Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2015 Página 1 de 2

El robot Baxter, un nuevo compañero en la línea

Baxter es un robot industrial de dos brazos y cara animada, presentado al mercado por Rethink Robotics, en 2013 para ayudar en los procesos de las pyme's.

Trabajando hombro a hombro con los operarios de una línea de producción, Baxter realiza sus tareas con precisión, cargando o descargando, clasificando o manipulando materiales. Su estatura, de unos noventa centímetros, un poco por debajo de los demás miembros del equipo, y su peso de unos ochenta kilos no difiere mucho del de los demás participantes de las operaciones que se realizan sin interrupción. Sin embargo, su mutismo lo diferencia de los demás, pues Baxter es un robot industrial de dos brazos y cara animada fabricado por Rethink Robotics, una compañía fundada por Rodney Brooks, e introducido al mercado a comienzos de 2013 para ayudar en el trabajo de las empresas medianas y pequeñas.

Aunque su presencia genera cierta controversia —Baxter puede reemplazar personas en trabajos no calificados—, las preocupaciones se disipan ante la evidencia de que el trabajo humano todavía es necesario. De acuerdo con Rodney Brooks, citado por Wikipedia, “Baxter no representa una amenaza para las tareas humanas, pues muchas de ellas solo pueden ser realizadas por personas, como por ejemplo las operaciones de aseguramiento de la calidad o el ensamblaje de partes pequeñas, en donde la sensación de la tensión es un factor importante”. El robot se diseñó, según sus creadores, para ejecutar tareas repetitivas, y no logra ser completamente independiente: se le debe enseñar, y requiere cuidado y mantenimiento.

No obstante, trabajando en conjunto con los miembros de un equipo, Baxter puede contribuir de manera notable a mejorar la productividad y generar ahorros sustanciales. Su presencia en una instalación de producción “representa un importante elemento de la automatización y la manufactura avanzada”, señala Eric Foellmer, director de mercadeo de producto y comunicaciones, de Rethink Robotics, quien respondió a las preguntas formuladas por nuestra redacción. El modelo hace parte de una nueva categoría de robots denominados “colaborativos” y cuenta con ventajas especiales frente a las soluciones robotizadas tradicionales.

La operación directa de Baxter al lado de las personas en las líneas de producción, sin necesidad de sistemas de protección, es uno de los beneficios que destaca su fabricante. El robot puede ser entrenado manualmente por los operarios de una línea para que realice una tarea, sin que se requiera la intervención de ingenieros especializados que lo programen. Igualmente, su instalación es sencilla y puede localizarse y retirarse con rapidez, lo que permite un traslado ágil entre líneas. Una de sus principales ventajas, según el fabricante, es la economía en su adquisición y puesta en funcionamiento.

En operaciones de empaque
La presencia de Baxter en trabajos de empaque es uno de los usos más populares y exitosos registrados hasta el momento por sus creadores. Debido a su bajo costo, a la facilidad para entrenarlo y a su versatilidad, el robot se utiliza con eficiencia en varias líneas, lo cual es un caso muy común en las instalaciones de empacado por contrato. Por lo general, su uso se enfoca en entornos de empacado donde se mueven o insertan en los empaques objetos livianos —de 5 o menos libras—. Estas aplicaciones comprenden la carga de productos terminados en contenedores o cajas, el movimiento de materias primas desde mesas rotativas o bandas de transporte, y la preparación de pedidos de múltiples productos o juegos de elementos personalizados. “El desempeño de Baxter es sobresaliente en entornos que requieren flexibilidad y, por eso, muchos de nuestros clientes son empacadores especializados y agencias de manejo de logística para terceros”, afirma Foellmer.

La integración de este nuevo modelo de robot en las operaciones actuales de una empresa es extremadamente sencilla, según sus fabricantes. “Baxter cuenta con un sistema de control totalmente integrado, de manera que no necesita acoplarse con ningún sistema externo de automatización”, sostiene Foellmer. Pero en caso de que se requiera puede acoplarse con otros elementos, como un controlador de lógica programable, una banda de transporte, un escáner de códigos de barras, una cámara de inspección o cualquier otro dispositivo o lugar donde se requiera. El resultado de esta versatilidad permite automatizar una línea completa de empacado a la vez, o implementar un enfoque más incremental.

Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Procesos de envasado

Documentos relacionados