Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2020 Página 1 de 3

Languiru y el poder de los empaques inteligentes

Conozca cómo la Cooperativa Languiru, empresa brasileña con más de 60 años de trayectoria en el segmento de cárnicos y lácteos, se embarcó en un proyecto tecnológico sin precedentes a nivel mundial, para ofrecer un nuevo nivel de calidad y transparencia a sus consumidores.

Los consumidores quieren saber qué están comiendo. O al menos eso indican los estudios. Según el informe de tendencias mundiales de alimentos y bebidas publicado por mintel en 2018, la transparencia es el factor que más está transformando a este sector de la economía; y de acuerdo a un reporte de Response Media, el 99 % de las personas quieren transparencia en sus productos alimenticios y el 70 % declaró que su decisión de compra está influenciada por este factor.

Además de revelar detalles de transparencia más específicos, la próxima ola de etiquetas limpias desafía a los fabricantes y minoristas a democratizar la transparencia y la trazabilidad para que los productos sean accesibles para todos los consumidores, independientemente de los ingresos del hogar.

Pero, ¿qué es exactamente la transparencia? Consiste en saber cómo se fabricó un producto, desde los orígenes de sus ingredientes y todo el proceso de producción hasta que llega a su mesa. La demanda de los consumidores por mayor información ha influido en empresas como McDonald’s, Starbucks, KFC y Hershey’s, quienes han llevado a cabo distintas iniciativas en redes sociales y campañas de marketing para cumplir con estas expectativas.

Sin embargo, aunque se podría pensar que la transparencia es una demanda que los consumidores le hacen a las grandes marcas, esta puede convertirse en un factor diferencial para compañías de todos los tamaños y sectores. Languiru, una cooperativa fundada en 1955 por un pequeño grupo de agricultores en el municipio de Estrela (actualmente en la ciudad de Teutônia), Rio Grande do Sul, Brasil, es un ejemplo de ello.

"Calidad de principio a fin"

Desde 1955 es mucho lo que ha cambiado para la Cooperativa Languiru. Tras un periodo inicial de expansión de su parque industrial, la empresa decidió en 1982 tercerizar la industrialización de la leche y vender sus instalaciones de producción de carne de cerdo. 

Con la llegada del nuevo milenio, Languiru pasó por una transformación estructural y funcional de la mano de su actual presidente Dirceu Bayer, desarrollando su propio parque industrial que abarca el ciclo completo de la cadena productiva de lácteos y subproductos de aves de corral y cerdos.

La calidad de la materia prima ha sido una constante a lo largo de todo este proceso de crecimiento. “La Cooperativa Languiru administra programas que supervisan el manejo de la propiedad rural, las conductas en la industria y el envío de su mezcla de productos. El objetivo es preservar las características naturales de las materias primas y garantizar la calidad de los productos. Durante 63 años, hemos mantenido una reputación positiva con los consumidores, reflejando un trabajo que siempre se ha destacado por la seguridad de los alimentos producidos en las propiedades de nuestros asociados e industrializados en nuestras fábricas ”, destaca el presidente Dirceu Bayer.

En 2017, con la entrada de nuevos actores al segmento de lácteos y el aumento en la demanda por parte de los consumidores de mayor transparencia y una comunicación digital más personalizada, Languiru se encontró con nuevo reto. Como respuesta a estos desafíos del mercado, la compañía creó el concepto ‘Qualidade do início ao fim’ o ‘Calidad de principio a fin’ para resaltar los altos estándares de calidad de la empresa durante todo su proceso de producción.

Los consumidores cada vez son más exigentes. Ya no sólo les importa el precio, sino que quieren que los animales hayan sido bien tratados durante el proceso, les importa el origen de las materias primas, la sostenibilidad, la seguridad alimentaria. 

Sin embargo, para cumplir esta promesa, Languiru necesitaba una solución tecnológica que no solo hiciera que los datos del producto fueran de fácil acceso sino también, a través de esos datos, fidelizar a sus clientes y mejorar su reconocimiento de marca, abarcando así toda la cadena de suministro, desde la granja hasta el estante del supermercado.

Es así como Languiru decidió  recurrir a SIG Combibloc, empresa suiza enfocada en tecnologías para empaques que, a través de su plataforma integrada Connected Pack, la cual ofrece tecnologías de codificación digital únicas y soluciones de seguimiento y localización que garantizan un 100 % de conectividad y transparencia, y una mayor digitalización de las comunicaciones que incrementa  la interacción y compromiso de los consumidores.


Palabras relacionadas:
Languiru, empaques inteligentes, segmento de cárnicos y lácteos, tendencias mundiales de alimentos y bebidas, transparencia, trazabilidad, cómo se fabricó un producto, orígenes de sus ingredientes, proceso de producción, McDonald’s, Starbucks, KFC, Hershey’s, redes sociales, campañas de marketing
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Procesos de envasado

Documentos relacionados