Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2020

Etiquetado frontal en México impacta procesos industriales

Verónica Alcántara, corresponsal en México de El empaque

La industria mexicana de alimentos procesados no podrá cumplir con el plazo para el etiquetado de todos sus productos el 1 de octubre.

Después de un año difícil para la economía, que este año se complicó debido a la pandemia por COVID-19, la industria mexicana de alimentos procesados y bebidas se está viendo en problemas para cumplir con el nuevo etiquetado frontal de sus productos.

“Hay 28,000 empresas operadoras de productos procesados que fabrican más de 800,000 productos, y algunas empresas hacen hasta un millón y medio diario de productos. Una empresa el día de hoy que tiene 350 millones de artículos desde el almacén hasta el último consumidor, si quisiera re-etiquetarlos tendrían que pedirle a cada mexicano que re-etiquete tres de esos productos”, dijo Alejandro Malagón, presidente de Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias (Canainca).

En una conferencia virtual, organizada por la Association for Packaging and Processing (PMMI), el líder del sector explicó que actualmente la industria cuenta con algunos amparos para intentar que todo lo que se produzca hasta el último día de septiembre pueda comercializarse sin el etiquetado frontal después del 30 de noviembre, plazo en que se deberá cumplir con la nueva medida.

El directivo comentó que debido a que la NOM-051 se publicó en marzo, cuando la emergencia sanitaria obligó al cierre de actividades, el cumplimiento del nuevo etiquetado frontal se complicó, debido a que las industrias relacionadas como la del papel, envase y embalaje, tintas, etiquetas, impresiones y demás, tuvieron que cerrar por 90 días debido a que no fueron consideradas como actividades esenciales.

“Al no ser consideradas como esenciales, tuvieron un plazo de 90 días cerradas, y eso impidió que pudieran caminar en paralelo con lo que requería la industria de alimentos y bebidas para trabajar en el nuevo etiquetado”, dijo Malagón.

Si no se logra que el antiguo y el nuevo etiquetado puedan coexistir en los próximos meses, la Canainca calcula que esta medida llevaría a la destrucción de más de 90,000 millones de pesos en productos envasados que actualmente se encuentran en los pisos de las cadenas de supermercados, centros de distribución, almacenes de productores e inventarios.

“Además, crearíamos un colapso importante porque habría un desabasto de más del 25%, y en algunos canales un desbasto mayor al 30%, 25% sería el promedio y 30% en algunos casos como las tienditas de la esquina”, aseguró.

Debido a la importancia de la industria de alimentos procesados muchos de sus productos tienen fechas de caducidad de hasta tres años, además de que por sus características es una industria que requiere de altos inventarios para poder abastecer a todo el país desde Baja California hasta Yucatán, sin importar el clima, temporadas de cultivo, etcétera.

Por su parte, Jonás Murillo, director general de la Canainca, comentó que esta cámara cuenta con 40 socios, que en conjunto representan el 95% del sector de todo el sector de conservas alimenticias en México.

El año pasado produjeron alrededor de 8 millones de toneladas de producto procesado del campo y del mar, que representó un incremento de 1.2% respecto de 2018, y la producción ha mantenido un crecimiento anual de 3.4% desde el año 2012 a la fecha.

La producción que tienen las industrias que producen alimentos en conserva en el país ronda alrededor de 140,000 millones de pesos, lo que significó un crecimiento cercano al 3%, comparado con el mismo periodo de 2018. Las ventas de esta industria ascendieron a 115,000 millones de pesos, con crecimiento de 2.3% respecto al año anterior.

Murillo lamentó que los lineamientos del nuevo etiquetado hagan imposible la reformulación, ya que si algún fabricante deseará prescindir el sello de advertencia de alto contenido de sodio, grasas, azúcares, etcétera, implicaría hacer un producto nuevo.

Esto porque si una bebida, por ejemplo, se reformulara utilizando edulcorantes que no son dañinos para la salud, tendría que incluir la leyenda de que contiene edulcorantes.

Por ello, se espera que el impacto en la industria sea de un bajo crecimiento en los próximos años debido al nuevo etiquetado, que según Murillo, “espanta a los consumidores”.

El tema del nuevo etiquetado frontal en México ha generado gran controversia, e incluso, de acuerdo con información difundida por la agencia de noticias Reuters, fue un tema discutido en la Organización Mundial de Comercio (OMC), ante la preocupación de Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, y Suiza, cuyas empresas con presencia en México y que importen sus productos hacia ese país tendrán que aplicar este etiquetado.

Esos países expresaron su preocupación ante la OMC por la fecha de implementación de la NOM-051, por lo que al menos Estados Unidos ha solicitado que se dé un periodo de tres años para el cumplimiento. La Unión Europea y Canadá solicitaron un periodo de al menos 12 meses para cumplir esta regulación y Suiza argumentó que estos requisitos complicarán el suministro de alimentos y bebidas al mercado mexicano en medio de la emergencia sanitaria.


Palabras relacionadas:
nuevo etiquetado de alimentos en México, obesidad y sobrepeso en México, controversia por NOM-051, impacto económico en la industria de alimentos por NOM-051, Canainca se ampara ante NOM-051,
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de La industria frente al COVID-19

Documentos relacionados