Por qué deberíamos adoptar el G7 en la elección del color de tintas

Por qué deberíamos adoptar el G7 en la elección del color de tintas

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

El G7 es a la vez un conjunto de especificaciones para color de tintas sólidas y reproducción de tono (sobreimpresiones de negro y de gris neutro producido con cian, magenta y amarillo) y un proceso sencillo de calibración para alcanzar estas especificaciones.

Este artículo reseña los beneficios que esta metodología ofrece a la industria flexográfica, las razones para adoptarla, y las medidas que la Asociación Técnica Flexográfica (FTA) está tomando para ayudar a los flexógrafos a lograr este propósito.

Las frustraciones con los estándares
GRACoL y G7 son sólo los más recientes de una larga lista de estándares de impresión:

  • First (Flexographic Image Reproduction Standards & Tolerances)

  • ICC (International Color Consortium)

  • CIP4 (Common Industrial Protocol)

  • ANSI (American National Standards Institute)

  • CGATS (Committee for Graphic Arts Technologies Standards)

  • ISO (International Standards Organization) ISO-2845 y -12647
Con el respeto debido a todos los profesionales gráficos dedicados y bien intencionados que han dirigido su inagotable energía a este empeño, sigue siendo frustrante que nuestra profesión no se haya puesto de acuerdo sobre un conjunto de criterios que supere a todos los demás.

Lo que realmente se necesita es un estándar para los valores CMYK en un archivo electrónico, donde comienza el proceso de preprensa. Las implicaciones son críticas frente al avance vertiginoso hacia un mercadeo global, donde el mismo arte creativo se distribuye electrónicamente a diferentes prensas en todo el mundo, para su producción y distribución local. De allí la necesidad de contar con un solo estándar de impresión incluyente, que rija la apariencia de un mismo producto impreso en múltiples sistemas impresores.

G7: “El” estándar de impresión
Los compradores de impresos están impulsando la necesidad de tener una apariencia uniforme de las piezas impresas, que demanda un intercambio fácil y predecible entre diferentes prensas, métodos de impresión y países. La meta implica contar con una apariencia visual consistente, sin importar si el proceso de impresión es flexografía, offset o rotograbado, o si la prensa se encuentra a la vuelta de la esquina o en otro hemisferio.

Para lograr esto debemos empezar por definir cuál es la “intención” del archivo electrónico. En otras palabras, cuando se recibe un archivo, ese archivo debe tener un significado. Hoy, si se pregunta cómo lucirá una imagen después de la impresión, la respuesta lógica sería: “Eso depende de variables como la tinta, el anilox, la plancha, el sustrato, etc.”.

Todo esto es cierto, y hoy contamos con maravillosas herramientas que nos permiten producir pruebas únicas con base en condiciones específicas de impresión. Pero devolvámonos al mundo de la producción y pongámonos en los zapatos del diseñador/comprador de impresos. A él no le importa cómo se imprimió; sólo le interesa que está impreso. De modo que debemos definir con claridad lo que hay en un archivo electrónico, que es algo independiente de cómo se imprimirá. Que se pueda imprimir con esas especificaciones el algo totalmente diferente, que veremos más adelante en este artículo.

Matemáticamente, existen 4.290 millones (2564) de posibilidades de color en un archivo electrónico. Para ser prácticos, digamos que es imposible especificar cada color. En cambio, sí pueden definirse tres elementos: el color de tinta sólida, la reproducción tonal para el negro, y la reproducción tonal para las sobreimpresiones de CMY que producen un gris neutro. En términos simples, si el color de la tinta y las reproducciones tonales son iguales, el resultado de la impresión será el mismo.

El color de tinta sólida está definido por la norma ISO 12647-2. La Organización Internacional de Estándares se encuentra en la cima jerárquica para todos los grupos de estándares mundiales, incluidos los criterios para la impresión. Una norma ISO es una especificación mundial que ha pasado por años de revisiones.

