Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2017 Página 1 de 5

Industria latinoamericana de envases y embalajes: fortalezas para un escenario de cambio

Por Lilián Robayo, Editora de El Empaque+Conversión

Su dinamismo hoy le permitirá a la industria latinoamericana de envase y embalaje mantener su protagonismo en el desarrollo de la región y del mundo, en 2017.

Todas las industrias y sectores de la economía de los países de la región buscan prever los impactos que los recientes acontecimientos políticos en Estados Unidos puedan tener sobre el comportamiento de las empresas. Los análisis de expertos, líderes y empresarios nos brindan una mirada realista sobre el futuro próximo del sector de envases y embalajes en América Latina.

El tema del comercio internacional, que durante la pasada contienda electoral estadounidense tuvo un notorio protagonismo, viene tomando rumbos que ameritan algunas consideraciones sobre su futuro. El nuevo presidente ha confirmado la aplicación de medidas como renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), imponer aranceles del 20% a las importaciones desde México y de 45% desde China, y enunciado la posibilidad de sacar al país de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que representa para Estados Unidos un escenario de comercio con más de 160 países del mundo. Estas medidas, que en un comienzo parecían tener una motivación de estrategia electoral, parecen estar avanzando, de acuerdo con anuncios emitidos recientemente por el nuevo gobierno estadounidense. No obstante, algunas voces consideran que la racionalidad del mercado y los intereses de las industrias que se verían impactadas harán buen frente a las incertidumbres que generaría su implementación, dificultarían la plena aplicación de las decisiones sobre el comercio, y que las dinámicas y los beneficios de los tratados se impondrán finalmente sobre decisiones que reversarían una trayectoria económica y de comercio que Estados Unidos ha consolidado durante muchos años.

Tres enfoques sobre México

En América Latina, México es el país con la relación comercial más estrecha con Estados Unidos y, por tanto, donde mayor impacto podría tener la implementación de las medidas comerciales que adopte el nuevo gobierno de Donald Trump. En consecuencia, las expectativas en México comprenden desde la preocupación hasta la percepción de que existe una gran oportunidad para crear nuevas relaciones de comercio con otros países y para afianzar la industria doméstica.

Sin desconocer la incertidumbre que genera una nueva administración como la que inició labores recientemente en Estados Unidos, existe para muchos una visión positiva del futuro próximo de este país sustentada en la evaluación y en la valoración de algunos de los aspectos más importantes que se han derivado de las relaciones comerciales entre México y sus vecinos del norte, Estados Unidos y Canadá, que dificultarían mucho la implementación de las medidas sugeridas por Trump. Cuando se negoció el TLCAN, algunos de los resultados esperados eran el fortalecimiento de la economía mexicana y la creación de nuevos puestos de trabajo, que ayudaran a desestimular la inmigración ilegal a Estados Unidos. Adicionalmente, México se convertiría en un atractivo mercado para los productos canadienses y estadounidenses, y en un centro de inversión que podría aumentar la competitividad de las empresas en estos dos países.

Un estudio adelantado por el centro de pensamiento independiente Council on Foreign Relations (CFR) (1) destaca los beneficios que el TLCAN ha generado para las economías de los tres países signatarios, señalando cómo en las dos primeras décadas de su implementación el comercio regional pasó de cerca de 290 mil millones de dólares en 1992 hasta más de 1,1 billones de dólares en 2016. “En los años de vigencia del TLCAN, el comercio de Estados Unidos con sus vecinos norteamericanos ha crecido más de tres veces, con mayor rapidez que con el resto del mundo. Canadá y México son los dos principales destinos de las exportaciones estadounidenses, y representan más de un tercio del total”.

Por el lado de México, este estudio resalta cómo el Tratado ha incrementado las exportaciones de productos agrícolas, permitido la creación de cientos de miles de puestos de trabajo en la industria, y marcado un impacto positivo en la productividad del país y en los precios al consumidor. Las miradas críticas al TLCAN no son nuevas y el hecho de que se haya mantenido y fortalecido comprueba la dificultad de modificarlo o desmontarlo.


Palabras relacionadas:
informe de perspectivas El Empaque+Conversión 2017, tendencias industria de América Latina 2017, fortalezas de cambio de las empresas en América Latina 2017, industria de envases y embalajes 2017, perspectivas de cambio en el mercado de industrias de América Latina
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria

Documentos relacionados