Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2018 Página 1 de 4

Nuevo espacio de color para impresión flexo de alta densidad

Por Julián Fernández - Líder en flexografía y color para Esko

Mientras que una mayor densidad de tinta produce una cromaticidad más beneficiosa, los expertos en G7 también entienden la importancia del balance de grises.

Durante el Foro de la Flexographic Technical Association, FTA, de hace dos años se demostró que con la impresión flexográfica actual las densidades de tinta sólida más altas son una realidad. Son varias las compañías que han presentado nuevas tecnologías, incluidas placas y procesamiento que permiten que esto suceda.

Durante un panel abierto, Mark Mazur mencionó que la última mejora importante en flexografía podría ser la oportunidad de alcanzar al rotograbado con densidades similares que le permiten al usuario lograr colores más brillantes.

Desafortunadamente, la norma propuesta todavía está diseñada para que coincida con ISO 12647/6, aunque todos sabemos que al imprimir con tintas chrome más altas es posible aumentar la gama de cualquier prensa.

Debido a que esto es posible, muchos proveedores y compañías están implementando densidades mayores, que van mucho más allá de la recomendación estándar, sin ningún análisis.

El problema

Esta posibilidad de aumentar las densidades de tinta sólida que, a priori, se considera un beneficio, podría funcionar de forma opuesta si no se analiza.

Mientras que una mayor densidad de tinta produce una saturación del color más beneficioso, los expertos en G7 también entienden la importancia del balance de grises. Es fundamental calcular y determinar un perfil para esta condición. Si esto no se hace, existe el riesgo de perder el control de las imágenes en la preimpresión y, por lo tanto, hacer que el resto del proceso de impresión sea inestable.

En teoría siempre se puede controlar el color con un perfil, por lo que la pregunta es: ¿Por qué es importante tener un equilibrio en los colores sólidos?

La respuesta a esto es: para un proceso de impresión digital, puede hacerlo con un perfil, pero para una impresión flexo convencional no desea dejarlo solo en manos del perfil y aún desea controlarlo con una curva. La razón es porque todavía desea imprimir sus sólidos como tintas individuales, por lo que debe asegurarse de que solo está cambiando un atributo de la tinta, que es la cromaticidad, no la luminosidad o el tono.

De lo contrario, puede que necesite contaminar el sólido con otra tinta para compensar esta diferencia.

En un proceso de impresión digital este no es un gran problema ya que no necesita imprimir 100% magenta con tinta magenta, puede agregar un 2% de cian y contaminar la tinta de esta manera. En flexografía convencional no es deseable contaminar sus sólidos.

Este proceso se enfocará en aumentar la densidad hasta el punto donde el tono o la luz se mueven más que el deseo. De manera que, si solo se aumenta la cromaticidad, aún se puede controlar el balance de grises con curvas de una dimensión.

¿Por qué es importante el balance de grises?

Muchas personas se preguntan si el balance de grises es solo una recomendación y no una parte fundamental del proceso de impresión y gestión del color. El gris está en el centro del espacio de color. Si el centro de nuestro espacio de color no está equilibrado, será difícil controlar el proceso de impresión.

Imagen 1

Imagen 1

La imagen 1 es un diagrama del espacio de color. En este caso, tenemos representados ambos sistemas de coordenadas: Lab (coordenadas cartesianas) y Lch (coordenadas polares). El eje vertical en ambos casos es L (claridad). En el lado derecho hay una escala tonal negra. La mitad derecha de la escala es solo negra y la parte derecha es CMY en diferentes proporciones para que coincida con la L negra con a + b similar. Cuando miras las escalas CMY y negras, deben aparecer lo más similares posible. Si es así, el espacio de color gris está equilibrado. Un gris equilibrado indica que el centro del espacio de color (eje L) es una línea recta, cuando se representa solo en negro, o una combinación de CMY. Esto debería ser preciso al menos hasta el 70% de la escala tonal, porque el proceso acepta que no será posible obtener el mismo tipo de negro para un CMY que para un K puro.

 

Imagen 2

Imagen 2

La imagen 2 muestra el mismo espacio de color cuando CMY no está en equilibrio con K. En este caso, el centro del espacio de color está retorcido, como se demuestra en la escala tonal en el lado izquierdo. Dependiendo del porcentaje, el CMY aparece un poco rojo, amarillo o azul. El espacio de color ya no está equilibrado. Esto es importante porque si el centro de nuestro espacio de color no está equilibrado, será difícil controlarlo. Esto es cierto no solo para las imágenes en blanco y negro impresas con CMY. Será cierto para cualquier imagen que tenga poca cromaticidad.

Imagen 3

Imagen 3


Palabras relacionadas:
0418FLEXOGRAFIA, implementar exitosamente densidades mayores de tinta en flexo, lograr equilibrio en colores sólidos, cómo lograr un equilibrio en los colores sólidos en la impresión flexográfica, implementar con éxito mayores densidades de tinta en flexo, cómo se logra balance de grises, artículos técnicos sobre densidad de tintas sólidas en flexo, cómo cambiar las densidades de forma estable para lograr ampliar el gamut en impresión flexográfica

Acerca del autor

Por Julián Fernández - Líder en flexografía y color para Esko

Durante más de tres años se desempeñó como especialista en color y flexografía para el área de pre-venta de producto para la misma compañía. Además, de 2011 a 2014 fungió como arquitecto de soluciones de color y flexografía de Esko Graphics.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Impresión