Dado que la norma ISO 12647-2 define el papel, la tinta o la ganancia de punto/IVT (incremento del valor tonal), pero no la apariencia, la iniciativa IDEAlliance buscó expandir el estándar. El resultado fue GRACoL 7, o G7 como se conoce ahora porque representa una metodología aplicable a todos los procesos de impresión. Es importante destacar este hecho porque muchos flexógrafos todavía creen que G7 es un estándar únicamente para la impresión offset, y no lo toman muy en serio.

G7 expandió el estándar ISO 12647-2 mediante la creación de un estándar para la curva de impresión de densidad neutra (NPDC, por el acrónimo en inglés de Neutral Print Density) para la sobreimpresión, tanto del negro como de las tintas CMY. Cualquier proceso de impresión puede calibrarse para igualar estas curvas NPDC.

G7 logra establecer un estándar único de impresión, el estándar de impresión. G7 es un conjunto de parámetros para la apariencia de todas las piezas impresas, independientemente del tipo de prensa utilizada, con la intención de desarrollar y promover conjuntos de datos internacionales y unificados de caracterización de la impresión, en respaldo a la norma ISO. La FTA adelanta en estos momentos labores dirigidas a completar tales conjuntos de datos para la flexografía.

Limitaciones y soluciones
Tenemos, pues, que G7 es el estándar, pero ¿cuál es el beneficio si su proceso de impresión no logra imprimir con esa especificación? Veamos el papel periódico, por ejemplo. Sabemos que no hay manera para que un impresor flexográfico de periódicos alcance el brillo del estándar G7, que se basa en la impresión offset de hojas. Incluso si trabajara los fines de semana y contratara los mejores prensistas, existe para él una limitación en el proceso.

Sin embargo, a pesar de las limitaciones en el proceso, el estándar G7 constituye el objetivo. Es decisión del impresor de periódicos acercarse todo lo posible al G7. Esto particularmente me agrada del concepto del G7, sobre todo en lo referente a la flexografía. La mayoría de los estándares se han establecido con base en un promedio mediocre de lo que la mayor parte de los impresores es capaz de alcanzar. G7 brinda un objetivo alto, que para muchos de nosotros será inalcanzable. Pero si la tecnología cambia, podemos cambiar con ella y seguir mejorando. Muchos estándares no permiten este mejoramiento continuo, como sí lo hace G7.

¿Qué debe entonces hacer un impresor? Comenzar con su proveedor de tintas. Trabajar con él para encontrar un sistema monopigmentado que se acerque a la especificación ISO 12647-2, y quefuncione bien en sus procesos de impresión. Estas dos sugerencias se resaltan como de similar importancia.

Por ejemplo, si usted necesita tintas de laminación, no va a sacrificar la fuerza de la laminación para acercarse a las especificaciones de color. Por lo tanto, la primera parte de mi afirmación se equilibra con la advertencia de que “funcione bien en sus procesos de impresión”. En la jerarquía de importancia, habrá propiedades físicas de producto final que tengan preponderancia sobre las especificaciones de color.

Lo mismo es cierto para las tintas monopigmentadas que recomiendo. La combinación de las necesidades físicas de su producto con las tintas monopigmentadas deseadas significa que su proceso puede no contar con tintas CMYK que caen dentro de las tolerancias de color contenidas en el cuadro 1 . Usted tendrá que acercarse lo más que pueda.

Recientemente trabajé con un impresor de películas en banda ancha que produce bolsas para fertilizantes. Los criterios de resistencia a la luz para sus tintas exigían una tinta magenta con un ángulo de tonalidad de cerca de 9º. Esto recompara con la especificación ISO 12647-2 de -5°. Darles el tono a estas tintas sólo añadiría costos. En lugar de eso, ajusté la preprensa para precisar sus curvas de CMYK. Al final, se acercaron a la especificación todo lo posible.

¿Qué significa cerca? Concentrémonos primero en el color de la tinta o ángulo de tonalidad. Es deseable acercarse al ángulo de tonalidad en lo posible (en el rango de 2º), conseguir luego todo el chroma(saturación) factible sin cambiar la tonalidad. Esto es comparable a tratar de acertar en una diana. El G7 es esa diana.

