Page 17

EE-25-4-AGO-SEPT

cadena de restaurantes, pues si bien desde hace 24 o 25 años se venía trabajando en la sustitución de empaques en EPS, aún quedaban algunos como los de los desayunos. “Ahora, con este lanzamiento, podemos decir que logramos sacarlo todo”, señala Grinberg. Los ejes de la sustentabilidad La reinvención del empaque de desayunos no es un eslabón suelto, hace parte de un engranaje global y local de esfuerzos, a través de los que McDonald’s busca generar un impacto positivo en la sociedad, desde numerosos frentes. De acuerdo con Grinberg, la implementación de este tipo de cambios nació de la pregunta: ¿cuál debería ser el compromiso de la compañía ante la sociedad? “McDonald’s es una empresa muy grande, que sirve a decenas de millones de personas en el mundo, tiene más de 37.000 locales en todo el planeta y genera una industria enorme a lo largo de toda su cadena de suministro; es decir, tiene un alto impacto en la sociedad. Entonces, ¿por qué no usar este impacto de una manera positiva? Podemos usar nuestra escala para el bien. De ahí nació esta visión, esta política en la que todo lo que nosotros hacemos, que involucra a nuestros franquiciados y nuestros empleados, debe generar un impacto positivo en la sociedad”, señaló Grinberg. Así nació Scale for good, como se conoce la política global de la compañía, una iniciativa que empezó en 2016 y que tiene cinco ejes de acción, de los cuales tres están directamente relacionados con su huella ambiental: 1. La carne sustentable: la carne es el ‘corazón’ del negocio de McDonald’s y por ello el impacto pecuario de la compañía es bastante alto. En ese sentido, compete a este frente cuidar del bienestar de todos los actores y proveedores involucrados en el proceso, así como del proceso mismo, desde la crianza y tratamiento del animal, pasando por el cuidado de los bosques y ecosistemas donde habita el ganado, hasta garantizar la seguridad de la carne que llega a la mesa. 2. Cambio climático: una de las metas de la compañía es bajar la huella de carbono y minimizar el uso de energía en toda la cadena de valor de sus productos, desde los procesos de los proveedores, pasando por la operación de los restaurantes y terminando en el impacto que genera el cliente. Específicamente, las metas de la empresa son reducir en 36 % las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y en 31 % la intensidad de esas emisiones. 3. Empaques sustentables: para 2025, la compañía se fijó la meta de que todos sus empaques provengan de fuentes sustentables, recicladas o certificadas y, además, que sean reciclables. Arcos Dorados traza la ‘receta del futuro’ Al operar restaurantes en 20 países de Latinoamérica, Arcos Dorados entiende que su impacto en la sociedad es inmenso; por ello, se dio a la tarea de ‘traducir’ a la realidad de la región la política de Scale for good. Así, teniendo en cuenta las singularidades políticas, económicas y culturales de esta zona geográfica, la franquicia creó la ‘Receta del futuro’, una política basada en la experiencia internacional, pero aterrizada a las condiciones específicas de Latinoamérica. En ese sentido, en los ejes de empaques sustentables y cambio climático, la compañía viene trabajando desde hace varios años en iniciativas puntuales para mejorar su impacto en el medioambiente. Una de ellas, como se mencionó anteriormente, es la eliminación completa del EPS de sus empaques, logro alcanzado este año al 100 % en toda la cadena de restaurantes del franquiciado. Por cuenta de esto, solo en Colombia, la marca McDonald’s está dejando de entregar 190 toneladas de plástico por año al medioambiente. Otra de las iniciativas más recientes es la no entrega de pitillos o popotes plásticos con los pedidos de los clientes. Desde octubre de 2018, Arcos Dorados no entrega en sus restaurantes este elemento, a menos que el usuario lo solicite. La compañía entiende que debe tener esta opción para suplir las necesidades especiales de algunos de sus usuarios; sin embargo, a excepción de esos casos, no se entregan. Colombia y Uruguay fueron los países piloto de la implementación de esta medida en América Latina. Asimismo, durante el mismo periodo — último trimestre de 2018—, las bebidas se entregan sin tapa, con excepción de los puntos de drive delivery. De acuerdo con datos divulgados por el franquiciado en Colombia, estas dos iniciativas han logrado reducir en 11,7 toneladas anuales el consumo de plásticos en el país y se espera que, con la implementación del nuevo empaque de desayunos, dicha cifra alcance las 21,2 toneladas, es decir 9,5 toneladas adicionales. De otro lado, en todos los restaurantes de Colombia se está trabajando en una campaña para la reducción del uso de botellas plásticas. Como plan inicial, en la sucursal del restaurante de Usaquén en Bogotá, www.elempaque.com volumen 5 edición 4 / 2019 15


EE-25-4-AGO-SEPT
To see the actual publication please follow the link above