Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2019 Página 2 de 3

El ADN de la flexografía

Por David Luna, director editorial

El fabricante de impresoras flexográficas Soma le abrió sus puertas a El Empaque + Conversión para presentar el proceso de creación de sus tecnologías.

Sembera apunta que el desarrollo de esta nueva tecnología se centra en el diseño, características técnicas y parámetros establecidos en los mandriles de las máquinas de impresión, así como en el desarrollo de un equipo mucho más robusto y que brinde mayor estabilidad. De hecho, los mandriles son elaborados ahora con materiales polímeros (composites) que han sustituido al acero por su alta rigidez.

Otro de los retos importantes para los clientes es el desperdicio de material. “Es una gran cantidad de dinero la que se puede perder si los cortes no son los adecuados. En respuesta diseñamos el sistema ARUN y Falcon II, que nos permiten realizar ajustes automáticos y semiautomáticos de registro y presión”. En el caso de ARUN, Jan Sembera indica que es el fruto de un trabajo en conjunto con Allstein, empresa establecida en Herford, Alemania, dedicada a ofrecer soluciones de flexografía. Este sistema, que ya viene instalado en las Optima2, permite ajustar las presiones y registros de todas las unidades de impresión, lo que lleva a reducir a cero el desperdicio tanto de material como de tinta.  

Los avances técnicos de la empresa checa en torno a la mejora de la optimización de los procesos de impresión y, con ello, la productividad en producción, son permanentes y, además de los mencionados, podemos destacar otros como sistemas automáticos de lavado, almacenamiento de recetas pre configuradas para acelerar los cambios en producción, administración de tareas (bases de datos incluidas), sistemas de ajuste para colorimetría y nuevos materiales en los equipos (como la sustitución de aceros por polímeros más resistentes) para garantizar la estabilidad y durabilidad en los componentes de los equipos.

Manufactura

El gerente de producto de SOMA indica que el desarrollo de sistemas y tecnologías para las máquinas está centrado en mejorar la calidad de impresión y descansa en tres pilares que se analizan en el diseño primario, los cuales son rigidez, masa y reducción de vibraciones.

Por tal motivo, la fabricación es muy importante desde sus orígenes. En la planta de Lanskroun tienen áreas de maquinado en las que elaboran los cuerpos de las máquinas a partir pesados de componentes de hierro colado, los cuales son manipulados por grúas para ser colocados en centros de maquinado de gran tamaño, con mesas de trabajo de más de 2 metros. Para otros componentes de las máquinas cuentan con centros de maquinado, torneado y rectificado de diferentes tipos y tamaños. Tal es el caso de un centro de fresado de 5 ejes con capacidad de carga de hasta 5.000 kg y mesa de trabajo de hasta 4 x 1 metros, o uno tipo gantry con puente móvil con cabezales multi ejes, máquinas que trabajan sin descanso para manufacturar componentes muy grandes que se utilizan para los marcos de los cuerpos de las máquinas Optima. “El proceso de fabricación es cuidadoso, y por eso lo hacemos nosotros mismos”, advierte Sembera al indicar que cada marco de hierro fundido (de 130 y 200 mm) puede tomar alrededor de 160 horas de maquinado.

Después de los procesos de maquinado, cada uno de los equipos es ensamblado meticulosamente según las especificaciones determinadas para cada cliente, lo que implica trabajos tanto mecánicos, como eléctricos. De esta manera se va estableciendo la configuración hasta el armado final y el proceso de pruebas

Un aspecto importante es que el alto grado de electrónica ha permitido que estas máquinas incorporen una gran cantidad de software, que es lo que a su vez genera un uso cada vez más intuitivo de las máquinas (en los sistemas de recetas se pueden almacenar hasta 5.000 tareas preconfiguradas), mayor confiabilidad, estabilidad y flexibilidad para corridas cortas. 

Más aún, las interfaces gráficas permiten sistemas de monitoreo y seguimiento de los procesos que, a su vez, es útil en las tareas de mantenimiento y asistencia remota, la cuál es brindada por los técnicos de Soma sin importar en qué lugar del mundo se encuentre instalada la máquina. 

El software también ayuda a controlar nuevos sistemas de estabilización térmica en los cartuchos de impresión. Estos cada vez más sofisticados componentes tienen integradas acciones de flujo hidráulico internos que disminuyen la transferencia de calor durante el trabajo de impresión y, al igual que otras de las novedades de los equipos flexográficos, asegura la calidad en el producto terminado. 

Ingeniería

Sin duda, la importancia de los equipos de investigación y desarrollo es creciente, pues de ahí se desprenden todas las mejoras a las máquinas, mismas que son alimentadas por los clientes. Es un círculo virtuoso, se diseñan los productos, se venden, se les da seguimiento y soporte técnico, y se obtiene la retroalimentación que, a su vez, es la materia prima del área de Desarrollo para generar mejoras e, incluso, innovaciones. 


Palabras relacionadas:
EE0501-SOMA, fabricante de impresoras flexográficas Soma, maquinaria para envases flexibles de Soma, maquinaria para producir etiquetas para envases, desarrollo de productos en Soma, Centro de Entrenamiento y Tecnología de Soma, fabricantes de maquinaria para flexografía, herramientas para flexografía de Soma, productos de Soma en Latinoamérica, historia de Soma, portafolio de impresoras flexográficas de Soma, innovaciones en impresión flexo de Soma
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria

Documentos relacionados