Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2004 Página 1 de 2

El control de calidad mejora la reputación de su empresa de impresión

Ignatius Manning

De forma manual o mediante equipos automáticos de inspección, el control de calidad es un paso esencial en cualquier proceso de fabricación de etiquetas.

Según los investigadores, cuando los humanos desarrollan tareas de inspección su desempeño se ve disminuido con el paso del tiempo. En consecuencia, cuando la inspección es realizada de forma manual, siempre puede haber errores.

Los adelantos en la inspección automatizada posibilitan alcanzar total perfección y mayor productividad que con las inspecciones manuales. Inclusive, con un sistema automatizado se puede asegurar una inspección del 100%. Dadas las grandes probabilidades de errores y la poca capacidad de procesamiento, el control manual no es la forma más eficiente de eliminar defectos.

Cuando el control de calidad está totalmente automatizado y acoplado al control del proceso como parte de una solución de gran escala, permite que las impresoras de banda angosta tengan una forma totalmente nueva de monitorear la calidad del producto antes, durante y después del proceso de producción. Este método para alcanzar una inspección del 100% se llama un enfoque global de producción que aplica controles de procesos y de calidad automatizados en cada paso de la producción, con el fin de fabricar etiquetas de la manera más eficiente en términos de costos.

En el momento en que una compañía se compromete con un programa administrativo para el control del proceso de la calidad total, incrementa su productividad y gana ventajas competitivas usando equipos automatizados de inspección para poner cada paso del proceso de acabado e impresión bajo un lente. Cada paso se inspecciona con precisión y es así que los controles de calidad y proceso están presentes desde el momento en que la información es recibida del cliente hasta el embarque de la producción.

Una vez se ha implementado el Control del Proceso y la Calidad Total (TQPC), el primer beneficio es el ahorro de tiempo y dinero. Debido a que la inspección está integrada en cada paso de la producción, el uso de TQPC evita tener que reprocesar trabajos de producción después de encontrar productos defectuosos.

Las etiquetas potencialmente defectuosas son detectadas y corregidas en la marcha. Con el TQPC en funcionamiento, en cada tarea de producción se obtienen etiquetas de una calidad consistente. Esto significa que se reduce el desperdicio generado por producciones defectuosas, mientras que la productividad y las ganancias crecen. La compañía se vuelve más competitiva debido a la reducción en el costo de producción.

Otros beneficios no son tan obvios, pero se manifiestan a largo plazo. La relación con los clientes se mejora con el TQPC, ya que los despachos cuentan con calidad garantizada. Ya no se perderán clientes por problemas de calidad e incluso, llegarán nuevos compradores porque la reputación de la compañía crece debido a los altos márgenes de calidad.

Estos beneficios están fuera del alcance con las inspecciones manuales. Cuando el control de calidad no es automatizado, nunca se estará seguro de que unas pocas etiquetas defectuosas no van a pasarse por alto por falta de inspección. Siempre existe la posibilidad de que los clientes no se sientan satisfechos con una compañía después de encontrar defectos que los inspectores han dejado pasar. Ya que los humanos tienen una capacidad limitada en la precisión y la productividad, es muy poco lo que se puede hacer para detectar defectos con una impresora de banda angosta no automatizada.

Al poner en funcionamiento equipos de inspección automatizada a cada paso de la producción y combinando el control de calidad y proceso, las impresoras pueden llevar la productividad a otro nivel. Las sofisticadas máquinas de inspección que hacen posible el TQPC también pueden atenuar la diferencia entre control de calidad y control de proceso ya que una máquina puede en ocasiones hacer ambas cosas - el control de calidad y el control de proceso no siempre se excluyen o se incluyen mutuamente.

La diferencia entre control de calidad y control de proceso es importante. Durante el control de proceso, los defectos generados en el producto se descubren y el proceso de fabricación se corrige antes de que el problema se convierta lo suficientemente grave para crear productos que deban ser rechazados.

A diferencia de este tipo de inspección, la cual se hace en medio de la producción, el control de calidad cumple su papel en los pasos finales de la producción, después de que una cierta cantidad de productos rechazados ya ha sido producida. Los gerentes de calidad deben evaluar los rechazos y tratar de determinar qué salio mal y en qué paso del proceso de manufactura. Si la raíz del problema está en los primeros pasos de la producción, entonces se debe hacer un trabajo dispendioso para rastrear y encontrar la causa. Una compañía no opera con la eficiencia con que podría hacerlo si el control de calidad es usado solo en los pasos finales de a producción.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Envases terminados y componentes