Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2021 Página 1 de 2

¿Hay genio en la botella de papel?

Guillermo Dufranc, colaborador de la revista El Empaque+ Conversión

Las botellas de papel vienen a calmar las ansias y presión social por encontrar opciones de packaging más sostenibles, pero ¿realmente lo son?

Técnicamente hablando, la botella de papel no es realmente una botella de papel. Es una botella compuesta de papel y plástico. El interior de la botella está hecho de una fina capa de plástico que es recubierta por papel y la tapa es generalmente de plástico, o metal.

La cuestión es que la botella de papel tiene una bolsa de plástico adentro, y el consumidor tiene que separarla de la carcasa de cartón.Otra opción sería que la separación se realice durante el proceso de reciclaje (proceso de repulsión del papel), esto ocurre normalmente con las botellas plásticas o de vidrio de las que debe separarse la etiqueta y tapa.

¿Cuáles serían las ventajas?

El primer beneficio sería la reducción de material: algunos de los revestimientos interiores utilizan un mínimo de plástico que puede llegar a representar hasta un 70% menos de material que el de una botella plástica convencional. Además, el plástico interior puede ser reciclado o compostado, el problema radica en que muchos bioplásticos compostables no ofrecen las propiedades de barrera a la humedad y olores que tiene el PET y el vidrio.

También le puede interesar: PRIMERAS BOTELLAS PET PRODUCIDAS MEDIANTE RECICLAJE ENZIMÁTICO

El segundo beneficio sería el ahorro energético: hay que tener en cuenta que las botellas de vidrio se transportan varias veces y al ser más pesadas, se requiere de más energía para transportarlas. Además, la temperatura de trabajo del papel y el plástico es mucho menor a la temperatura de fusión del vidrio.En conclusión, el ahorro de energía es enorme.

Por otro lado, las botellas de plástico están hechas de derivados del petróleo. No sólo la producción supone un peligro para el medio ambiente, sino que la eliminación de residuos es también una carga enorme. Además, suelen tener una disposición más compleja que el papel, ya que la mayor parte del plástico va a los vertederos, puede durar cientos de años en degradarse y desprende microplásticos.


CONSULTE LOS CATÁLOGOS DE PROVEEDORES DESTACADOS DE:


¿Cuáles serían los retos?

Lo primero es que la botella de papel no se puede reutilizar, al menos en una primera instancia. Una cosa es que se use para productos de uso ocasional, y otra es que se utilice para productos de consumo diario intensivo. Además, hay que tener cuidado con las botellas de papel que se autodenominan "Plastic free" ya que podrían entorpecer el proceso de reciclaje con recubrimientos utilizados para impermeabilizar el cartón.

Por otro lado, el papel no es competitivo energéticamente con el plástico. Un documento de investigación elaborado por la Asamblea de Irlanda del Norte en 2011 indicó que "se necesita cuatro veces más energía para fabricar una bolsa de papel que para una bolsa de plástico".

Artículo relacionado: CONOZCA LA AGENDA DEL ENCUENTRO VIRTUAL LATINOAMERICANO INNOVACIÓN EN ENVASES 2021

Otro de los retos se presenta en cuanto al tema del reciclaje: el papel solo puede ser reciclado entre 6 a 7 veces, luego de eso las fibras comienzan a ser muy cortas para mantener su estructura, por lo que es necesario plantear una gestión sostenible y responsable de los bosques de donde proviene el papel virgen.

Adicionalmente, uno de los principios del ecodiseño es el uso empaques monomaterial para facilitar el proceso de reciclaje. Entonces, ¿debemos sustituir una botella monomaterial de PET o vidrio por una botella multimaterial de papel y plástico? Es un debate que debe sustentarse con datos de impacto ambiental, huella de carbono y análisis de ciclo de vida (LCA).


Palabras relacionadas:
Botella de papel, botella compuesta de papel y plástico, bioplásticos compostables, ahorro energético, botella sostenible
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Sostenibilidad