonald´s se ha incrementado a través de los años hasta 46 por ciento mínimo, en la actualidad. El contenido reciclado ahorró el equivalente a 2.200 toneladas de fibra virgen, con base en las cifras del 2003, comparado con el empaque de la envoltura y el collar. McCracken dice que "el éxito de este esfuerzo por crear un empaque realmente mejoró gracias a la colaboración de los proveedores".

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Sostenibilidad

Documentos relacionados