Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2009 Página 1 de 3

Presente y futuro de los empaques retortables plásticos

Carlos Serrano, Ph.D.

Los empaques retortables plásticos permiten preservar la calidad de los contenidos durante su distribución, y ofrecen sistemas de apertura atractivos.

Un empaque retortable es aquel que está herméticamente sellado y resiste el tratamiento térmico (en un autoclave) necesario para su esterilización, conjuntamente con su contenido, con el objeto de inactivar las enzimas y matar los microorganismos que pueden deteriorar el producto o enfermar a su consumidor. Diferentes productos alimenticios, empaques y tamaños de los mismos, requieren temperaturas y tiempos de tratamiento térmico particulares para asegurar su integridad. Hasta hace muy poco tiempo los empaques retortables eran fabricados a partir de vidrio o de metal, debido a que ningún otro material podía soportar el esfuerzo térmico del retortado (o tratamiento en autoclave).

Hoy en día, algunos plásticos pueden prestar este servicio bajo diferentes formas de empaques: Bolsas (pouches), botellas, vasos y bandejas termoformadas y, últimamente, cajas con soporte de cartón. Estos empaques normalmente están constituidos por coextrusiones y/o laminaciones que pueden soportar temperaturas hasta de 135ºC hasta por 90 minutos. Tales estructuras y condiciones de retortado pueden garantizar una vida de servicio hasta de 60 meses (www.flexography.org).

Aparte de la resistencia térmica, el empaque retortable también se caracteriza por proveer una barrera a la difusión de oxígeno, suficiente para evitar los procesos de oxidación de los alimentos. Algunos exigen un control de la concentración de oxígeno tan estricto que hacen necesario evitar este gas aún en el momento del empacado. El vidrio y el metal proporcionan una barrera excelente al oxígeno y los nuevos plásticos usados en empaques retortables también pueden ofrecer esta propiedad con diferentes niveles de eficiencia. Para casos exigentes, existe la posibilidad de aplicar recubrimientos especiales de alta barrera, o de usar laminaciones con foil de aluminio.

Los empaques retortables no son nuevos en el mercado. Los enlatados se desarrollaron en Francia en el siglo 19 empleando vidrio y metal, respectivamente. La bolsa plástica retortable fue desarrollada en la década de los años setenta en Estados Unidos. En ambos casos, la motivación inicial fue el empacado de las raciones para los ejércitos.

La iniciación de esta bolsa en el mercado se dio únicamente veinte años más tarde, cuando la empresa Mars Inc. lanzó al mercado la comida para gatos "Kal-Kan's Whiskas". Otro momento importante sucedió cuando, en el año 2000, StarKist introdujo la ración de atún empacada en bolsas plásticas retortables bajo la marca "StarKist Tuna". Hoy se vislumbra un mercado que está creciendo a tasas de dos dígitos porcentuales cada año, y que está abarcando otros mercados alimentarios aparte de los de alimentos para mascotas y pescados.

Razones para el crecimiento del mercado de retortables
Un estudio de inteligencia de mercados, realizado en 2005 por KeyMark Associates (www.keymark.org) indica que, en todo el mundo, existe un potencial de 50.000 millones de empaques retortables de todo tipo, de los cuales 15.000 corresponden a América del Norte, 10.000 a Europa, y más de 1.000 millones a Japón. La cifra para América Latina es inferior a la de Japón, y su tamaño y valor serán influenciados en el futuro próximo por las mismas razones que hicieron que los empaques retortables se impusieran en los otros mercados.

Algunas de estas razones para el crecimiento en el futuro inmediato de este mercado en América Latina están relacionadas con aspectos antropológicos: como el aumento de población de madres y esposas que trabajan, de población de la tercera edad y de personas solteras que viven solas.

Por otro lado, también ha influido en dicho crecimiento el avance tecnológico de los empaques retortables, que hoy hacen más factible su aplicación en alimentos precocidos, listos para consumir después de ser calentados en hornos microondas (los también denominados alimentos de conveniencia, de la traducción literal del inglés). Se debe tener en cuenta que muchos alimentos de conveniencia también pueden ser empacados para ser refrigerados y/o congelados y, en tal caso, no se emplean empaques retortables; pueden contener atmósferas modificadas, MAP, por su sigla en inglés.

Al observar el mercado de alimentos empacados en América Latina, es interesante tomar nota, en primer término, del consumo per cápita de algunos países ( Ver Tabla 1 ).

De acuerdo con esta tabla se puede observar cómo existen diferencias marcadas en las costumbres relacionadas con el consumo de alimentos. De estas tasas de consumo se podría inferir que los países en los cuales los envases retortables para alimentos podrían desarrollarse más rápidamente serían aquellos en donde existe un mayor consumo de alimentos empacados, como México, Chile y Brasil.

Acerca del autor

Carlos Serrano, Ph.D.

Ingeniero químico. Cuenta con una maestría y un doctorado en ingeniería química de la Notre Dame University. Tiene más de 20 años de experiencia en el desarrollo de soluciones de empaques. Desde 1986 hasta 2007 trabajó en Investigación y Desarrollo de la convertidora de empaques Carpak S.A. Actualmente es consultor independiente de investigación y desarrollo de empaques, y participa en un curso de innovación
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Conversión

Documentos relacionados