Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2018 Página 2 de 4

Materiales plásticos: el reto del reciclaje y la sostenibilidad

Por María del Pilar Noriega, Ph.D. y Mag. Omar Augusto Estrada*

No existe una solución única de recuperación para todos los materiales plásticos. La mejor alternativa de recuperación depende del tipo de material plástico.

Figura 2
Figura 2: Jerarquía para el manejo integral de residuos sólidos [6]

La recuperación de energía a partir de los desechos plásticos provenientes de los residuos sólidos municipales (RSM), es una alternativa mundialmente empleada para complementar el portafolio de opciones, para el manejo integral de dichos residuos. El poder calorífico del polietileno, del polipropileno y del poliestireno, al ser comparable con el poder calorífico de los aceites combustibles evidencia claramente el potencial para la utilización de los residuos plásticos para la recuperación de energía. Sin embargo, de acuerdo con la Figura 2, esta alternativa vale la pena considerarla, cuando se han agotado los esfuerzos en reducción en la fuente, reutilización y reciclaje.

 

No todos los plásticos son reciclables y esto depende de diferentes características:

  • Composición del material
  • Cantidad y limpieza del material recuperado de las corrientes de residuos o desechos
  • Tecnologías disponibles para la clasificación
  • Requerimientos de calidad de los reciclados para los diferentes mercados

 

Las tecnologías de recuperación de energía más ampliamente utilizadas son [7]:

  • Combustible derivado de residuos para co-combustión (CDR)
  • Incineración de Residuos Sólidos Municipales (IRSM), y
  • Gasificación térmica.

Cogeneración de energía ("Plastics to energy, P2E")

Combustible derivado de residuos para combustión (CDR)

El CDR es una categoría de residuo contemplada en la lista europea de residuos de la Orden MAM/304/2002 con el código “19 12 10” y bajo el nombre “Residuos combustibles (combustible derivado de residuos)” y permite aprovechar el potencial calorífico como energía alternativa [8].

El principal uso es en la industria cementera, cal, producción de acero, generación de electricidad y producción de calor en la industria, como sustituto parcial de los combustibles fósiles. En Alemania, cerca del 60% de la energía requerida por la industria cementera en sus hornos, proviene de CDR [7, 11].

Las plantas de producción de CDR a partir de residuos sólidos municipales (RSM), pueden ser de dos tecnologías básicas: el tratamiento mecánico-biológico y el biosecado. Ambas dependen de una adecuada separación.

El tratamiento mecánico-biológico, consta de un módulo al cual llegan las basuras, para realizar una separación manual de la fracción reciclable como metales, vidrio, plásticos susceptibles de recuperación mecánica, cartón y papel, entre otros [9]. Posteriormente se separa la fracción seca de la fracción húmeda. De la fracción seca se retiran los materiales ferrosos mediante la utilización de separadores magnéticos, para obtener el CDR y la fracción húmeda correspondiente a material orgánico, se trata por compostaje para generación de biogás. Lo restante son los residuos que deben ser dispuestos [8, 9].

En el biosecado, la totalidad de los residuos entrantes se somete a un proceso de compostaje acelerado, que se consigue con una aireación forzada de los residuos. Posteriormente, los residuos tratados se someten a un proceso de selección, mediante el cual se separan los materiales valorizables o fácilmente reciclables de los materiales susceptibles de ser convertidos en CDR. La fracción restante constituye el rechazo, que es destinado a incineración o disposición y vertimiento [9, 11].

En ambos casos, el CDR debe ser llevado a una forma que facilite su utilización como combustible alternativo. Las formas aceptadas son los gránulos, bloques, pelusa, entre otros.

En Brasil, un tipo especial de CDR fue desarrollado para producir energía en ciudades relativamente pequeñas. La iniciativa recibió el nombre de Usina Verde, la cual es una planta piloto para 50 t/día, ubicada en la Universidad Federal de Rio de Janeiro. Una unidad que permita el procesamiento de 150 t/día de RSM, genera cerca de 12 t/día de cenizas (8% aproximadamente), las cuales son usadas para la fabricación de bloques de construcción. Adicionalmente, genera 2,6 MWh de energía disponible para la venta, que se estima que podría abastecer a una ciudad de 180.000 habitantes [10].

Incineración de residuos sólidos municipales (IRSM)

El mercado global de la recuperación energética a partir de RSM, presupuestaba un avalúo de 29 billones de dólares para el año 2015, con un crecimiento del 5,5% anual. Los principales generadores de dicho crecimiento se pueden resumir en el incremento en la generación de desechos, los altos costos de la energía, la creciente preocupación por el medio ambiente y la restricción de la tierra para su uso como relleno sanitario [9].


Palabras relacionadas:
0218icipc, reciclaje de materiales plásticos, cierre del ciclo de vida de los materiales plásticos, poder calorífico de los materiales plásticos, poder calorífico del polietileno, poder calorífico del polipropileno, poder calorífico del poliestireno, países del norte de Europa que lideran el reciclaje de plásticos y la recuperación energética, recuperación energética de plásticos, uso de residuos plásticos para al recuperación de energía

Acerca del autor

Por María del Pilar Noriega, Ph.D. y Mag. Omar Augusto Estrada*

María del Pilar Noriega, Ph.D. es directora general del Instituto de Capacitación e Investigación del Plástico y del Caucho, ICIPC. Mag. Omar Augusto Estrada hace parte de la División Técnica del ICIPC.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales