Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2021 Página 1 de 3

Cómo reducir costos sin afectar el color gracias a la logística automatizada del suministro de tinta

Maarten Hummelen, director de marketing de GSE

Maarten Hummelen explica cómo lograr una impresión de empaques de primer nivel gracias a la filosofía Lean y la logística automatizada del suministro de tinta.

Los acusados aumentos del precio de la tinta de este año han causado mucha preocupación entre los impresores de etiquetas y packaging. Sin duda, contribuyen a reducir los márgenes de beneficio, pero no tanto como contribuyen los costos ocasionados por los problemas relacionados con la tinta. Por ejemplo, ¿sabe cuánto está perdiendo al no obtener el color deseado a la primera en la máquina de impresión? Cuando se produce una parada, ¿investiga con detalle lo que la ha provocado y mide el costo que supone para su empresa, o simplemente acepta lo ocurrido como «un mal día»? Esto es lo que diferencia a un buen impresor de un impresor de primer nivel.

Mantener el éxito en un mercado en el que la homogeneidad en la calidad es algo que «se da por sentado» y las tiradas más cortas son la norma requiere algo más que unos equipos y un software de alta tecnología. Es necesario un cambio de cultura: adoptar la filosofía empresarial Lean que hizo famosa la industria automovilística japonesa.

Una filosofía para todos los sectores empresariales

En la década de 1980, los fabricantes japoneses, y especialmente Toyota, dominaban el mercado mundial del automóvil. Vendían automóviles de mayor calidad con menos defectos, fabricados utilizando menos horas de trabajo, menor espacio en la fábrica y niveles de stock más reducidos, y con unos tiempos de producción más breves que sus rivales estadounidenses y europeos. Con la filosofía Lean, Toyota había optimizado los procesos, las prácticas y los hábitos de modo que todo lo que ocurriera en la empresa estuviera orientado a la creación de valor.

Lean es una forma de pensamiento colectivo centrada en acabar con el desperdicio de una forma metódica y, a la vez, maximizar la creación de valor. El «respeto a las personas» y la «mejora continua» son elementos fundamentales de esta filosofía: los empleados están motivados para realizar su trabajo cada día mejor, reflexionando profundamente sobre él para entender las carencias y desarrollar métodos mejores. En los últimos 30 años, esta filosofía ha transformado las empresas en prácticamente todos los sectores, desde la industria manufacturera hasta los servicios financieros, y por supuesto, también el sector de la impresión.

La filosofía Lean proporciona una importante ventaja competitiva porque los cambios que trae consigo mejoran directamente los resultados. Unos ahorros por reducción del desperdicio de, por ejemplo, 100.000 € pueden ser equivalentes a mejorar la facturación en millones.

Dados los costos de los errores relacionados con la tinta y la importancia de la precisión del color para las marcas, revisar los procesos relacionados con la tinta es un buen punto de partida para la conversión de su empresa a la metodología lean. A continuación encontrará algunos consejos para transformarse en el convertidor «cero desperdicios, cero retrasos» que a los propietarios de marca les gusta tener entre sus proveedores:

Defina su valor añadido real

Pregúntese por qué le pagan realmente los clientes. Las etiquetas y los empaques que compran son un medio para obtener un fin importante: un aumento de las ventas o una presencia atractiva, potente y coherente de la marca en el punto de venta, por ejemplo.

El secreto es fijarse en los procesos para detectar qué costos aportan valor (como los del personal, las máquinas de impresión y los equipos) y reducir en lo posible los costos y las tareas que no aportan valor.

Identifique el desperdicio

Existen ocho tipos de desperdicio, que se relacionan con la tinta en la conversión de etiquetas de las siguientes maneras:

  • Sobreproducción: producir más tinta o etiquetas de las que va a pagar el cliente.
  • Inventario: los costos de almacenar stocks aumentan sin una gestión eficaz.
  • Espera: los tiempos dedicados a los cambios de trabajo en las tiradas cortas son más costosos.
  • Transporte: el costo de los envíos. Las tintas base en grandes contenedores son más baratas que muchos pedidos de pequeño volumen
  • Movimiento: desplazamiento excesivo cuando se manejan y trasladan las tintas internamente en la fábrica.
  • Exceso de procesos: costos administrativos de adquisición, almacenamiento, supervisión, provisión o dependencia del proveedor para mezclar las tintas.
  • Rectificaciones/rechazos: materiales, personal y tiempo de producción desaprovechados, así como tiempo de inactividad.
  • Talento humano: un exceso de intervención manual –desde la administración hasta el mezclado manual de las tintas– supone que los empleados tienen una menor probabilidad de realizar su potencial productivo o creativo.

Palabras relacionadas:
cómo ahorrar costos de impresión, objetivos de color en la impresión, impresión, filosofía lean impresión, , manejo desperdicios tinta, desperdicios de tinta, logística automatizado suministro de tinta, suministros de tinta, ahorrar en costos de tinta, impresión industrial, suministro tinta industrial
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Impresión

Documentos relacionados