Promocione sus productos o servicios con nosotros
Ciudad México, México - Julio de 2018 Página 1 de 2

Etiquetas: un aliado ante los cambios en el mercado

Por Verónica Alcántara - Corresponsal de El Empaque+Conversión en México

En momentos en que el mercado global tiende a la personalización, las etiquetas se vuelven un aliado para atender las exigencias actuales.

En momentos en que el mercado global tiende a la personalización, donde los consumidores buscan todo el tiempo productos distintos, las etiquetas se vuelven un aliado para atender las exigencias actuales.

A decir de Salvador Anaya Valle, director general de IBS de México, hoy en día el cambio es una constante en la industria de etiquetas, ya que la tecnología actual brinda una oportunidad para mantenerse competitivo en el mercado y darle al cliente no sólo nuevos productos, sino sensaciones mediante los empaques.

“El mercado de etiquetas es un mercado interesante, es un mercado en constante cambio, es un producto que nunca va a desaparecer, pero sí va cambiando, cada día hay muchos cambios en el mercado de etiquetas y muchas posibilidades dependiendo el uso que se les va a dar”, asegura el especialista.

En 2017 el mercado de etiquetas alcanzó un valor de USD 58,3 billones y se imprimieron 53,4 billones de metros cuadrados, de estos el 53% correspondió a etiquetas pressure sensitive (PS), con un valor de venta de UDS 24,2 billones alrededor del mundo.

En segundo lugar estuvieron las glue applied con 25% del total de ventas en el mundo, es decir, USD 14,7 billones; las mangas que ha ido en crecimiento con 18% del total, para llegar a UDS 11 billones; el resto fueron otro tipo de etiquetas con 4%, de acuerdo con el directivo de IBS de México.

Los grandes volúmenes fueron PS –comenta Salvador Anaya Valle–, porque es parte del cambio y va a seguir cambiando debido a que las necesidades hoy son otras, pues el mercado quiere ofrecer una variedad distinta de producto, y las marcas están cambiando los empaques, las etiquetas, los formatos; mientras antes las etiquetas duraban un año, ahora duran meses, incluso, días, porque van cambiando de acuerdo al momento, a la temporada.

Estas exigencias están llevando a los convertidores a enfrentarse a cambios en longitud de tirajes, diseño, costos, inventarios, materiales, etcétera, ya que hoy los clientes manejan SKU’s más pequeños, que requieren diferentes etiquetas, para diferentes productos y demandan tiempos cortos de entrega.

Y es que mientras en la década de 1980 un producto se mantenía en el mercado un promedio de 2,25 años, para el año 2000 su ciclo de vida ya era sólo de 1,08 años, y actualmente este tiempo se ha reducido a un promedio de 0,62 años, de modo que los productos que no cambien se quedarán en los anaqueles.

“Los tirajes cortos son la constante, cada día los clientes quieren tiros cortos, diferentes colores, diferentes sabores, diferentes presentaciones, eso significa que en el piso de producción hay muchos cambios, hay muchos costos directos, placas que se gastan, que imprimen pocos metros, hay desperdicio, horas hombre; esto es una cantidad de cambios que está pidiendo el cliente y que necesita el mercado, el mercado cambió, hay nuevas dietas, productos especialmente para niños o personas mayores, y todo ese es el cambio que ya llegó y está moviendo la industria de etiquetas y empaque”, advierte el directivo.

La longitud de tirajes es algo que está cambiando de manera impactante, ya que mientras en 2010 el promedio de corridas era de 2,5 kilómetros en grandes máquinas, hacia 2015 este bajó 49%, y ahora prácticamente los tiros largos ya no funcionan para ciertos mercados.

“Los volúmenes grandes se pueden mantener, pero los volúmenes que están en los supermercados y en la calle son los que están cambiando constantemente”, comenta Salvador Anaya Valle, pues según datos de la consultora LPC Inc. alrededor de 40% de los productos en el mercado tendrán múltiples versiones hacia 2020.

Tecnología para ser competitivos

Frente a este escenario, Anaya Valle recomienda complementar la infraestructura actual con que cuentan los convertidores e invertir en la impresión digital, porque esta permite realizar tirajes cortos, pero con el look and feel de los tiros largos, con lo que pueden imprimir un millón de etiquetas y cada una siendo distinta, incluso, personalizada.

Según estos datos, la tendencia es a unir muchas órdenes pequeñas de 10.000 metros para hacer una producción, pero esto no puede hacerse mediante flexografía, entonces una máquina digital es la opción, ya que es un tiraje largo pero donde todas las etiquetas son diferentes, con imágenes distintas, en colores variados, según lo está pidiendo el cliente.

LPC Inc. estima que para el año 2020, tres de cada cuatro prensas vendidas en América del Norte, incluyendo México, serán digitales, por el potencial que esta tecnología ofrece frente a otras alternativas de impresión.

El directivo de IBS explica que la impresión digital permite imprimir en todo tipo de material sea papel, etiqueta, empaque, incluso metal, y en cualquier sustrato, en todas las cantidades y diversos sustratos, y todo sin necesidad de estar cambiando placas y con un resultado de alta calidad.

Este tipo de impresión permite también incluir tecnología que le brinde al consumidor la oportunidad de conocer más sobre el producto, ir a un sitio web mediante un teléfono inteligente, o a las redes sociales, a un micrositio para acceder a más productos o a alguna oferta o regalo.


Palabras relacionadas:
impresión de etiquetas, cambios en el mercado de etiquetas, cifras del mercado de etiquetas, valor del mercado de etiquetas, participación y valor de cada tipo de etiqueta en el mercado de etiquetas, beneficios de la impresión digital para la industria de etiquetas, evolución del mercado de etiquetas, mercado de etiquetas en América Latina, mercado mexicano de etiquetas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Envases terminados y componentes