Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2020 Página 1 de 2

Las lecciones que deja el COVID-19

Por Nancy García Bacilio, corresponsal de El Empaque + Conversión en México

Los actores en el escenario industrial internacional se enfrentan al reto de fortalecer sus cadenas de suministro, para no detener sus empresas y evitar, ante todo, estantes vacíos.

Europa, Asia, Canadá y los Estados Unidos se han convertido en el foco de infección global que afecta al resto de la población en lo sanitario y lo económico, al verse trastocada su producción industrial como consecuencia de forzadas cuarentenas, cierre de fronteras y restricción de transportes marítimos, terrestres y aéreos. La situación no pinta mejor para América Latina donde toda la región ya está contagiada por este nuevo coronavirus.

Aunque la pandemia parece crecer todos los días en América Latina, es relativamente bajo su nivel de propagación comparado con Europa, Asia, los Estados Unidos y Canadá. De acuerdo con los registros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta el 23 de marzo la región, con 626 millones de habitantes presentó 6 mil infectados y 100 muertos.

Algunas de las medidas que han implementado los gobiernos para contrarrestar la pandemia son: confinamiento obligatorio, cierre de fronteras, aumento en la ayuda social, apoyo económico a pequeñas y medianas empresas, aplazamientos de eventos públicos como conciertos y elecciones políticas, impedir la entrada a quienes provienen de China o Europa, suspensión de clases, prohibición de reuniones multitudinarias, cierre de restaurantes y bares, favorecer el teletrabajo, restricción de vuelos internacionales, aplazamiento de pagos de servicios, e incluso, la suspensión de trabajo industrial no esencial.

La casi paralización de América Latina afecta a las sinergias industriales y comerciales como se ha visto en otros continentes. Sin embargo, no todo es pérdida, porque se ha demostrado que las crisis son una oportunidad para acrecentar nuestro conocimiento sobre cómo lidiar con situaciones que limitan el trabajo industrial al interrumpir la cadena de suministro a gran escala.

Impacto en la cadena de suministro

Goker Aydin y TinglongDai, expertos en gestión de operaciones y análisis de negocios de la Escuela de Negocios Carey de la Universidad de Johns Hopkins, consideran que los efectos globales en las cadenas de suministro han resultado principalmente de la grave situación de China por el COVID-19: el impacto en el suministro de insumos de muchos fabricantes y minoristas en el mundo debido a que China es una fuente de componentes y productos terminados. Cuanto más tiempo permanecen inactivas sus plantas, hay menos piezas y componentes para diferentes productos en el mundo, lo cual, en el corto y mediano plazo puede derivar en el cierre definitivo de varias empresas por falta de insumos.

Por otra parte, la actual crisis ha replanteado los sistemas de almacenamiento como un aspecto que las empresas deben considerar,debido a que los consumidores valoran en gran medida la disponibilidad de productos en momentos de crisis, y lo que hasta ahora se ha visto son estantes vacíos. Esto podría ser un momento muy vulnerable para la pequeña y mediana empresa, porque el almacenamiento crea variabilidad en su demanda, la cual es difícil de absorber al no tener el nivel de escala y flexibilidad requeridos para mantener un grado razonable de disponibilidad del producto.

La adquisición centralizada, mejor control de inventario y diversas bases de suministro son estrategias que ayudan a una buena gestión del almacenamiento.

Goker Aydin considera que ha habido interrupciones de la cadena de suministro global en el pasado, pero hasta ahora nada que se le parezca al COVID-19, su alcance en la cantidad del número de personas afectadas, el impacto geográfico y cuánto tiempo ha durado, parece ser un evento único en la historia reciente.

Las lecciones de la pandemia

Después de un desastre y las interrupciones resultantes, se da una especie de balance de cómo se maneja el riesgo. Hasta principios de la década de 2000 las cadenas de suministro se extendieron por todo el mundo a medida que la fabricación cambiaba mano hacia la mano de obra barata y también se volvieron más ágiles, debido a la corta vida de algunos productos como artículos. Las pasadas crisis han enseñado que una interrupción en la cadena de suministro puede privar a la producción de los insumos necesarios. También han demostrado que una cadena de suministro resistente debe ser capaz de detectar señales tempranas de advertencia de una interrupción y responder cambiando hacia fuentes alternativas.

Las empresas que dependan en gran medida de proveedores o consumidores ubicados en regiones afectadas por el COVID-19, deberán pensar en diversificar sus bases de suministros. Se debe tomar muy enserio conseguir cadenas de suministros más resistentes. Para los especialistas una forma de lograrlo es la diversificación de la base de suministro para obtener fuentes no relacionadas, de modo que cuando un conjunto de proveedores puede estar inactivo el otro está funcionando.


Palabras relacionadas:
Qué hacer ante el COVID-19, cómo sobreviven las empresas al COVID-19, alternativas para las empresas en días del COVID-19, lecciones del covid-19, buenas prácticas de empresas ante el covid-19, crisis del covid-19 en la industria, lo que aprendieron las empresas del covid-19.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de La industria frente al COVID-19

Documentos relacionados