La caracterización G7
Una vez se ha establecido cuáles tintas utilizar, el siguiente paso es muy sencillo; imprimir lo que se denomina el objetivo P2P (de la prueba a la prensa; véase gráfico 1). Esto se imprime en condiciones normales y repetibles de la prensa. Se mide el objetivo P2P con un espectrofotómetro automático (normalmente leo 30 muestras para obtener un promedio significativo). Los datos se ponen en una aplicación de software llamada IdeaLink Curve, que puede adquirirse en el sitio web de GRACoL.

El software detalla la manera de ajustar las curvas para alcanzar las curvas NPDC que se desean. Con estas curvas dentro de su procesador de imágenes pasterizadas (RIP), producirá un nuevo juego de planchas que incluye el objetivo de prueba IT8.7/4 (véase gráfico 2).

Esta segunda corrida no sólo verifica si sus curvas del RIP son correctas, sino que brinda también información (datos de los perfiles ICC) necesaria para crear pruebas precisas de su proceso de impresión. Es un proceso en dos pasos. El primero consiste en determinar las curvas necesarias (un paso de linearización), y el segundo paso es la caracterización. Las curvas no son muy distintas de lo que se hace actualmente con el uso de otras metodologías. Sin embargo, lucirán ligeramente diferentes para cada color.

Por último, no hay razón para que el proceso de generación y conformación del objetivo no se pueda combinar en un paso. El objetivo IT8.7/4 contiene más información que el objetivo P2P, por lo que puede utilizarse en lugar de este último para determinar las curvas apropiadas. Estas curvas pueden luego aplicarse matemáticamente a los datos de IT8.7/4 para crear el conjunto de datos que se hubieran producido si usted hubiese utilizado las curvas correctas.
Las herramientas para hacer esto todavía están por crearse. Hasta entonces, tenemos que ir dos veces a la prensa.

Su contribución
El equipo del proyecto G7 de la FTA analiza en estos momentos las características G7 para estos segmentos del mercado flexográfico: corrugados, sobres, periódicos, banda angosta/etiquetas, banda ancha/películas, y cajas plegadizas
Necesitamos su ayuda con la recolección de datos para estos segmentos, y para otros en los que usted participe. La próxima vez que haga una caracterización, efectúela con el método G7. Envíe luego los resultados impresos al Comité del Proyecto G7. Nuestra información de contacto se encuentra al final de este artículo.

¿Qué es el G7?
El concepto del G7 lo desarrolló Don Hutcheson a comienzos de la década de 1980 y hoy es el método de calibración más novedoso para lograr especificaciones uniformes de impresión comercial según los Requerimientos Generales para Aplicaciones en Litografía Comercial Offset GRACoL® (por General Requirements for Applications in Commercial Offset Lithography). La jerarquía es:

  • GRACoL es un conjunto de especificaciones desarrolladas por el comité de GRACoL, miembro de IDEAlliance.

  • GRACoL 7 es la versión más reciente de estas directrices.

  • G7 es la metodología más reciente para cumplir estas especificaciones.
En lugar de medir las escalas tradicionales CMYK para las cuatro tintas, G7 mide únicamente dos escalas de grises, una impresa sólo con tinta negra y otra impresa con proporciones predeterminadas de tintas CMY. Estas escalas están contenidas en un objetivo P2P (de la prueba a la prensa). En lugar de medir el incremento en el valor tonal, las escalas se miden en valores simples de densidad neutra, que se trazan manualmente en una hoja de graficación como una curva de impresión de densidad neutra (NPDC, por el acrónimo en inglés de Neutral Print Density), o automáticamente utilizando un software especial.

