Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2019 Página 2 de 2

Efecto de los cambios de altitud en los envases flexibles y rígidos (Segunda parte)

Ing. José Antonio Rodríguez Tarango, director general del IMPEE

En la primera parte de este artículo vimos cómo los envases flexibles se ven afectados por el traslado geográfico para su venta, pero ¿qué pasa con los rígidos?

Considero relevante mencionar que el concepto de colapso es relativo, porque mientras para una persona el envase estará colapsando cuando ha perdido 1 cm³ de su volumen original, para otra esto sucederá cuando el efecto sea muy visible, es decir, cuando haya perdido 30 cm³. Es por ello que esta prueba se realiza en dos etapas: primero se evalúa dentro de la cámara de presión, esta se incrementa hasta los 760 mm Hg y se coloca el envase en un recipiente de agua con líneas de medición, para que al momento en que empiece colapsar se pueda ver la pérdida de agua en el recipiente; de esta forma, se conocerá cuántos centímetros cúbicos pierde el envase cuando lo llevamos a nivel del mar. 

Una vez que conocemos cuánto se colapsa el envase en centímetros cúbicos, ya fuera de la cámara de presión podemos evaluar físicamente y medir con exactitud el colapso a partir de cuántos milímetros se hunden las paredes del envase, las cual es una forma muy objetiva de medir el colapso. 

Evaluación de la presión interna en un envase hermético

A algunos productos contenidos en envases poliméricos rígidos se les aplica nitrógeno con el fin de presurizar internamente el envase, logrando así que no se colapse cuando es trasladado a un lugar geográfico más bajo. Recordemos que siempre es muy importante conocer el diferencial de presión al que va a ser sometido nuestro envase. 

La prueba consiste en medir directamente la presión interna del envase por medio de un sensor de presión tal como se ve en la siguiente figura:

Evaluación de la presión interna en un envase hermético.

Midiendo la presión interna en un envase

Si hoy tenemos en la zona de producción 584 mm Hg y el envase será llevado a nivel de mar a 760 mm Hg, este último dato será la presión mínima que debe tener el envase en su interior para evitar que se colapse cuando llegue a nivel del mar. Cualquier presión interna menor a 760 mm Hg dará como resultado un colapso. 

Todas estas pruebas actualmente son realizadas en el IMPEE y la experiencia obtenida nos permite asesorar a las empresas en la resolución de problemas de colapso y fuga de producto durante el transporte de sus productos por lo que, si requiere de algún apoyo en este tipo de situaciones, puede contactarnos.

Fin.

Palabras relacionadas:
efectos de la presión atmosférica en los envases flexibles, innovación en el diseño de envases para que soporten cambios de altitud, evaluaciones de fuerza en el envase sobre cambios de presión atmosférica, pruebas del IMPEE sobre cambios de presión atmosférica en envases, evaluaciones de envases por el IMPEE, situaciones que se pueden presentar en los envases de productos según el IMPEE, cómo evitar el colapso de los envases cuando se transporta el producto.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Envases terminados y componentes

Documentos relacionados