Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2018 Página 1 de 2

La Costeña, 95 años de innovación en envase

Verónica Alcántara - Corresponsal de El Empaque+Conversión en México

La firma espera para 2018 un crecimiento de 10% en ventas, ampliar su producción en la planta de San Luis Potosí, y abrir un almacén totalmente automatizado.

Víctor López Resines, fundador de La Costeña en 1923, descubrió que la única manera de ofrecer a sus clientes alimentos que mantienen su frescura, sin importar si son de temporada o no, era mediante el envasado, y desde entonces la compañía mexicana líder en conservas no ha parado de innovar en envases, latas, tapas y nuevos formatos.

Luego de 95 años de historia, la primera planta en Ecatepec, Estado de México, que inició con 8.000 metros cuadrados, hoy tiene 40 hectáreas; y la compañía ha crecido con cinco plantas más: Sinaloa y San Luis Potosí en México, Aconcagua en Chile, y Arizona y Minnesota en Estados Unidos. En conjunto emplean a 3.500 personas.

Cuenta también con dos centros de almacenamiento y distribución que tienen 43.000 y 63.000 tarimas de capacidad respectivamente y son ejemplo de eficiencia en la automatización de procesos.

La Costeña además ha extendido su presencia en el mercado estadounidense con la adquisición de SunVista y Luck’s en 2006, y Faribault Foods en 2014 en Estados Unidos; e incursionó en México en el segmento de botanas con la compra de Totis y Productos Nipon.

La Costeña cuenta con más de 80 líneas de producción para más de 200 variedades de productos entre chiles, frijoles, tamales, pozole, mermeladas, mayonesa, catsup, vinagre, salsas y más, 85% de los cuales son para el mercado mexicano y 15% para exportación a más de 50 países, entre ellos Australia, Nueva Zelanda, China, Japón, y países de Europa, Sudamérica y Centroamérica.

Sus ventas alcanzaron 800 millones de dólares el año pasado, y como ya es costumbre en la empresa el 20% de éstas se destina a la reinversión sea en lanzamiento de nuevos productos, innovación, adquisición de tecnología de punta o ampliación de capacidades.

Para este año, La Costeña espera un crecimiento de 10% en ventas, y además de ampliar su capacidad de producción en la planta de San Luis Potosí, abrirá un nuevo almacén totalmente automatizado a finales de este año o principios de 2019.

Lata, su envase por excelencia

“La lata es el mejor recipiente para esterilizar el producto, para darle vida y para que se conserve un producto muchos años”, dijo Rafael Celorio, director general de La Costeña, durante la celebración del 95 aniversario de la empresa.

Desde que en 1937, cuando Don Vicente decidió fabricar sus propias latas, éste ha sido el envase por excelencia, pero a partir de 2014 los productos de la marca comenzaron a envasarse también en vidrio, plástico y cartón (combibloc).

La lata es el mejor recipiente para esterilizar el producto, para darle vida y para que se conserve un producto muchos años".

Rafael Celorio, director general de La Costeña.

Cada lanzamiento de un nuevo producto es, a su vez, un reto en empaque y así La Costeña ha innovado con envases de PET, pouch y en 1996 fue la primera que introdujo en el mercado mexicano la latas ‘abre-fácil’.

En 2013 inició la producción de sopas, caldos, salsas italianas, y tamales; y entró al mercado de botanas con la marca Totis; dos años más tarde se aventuró en el envasado de frijoles en bolsa, cuyo éxito obligó a ampliar la planta de San Luis Potosí. En esta empresa 100% mexicana, la innovación es la constante.

“En La Costeña nos sentimos sumamente orgullosos de todo lo que hemos logrado en estos 95 años, ya que además de nuestra constante búsqueda por innovar y escuchar las necesidades de nuestros consumidores para diversificar nuestro portafolio de productos, hemos trabajado arduamente para llevar nuestro tradicional sabor mexicano a nuevos rincones del mundo”, aseguró Celorio.

Sin duda, su mayor referente de innovación es la lata, pues no en vano tienen una de las plantas de fabricación de latas más eficientes, que produce 1.100 millones de unidades al año, lo que significa una producción de 5 millones de latas al día. Cuentan con una línea de producción de alta velocidad que fabrica 1.000 unidades por minuto y 2.560 tapas por minuto.

Aquí se elaboran las latas desde las láminas a las que se aplica corte recto para darles la forma, y corte de scroll para las tapas, de este proceso sólo queda 1% de la lata como descarte. Asimismo, tienen hornos de litografía y soldadura electrostática para el etiquetado y sellado de las latas.

Las latas, además, reciben un tratamiento con barniz inocuo o barniz sanitario, que es resina de poliéster y epóxica para darle a los productos una vida útil de cuatro años en el anaquel. Esta resina se aplica con un rodillo de neopreno, que pasa por alta temperatura para evaporar el solvente y donde la parte sólida forma una película uniforme sobre la lámina de hojalata. Con todo, estas latas son 100% degradables.

Esta planta, ubicada dentro del sitio de producción de Ecatepec, Estado de México, es el reino del emblemático chile jalapeño de La Costeña, pues tan sólo la planta de chiles tiene 21 líneas de producción para fabricar los diferentes tamaños que se ofrecen al público. Tiene una capacidad para procesar 1.200 toneladas diarias de chiles durante la temporada de junio a septiembre y 400 toneladas el resto del año.


Palabras relacionadas:
0218LACOSTEÑA, innovaciones en envases de La Costeña, historia de La Costeña, aniversario de La Costeña, estrategias de expansión y crecimiento de La Costeña, nuevos almacenes e infraestructuras de La Costeña, líneas de producción de La Costeña, casos de éxito en las líneas de producción y empaque de empresas mexicanas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercado: Alimentos y Bebidas