El balance de grises se ajusta en la prensa, se corrige con diferentes curvas CMY del RIP que calcula automáticamente el software, o manualmente con ayuda de un objetivo para hallar el gris (grayfinder). El resultado es un sistema de pruebas y de prensa calibrado con respecto a una apariencia visual de escala de grises constante, y el control posterior de la prueba/prensa para mantener la misma apariencia de escala de grises entre prueba y prueba y entre tiraje y tiraje.
Hutcheson, Don. “Grayscales Hold Key to Color Control”. Revista Flexo, junio de 2007, págs.. 16-21.

¿Para qué los estándares?
La unificación de estándares ha servido para mejorar y proteger nuestras vidas a lo largo de los siglos. Consideremos estos ejemplos tomados de los últimos 140 años:

  1. Durante la Guerra Civil de Estados Unidos, el gobierno federal reconoció las ventajas económicas y militares de estandarizar un ancho de vía férrea. Hasta ese momento, un tren que partiera de Nueva York tenía que bajar a todos los pasajeros y la carga en St. Louis, porque los rieles más angostos que iban al oeste no concordaban con la distancia entre las ruedas del tren que llegaba. El gobierno trabajó en conjunto con los ferrocarriles para aceptar el ancho de vía más común en ese momento en Estados Unidos, que medía 4 pies y 8 ½ pulgadas. Esta medida fue exigida en el Ferrocarril Transcontinental en 1864, y para 1866 se había convertido en el estándar estadounidense.
  2. En 1904 se desató un incendio en un importante edificio de Baltimore. Rápidamente se extendió a otros edificios y abarcó un área de 80 manzanas. Cuando llegaron los bomberos de refuerzo desde Washington, Nueva York y Filadelfia, descubrieron que los acoples de las mangueras no podían conectarse a los hidrantes de Baltimore. Con impotencia, los bomberos presenciaron la destrucción de aproximadamente 2.500 edificios, en un fuego que duró más de 30 horas. Años más tarde se creó un estándar nacional para asegurar la uniformidad de los equipos de seguridad contra incendios.

Necesidades de los mercados emergentes

  • Impresión globalizada –el mismo archivo electrónico impreso en múltiples prensas alrededor del mundo.

  • Mayor manejo de imágenes multipropósito alrededor del mundo. Demanda de un aspecto/apariencia uniforme.

  • Compatibilidad entre medios por una salida de prensa consistente en todo el mundo.

  • Los compradores de impresos impulsan la consistencia. Exigen poder igualar la prueba a la impresión, localmente o en cualquier hemisferio.

  • Menos errores al preparar el archivo electrónico CMYK para múltiples sitios/prensas.

  • Tiempos más cortos de alistamiento de la prensa. Reducción al mínimo de las repeticiones de tirajes.

  • Necesidad de estándares/objetivos para la industria flexográfica en el mundo entero.
“Through History with Standards”, sitio web de American National Standards Institute (ANSI): www.ansi.org/consumer_affairs/history_standards.aspx?menuid=5

Estándares del G7 para el color de las tintas Tolerancia (ΔEab*)

Tinta L a b c h
Cian 55 -37 -50 62 233°
Magenta 48 74 -3 74 357°
Amarillo 89 -5 93 93 93°
Negro 16 0 0 0 0

Te podría interesar...

Lo más leído

Tecnologías para mejorar los procesos de reciclaje
Plásticos

Julio Barrientos, Recycling Sales Manager de TOMRA México, explica en este artículo cómo m...

・Jul 27, 2022
Empaques de piedra
Innovación y Materiales

Ante la presión de disminuir el consumo de plástico en empaques, el desarrollo de nuevos m...

Juliana Montoya, editora revista El Empaque + Conversión・Jul 28, 2022
Mujeres en la industria del corrugado
Cartón y cartulinas

En el mundo, cerca del 30 % de la fuerza laboral de la industria corresponde a las mujeres...

Cynthia Briceño Obando・Jul 28, 2022
Conferencias Innovación en Envases 2022
Servicios para la industria

En caso de que no haya podido conectarse al evento más importante de capacitación y actual...

David Ricardo Muñoz, periodista de El Empaque + Conversión・Nov 15, 2022