Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2018

Industria de resinas obtiene absolución temporal de los "impuestos chinos"

Por ahora, Estados Unidos y China pospusieron para la segunda ronda las negociaciones de la tarifa de este arancel, que tiene a la expectativa a los industriales.

El sector de resinas parece haber escapado, al menos por ahora, del conflicto comercial entre Estados Unidos y China, pues la decisión de los asiáticos de colocar aranceles a las importaciones de la industria plástica provenientes de los EE.UU., ha sido retrasada temporalmente. Sin embargo, el rubro de resinas se encuentra dentro del radar de ambos países para ser involucrado en las siguientes fases del conflicto.

La primera ronda de la negociación de los impuestos entre las dos potencias inició el 06 de julio; en esta, China propuso gravar desde ese mes en 25% de las importaciones de moldes y maquinaria. Ante la propuesta, el país norteamericano amenzó con recortar su inversión de 50 a 34 billones de dólares, por lo que, ante la falta de un acuerdo, se decidió pasar este punto para la segunda fase de negociación, que aún no tiene fechas de inicio específicas. Ambos países mantienen en reserva entre 15 y 16 billones de dólares para la segunda ronda de impuestos.

Esta suspensión temporal de los aranceles no brindó alivio al Consejo Americano de Química (ACC), que ha expresado su preocupación por la situación y ha manifestado que algunos de sus miembros están estudiando la posibilidad de mover sus operaciones productivas hacia el extranjero ante el aumento de los conflictos arancelarios con China y otros países, con el objeto de mantener la competitividad de las fábricas.

Estos ecos públicos de la intervención a mitad de mayo en la audiencia gubernamental de Saudi Basic Industries Inc, surgieron cuando dijeron que deberían cambiar la manufactura de policarbonato para Europa o Asia, salvando así su competitividad en exportaciones hacia China, el mayor importador de resinas plásticas en el mundo.

El director de comercio internacional en Estados Unidos, Edward Brzytwa, alegó estar preocupado por esta política de comercio, en particular con lo relacionado a la cantidad de represalias que experimentará toda la industria norteamericana, pues aunque los impuestos no están incluidos en la primera ronda de acuerdos, al hacer parte de la segunda ronda la cantidad de impuestos podría impactar aún más fuertemente el sector del plástico; de hecho, a mediados de junio, Estados Unidos incorporó las resinas chinas en su lista del 25%, por primera vez.

Por ende, los impuestos generados a partir de julio incluyen muchas categorías de maquinaria para plástico y moldes de China, sumando un 25% adicional a la tarifa en más de 800 ítems que se traducen en aproximadamente 34 billones de dólares en exportaciones. El gobierno Trump asegura que estos tributos son necesarios para lograr que China cambie sus prácticas comerciales desleales. Adicionalmente, los aranceles para China cubren en su mayoría la agricultura y la industria automotriz.

Por otro lado, más allá de los aranceles para China, la ACC también presionó —sin éxito— contra los impuestos del acero y el aluminio, argumentando que elevarían los precios de las fábricas en el actual boom de la inversión petroquímica.


Palabras relacionadas:
conflicto comercial entre Estados Unidos y China, impuestos a la industria de resinas entre Estados Unidos y China, aranceles entre Estados Unidos y China, negociaciones entre Estados Unidos y China sobre impuestos, director de comercio internacional en Estados Unidos, pronunciamiento del Consejo Americano de Química ante los impuestos entre Estados Unidos y China, situación actual frente a los impuestos entre China y Estados Unidos
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales