Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2019 Página 1 de 2

Efecto de los cambios de altitud en los envases flexibles y rígidos (Segunda parte)

Ing. José Antonio Rodríguez Tarango, director general del IMPEE

En la primera parte de este artículo vimos cómo los envases flexibles se ven afectados por el traslado geográfico para su venta, pero ¿qué pasa con los rígidos?

Vea la primera parte de este artículo: Efecto de los cambios de altitud en los envases flexibles y rígidos (Primera parte).

 

Analizamos que cuando se lleva un producto de una parte alta a una parte baja, el envase tenderá a aplastarse. Este efecto se debe a que la presión atmosférica en el lugar donde se envasa el producto es menor a la del lugar de destino; es decir, la presión fuera del envase será mayor que la presión dentro del envase y este hecho generará un colapso si es que el envase no está diseñado para resistir este cambio de presión atmosférica.

Por supuesto, lo anterior no aplica en el caso de envases que son lo suficientemente rígidos, como los de vidrio, hojalata, o incluso aquellos de plástico que están elaborados con una pared gruesa que pueda evitar la deformación. Otra situación que puede presentarse, en el caso de envases rígidos, es que este gane tanto volumen que llegue deformado al destino final, así, un fondo originalmente cóncavo puede adoptar una forma convexa, generando problemas de estabilidad. 

En estos casos mencionados va a depender del diferencial de presión que exista entre uno y otro punto de distribución; es decir, si se traslada un producto fabricado a una altitud de 3300 m sobre nivel del mar, en donde la presión atmosférica es de 509 mm Hg, a una ciudad en la playa, en donde la presión atmosférica es de 760 mm Hg, el diferencial será de 251 mm Hg. La solución en este caso sería desarrollar un envase que tenga una resistencia al colapso mayor a los 251 mm Hg y así se puede garantizar que el envase no se colapse durante el trayecto. 

Es posible reproducir estas situaciones a modo de pruebas de laboratorio. De esta forma, aseguraremos que el producto no tendrá problemas de distribución. En un esquema de pruebas, de bajo costo y riesgo, hemos identificado las siguientes situaciones que pueden presentarse en los envases rígidos y proponemos pruebas para la verificación, análisis y recomendación en el diseño de los envases analizados: 

Evaluación de hermeticidad y fugas

En el caso de los envases rígidos también se puede realizar esta prueba basado en el equipo de vacío. Para esta prueba se prepara la cámara de vacío con agua y dentro de esta se coloca el envase; al momento de succionar, por medio del vacío en la atmósfera interna de la cámara, podremos observar si el envase presenta alguna fuga, la cual será inmediatamente visible porque el envase empieza a burbujear. Esta prueba nos permitirá saber si el sistema de tapado del envase está siendo realmente eficiente y mantendrá la hermeticidad y por tanto la protección del producto. 

Presión de colapso de un envase rígido

Existe una metodología muy sencilla para evaluar con qué presión se colapsa un envase. Básicamente se requiere de una bomba de vacío con controles que nos permitan saber numéricamente la presión en cada momento. La prueba consiste en colocar el envase en una boquilla que tenderá a extraerle el aire; de esta forma, en el momento que el envase colapse podemos ver la presión a la que sucedió esto. Otra forma de realizar esta prueba es saber el diferencial de presión a la que será sometido el envase y aplicarla en esta prueba, para observar si el envase se colapsa o no cuando se llegue a la presión que hemos calculado. 

Evaluación de pérdida de volumen y nivel de colapso

Hemos dicho que cuando un producto envasado se traslada de una ciudad alta a una ciudad a nivel del mar tenderá a colapsarse. Para esta prueba se utiliza una cámara de presión, en la que se recrearán condiciones de presión atmosférica similares a la zona geográfica donde llegará el producto. Si se envía un producto de la Ciudad de México a Acapulco, tendremos inicialmente una presión de 584 mm Hg y una presión final de 760 mm Hg; es decir, estamos ante un incremento de 176 mm Hg. 


Palabras relacionadas:
efectos de la presión atmosférica en los envases flexibles, innovación en el diseño de envases para que soporten cambios de altitud, evaluaciones de fuerza en el envase sobre cambios de presión atmosférica, pruebas del IMPEE sobre cambios de presión atmosférica en envases, evaluaciones de envases por el IMPEE, situaciones que se pueden presentar en los envases de productos según el IMPEE, cómo evitar el colapso de los envases cuando se transporta el producto.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Envases terminados y componentes

Documentos relacionados