Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2019 Página 3 de 3

La industria latinoamericana de empaque flexible y sus estrategias de crecimiento

Por Diana María Guevara Cárdenas – Redactora técnica

Además del panorama económico internacional, la industria enfrenta el reto de ser una alternativa viable en medio de la controversia ambientalista.

  • E-commerce: los empaques flexibles ayudan a la eficiencia de las operaciones logísticas por su bajo peso, reduciendo los costos de transporte y energía, así como la cantidad de desechos.

  • Resinas biodegradables: PepsiCo y Danimer Scientific Co., desarrollaron recientemente una línea de resinas biodegradables para películas plásticas aplicadas al mercado de alimentos y bebidas, con base en polímero de PHA (polihidroxyalcanoato). Al lado, sigue el desarrollo del PLA (ácido poliláctico) y del politrimetilentereftalato (PTMT) y películas de almidón termoplástico (TPS). El crecimiento del mercado de bioplásticos y resinas biobasadas (liderado por Braskem Brasil, con su polietileno verde) apoya el crecimiento de la industria.

  • Impresión Digital: esta tecnología está creciendo a buen paso en el mercado, reduciendo costos y tiempo asociados a la producción de etiquetas y empaques. Los desarrollos en este sector permiten usar diversidad de sustratos y manejar formatos y tirajes variados.

  • Necesidad de alto desempeño para productos Premium: con el crecimiento de la popularidad de los alimentos orgánicos, bebidas y cosméticos, las estrategias de los fabricantes de empaque flexible se enfocan en aplicar nuevas tecnologías de empaques con atmósfera modificada (MAP), para mejorar el desempeño del producto en transporte, almacenamiento y estantería. Adicionalmente, se siguen desarrollando empaques de alta barrera, implementando mejoras en los materiales e incluyendo alternativas de bioplásticos de alta barrera.

  • Conveniencia del consumidor: a medida que el estilo de vida cambia, hay mayor dependencia de los alimentos empacados. Las comidas listas para consumo en nuevos formatos de empaques flexibles dominan el crecimiento en el mercado de empaque flexible.

Las dos caras de la sostenibilidad en empaques flexibles: beneficios y retos desafiantes

La FPA, en su estudio A holistic view of the role of flexible packaging in a sustainable world, presenta como, luego que Walmart introdujera su “Packaging Scorecard” en el año 2006, los proveedores de empaque, dueños de marca y demás participantes de la cadena de suministro de empaque, se han esforzado por adoptar un enfoque más sustentable en sus negocios. Los empaques flexibles ofrecen beneficios de sostenibilidad a través de su ciclo de vida completo, comparados con otros formatos de empaque: reducción de peso, eficiencia de materiales y recursos, beneficios en el transporte debido a su formato y naturaleza ligera, extensión de la vida útil del producto empacado, menor cantidad de material para disposición en rellenos, alta relación producto / empaque, métricas beneficiosas de ciclo de vida  (reducción de huella de carbono, consumo de agua y combustible fósil usado en su ciclo de vida). Estos ofrecen una menor tasa de consumo de material, bajas emisiones de carbono y comparativamente menor producción de desechos al ser comparados con formatos de empaque convencionales. Además, reduce el uso de energía.

A pesar de todas estas ventajas, hay retos muy importantes a superar:

  • Separación y reciclaje de materiales multicapa y películas laminadas, altamente usadas para mejorar la vida útil del producto.

  • Reducción y eliminación del plástico en los desechos marinos: Debido a las prácticas ineficientes de reciclaje y disposición de desechos, especialmente en Asia, este tipo de productos se han convertido en una amenaza muy fuerte para la fauna marina, lo que ha llevado a que se establezcan legislaciones para reducir o prohibir los empaques plásticos de un solo uso. El parlamento europeo en 2018 aprobó mayoritariamente la prohibición de uso de bolsas de un solo uso, así como elementos como pitillos (popotes o pajillas), copos para oídos (cotonetes) y cubiertos plásticos descartables a partir de 2022. Chile, en agosto de 2018, se posicionó como el primer país en prohibir, para 2019, el uso de bolsas plásticas. Otros países en Latinoamérica que han tomado medidas como tasas impositivas al uso de bolsas son Antigua y Barbados, Belice, Colombia, Costa Rica y Panamá. Como respuesta, a principios del 2019, se lanzó la Alianza para Terminar con el Desecho Plástico: (AEPW, sigla del inglés "Alliance to End Plastic Waste”), que busca tomar acciones efectivas con inversiones durante los próximos cinco años, para el desarrollo y escalamiento de soluciones que permitan minimizar y manejar la gran cantidad de residuos plásticos que se generan diariamente. La AEPW incluye fabricantes de químicos y plásticos, compañías de bienes de consumo, vendedores, convertidores y compañías de manejo de residuos; es decir, toda la cadena de valor.

  • Para finalizar, la Unión Europea, identificó los plásticos como una prioridad clave del desarrollo del plan de acción y estableció como meta que a 2030, todos los envases de plástico sean reutilizables o reciclables de manera sustentable, como parte de las políticas de economía circular. PlasticsEurope dice que se deben promover las opciones de gestión de residuos más sostenibles impulsando el reciclaje, usando la recuperación energética como opción complementaria y evitando depositar en vertederos cualquier residuo plástico recuperable.
Fin.

Palabras relacionadas:
Industria del empaque flexible en latam, empaque flexible en latinoamérica, consumo global de empaque flexible 2016, crecimiento del mercado global de empaque flexible, fabricación de empaques flexibles plásticos, mercado mundial de empaques por tipo de material 2017, innovación en envases flexibles en Latinoamérica, EE0503-FLEXIBLES.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Conversión

Documentos relacionados