Promocione sus productos o servicios con nosotros
Bogotá, Colombia - Junio de 2013

Universidad Nacional de Colombia desarrolla envase para cosméticos a base de almidón

La agencia de noticias de la Universidad Nacional de Colombia informó recientemente acerca de una investigación llevada a cabo por el Departamento de Farmacia de la institución, que se enfocaba en el desarrollo de un empaque biodegradable a base de almidón.

La fase de estudio y encuestas a empresas de la industria cosmética, realizada por el grupo de Procesos de transformación de materiales para la industria farmacéutica, arrojó la conclusión de que en algunos casos el 80% del producto cosmético vendido es en realidad material de envase y empaque.

Según el análisis, de un producto de 100 gramos solo 20 son consumidos, en tanto que el resto lo constituyen la caja, el aplicador y el plástico que se utiliza para proteger el producto, etcétera. El proyecto fue presentado el pasado 16 de mayo por los investigadores colombianos en el Congreso Latinoamericano e Ibérico de la Industria Cosmética, en donde los avances contaron con gran aceptación por parte de los asistentes, indicó la agencia de noticias.

Además, la industria cosmética utiliza envases con materiales no biodegradables, la mayoría son plásticos comunes (polietileno y polipropileno) que toman más tiempo para ser eliminados. Aunque en la industria también se utilizan el vidrio y el aluminio, es imposible reutilizarlos debido a las regulaciones del sector, especificó la agencia de la universidad.

Según explicó la profesora Bibiana Vallejo, los fabricantes deben responder por todo el ciclo de vida del producto, atendiendo a la denominada "responsabilidad extendida del productor". Y añadió que "se vio la necesidad de buscar sustitutos de materiales para los envases en la industria cosmética, que fueran biodegradables".

El recipiente desarrollado en la universidad fue creado a partir de un almidón (materia prima fácil de obtener en el país y de degradar) sumado a otros componentes biodegradables. El reto consistía en ofrecer funcionalidad, protección del producto, evitar contaminaciones, constituir una barrera al agua y al oxígeno, y ser de fácil uso.

Tras cinco años de estudio, el producto se encuentra en pruebas técnicas, que han permitido la reformulación de ciertos aspectos. Con todo, "los avances nos muestran que es promisorio pero que aún está en etapa de desarrollo, para que llegue a cumplir las funciones que queremos", señala la profesora Vallejo y agrega que, según sus cálculos, el producto podría estar terminado en dos años.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercado: Cuidado Personal

Documentos relacionados