Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2007 Página 3 de 4

La tecnología responde a preocupaciones de la impresión y del medio ambiente

Fred Shapiro

Agregar equipos para reducir los desperdicios
La reducción de desperdicios puede lograrse utilizando equipos auxiliares para la prensa. La tecnología ha mejorado las maneras de alimentar tinta, hacer el alistamiento de los trabajos, limpiar las prensas y verificar la calidad mientras el trabajo se está imprimiendo. Los sistemas automáticos han ayudado a eliminar los métodos de prueba y error y manuales para realizar satisfactoriamente el trabajo. Igualmente, la adopción de estos equipos ha ayudado a reducir los desperdicios de materiales y químicos.

Quizás una de las maneras más efectivas para mejorar la calidad y reducir los desperdicios ha sido la introducción de equipos de inspección de bobinas. Utilizando videocámaras la bobina o la hoja están bajo vigilancia constante, y se compara la hoja impresa frente a una copia estándar aprobada del trabajo. Las variaciones son asignadas a rangos aceptables, un margen preventivo y un límite de rechazo. Se emplean luces y sonidos para advertir al prensista del estado de la hoja o de la bobina mientras pasa a través de cámaras de vigilancia.

Las correcciones pueden hacerse antes de que se haya alcanzado el umbral de rechazo y la calidad de la impresión se pueda mantener dentro de un rango aceptable. Considere la cantidad de desperdicio que se genera hoy cuando los colores cambian y los resultados difieren de la aceptación de cliente. El papel o la película, la tinta, los solventes y el tiempo son los subproductos del desperdicio ocasionado por la mala calidad. Considere la capacidad de producir con velocidades más altas y obteniendo mayor producción por turno gracias a que la calidad se puede mantener en un nivel más coherente, sin el tiempo perdido al hacer modificaciones en la prensa. Considere los dólares ahorrados cuándo la el rendimiento se traduce enproducto antes que en desperdicio.

Un sistema automático para asegurar la calidad tiene sus lados positivos desde muchas perspectivas relacionadas con las utilidades. Sume a estos una menor responsabilidad de generar diversosresiduos que impactan el ambiente. El retorno sobre la inversión ilustra rápidamente que tales sistemas se pagan en un espacio de tiempo relativamente corto.

Un manejo más efectivo de las tintas
Una mirada al área de almacenamiento o a la sala de tintas de un impresor típico brinda un conocimiento rápido de los desperdicios y del cumplimiento de las obligaciones, incluso en los mejores talleres. Las cantidades relativamente grandes de tinta y algunos tarros muy viejos son algo normal en la mayoría de las salas de prensa. La reutilización de tintas es algo admirable pero normalmente no constituye un hecho habitual. Una acumulación constante representa una buena cantidad de efectivo ocioso y un saco roto para las ganancias. En el momento en que la tinta finalmente se considera inutilizable, se debe desechar como un desperdicio. Si el limpiador de la prensa u otros solventes han llegado a ser la parte de la tinta, o si es una tinta líquida típica, el residuo será un desecho peligroso. Deshacerse de cualquiera de estos residuos - peligroso o no peligroso– costará dólares muy necesarios.

Una solución consiste en mezclar la tinta diariamente. Cuando tinta se regresa de la prensa al área de almacenamiento, evalúe la tinta devuelta y verifique el cronograma para los colores y las formulaciones que se necesitan para los próximos trabajos. Cuando sea posible, utilice la tinta devuelta como parte de la mezcla de colores nuevos y relacionados. Cuando no sea posible, encuentre formulaciones en las que pueda perder la tinta devuelta sin sacrificar la fidelidad del color. Un programa de mezcla de colores por computadora le puede ayudar a recuperar tanta tinta como sea posible para su uso en la prensa. El inventario debería disminuir con el paso del tiempo. El desperdicio disminuirá y las utilidades ganancia deben mostrar una tendencia al alza.

Una segunda solución para reducir el desperdicio sería el uso de medios más automático o cerrados de entregar tinta a las fuentes. Algunos de los proveedores de tintas litográficas han desarrollado cartuchos para alimentar las fuentes de tinta y minimizar las pérdidas debidas a desprendimientos o áreas sin cubrimiento. Otro enfoque es el uso de contenedores o tanques lo suficientemente grandes para contener la tinta y alimentarla automáticamente a la prensa. Esto es común con prensas de bobina para publicaciones. ¿Por qué no transferir esta tecnología a las prensas de hojas?

Las tintas y recubrimientos líquidos se alimentan con frecuencia desde conjuntos o tambores, manualmente o por medio bombas. Los solventes se agregan a medida que las tintas se espesan,para dar a la formulación una viscosidad deseada. Los equipos automáticos para el control de la viscosidad estrecharán el rango de variación que se presenta cuando se agregan a una estación impresora solventes o tinta nueva. Las marcadas diferencias de color que llevan al descontento o al rechazo por parte del cliente pueden eliminarse con la medición y el control regulares de la viscosidad de la tinta y del color. Un proceso progresivo que mantendrá al mismo tiempo la uniformidad de la consistencia del líquido y del color se logrará con la adición automática de tinta o solvente a medida que se requiera.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Sostenibilidad

Documentos relacionados