Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2019 Página 1 de 3

¿Cómo optimizar gastos con sus cajas de cartón corrugado? (Primera Parte)

Por José Antonio Rodríguez Tarango, director general IMPEE

Vea en este artículo diferentes alternativas para hacer más eficientes sus recursos en cuanto a consumo de materiales y almacenamiento se refiere.

Las cajas de cartón corrugado son, sin duda, uno de los embalajes más utilizados en la industria. De hecho, su uso está tan extendido que es común que, si se tienen 200 productos diferentes, se cuente con el mismo número de tamaños de cajas de cartón corrugado. La cantidad invertida anualmente en estas cajas es considerable, por lo que siempre nos preguntamos qué podemos hacer para reducir los costos de estos materiales. 

Basados en nuestra experiencia, tanto como asesores para diversas compañías como en las diversas investigaciones que hemos adelantado en el laboratorio de pruebas, presentamos en este artículo algunas sugerencias orientadas a la reducción de costos. 

Por supuesto, existen varias formas en las que podemos abordar una reducción de costos, entre las que se encuentran las cuatro listadas a continuación: 

  1. Búsqueda de nuevas alternativas de suministro
  2. Determinación de la resistencia que requieren las estibas para soportar nuestro producto
  3. Disposición o acomodo eficiente del producto para ahorrar espacio
  4. Reducción del número de cajas de cartón corrugado 

Búsqueda de nuevas alternativas de suministro

Una alternativa que no requiere de gran conocimiento técnico, en lo que se refiere a los materiales involucrados, es la búsqueda de otros proveedores que nos vendan el mismo material que hoy utilizamos a un menor costo. Si bien es cierto que esta alternativa puede resultar más sencilla, en realidad deben considerarse otros aspectos que podrían presentar grandes problemas en el uso de estos materiales de embalaje. 

En este sentido, es fundamental contar con una buena especificación técnica del material, requerimiento que muchas veces no se cumple. Es decir, si no tenemos la información completa que nos permita conocer la calidad uniforme del material de embalaje que estamos utilizando, al momento de buscar alternativas podemos contratar con un nuevo proveedor que nos ofrezca menor precio, pero también una caja de calidad muy inferior a la que actualmente recibimos. Encontrar una alternativa de suministro adecuada y más económica solo podría garantizarse si contamos con la información completa de las especificaciones técnicas. Por otra parte, debemos estar seguros de que el material que recibimos continuamente se corresponda con los parámetros que asegura tener. 

Una situación común es que las empresas no realicen las pruebas a las cajas de cartón corrugado que reciben. En muchos casos, lo único que se revisa son sus dimensiones. 

Imaginemos que tenemos un proveedor cuyas cajas de cartón nos funcionan en forma adecuada, pero no cuentan con la información técnica sobre su absorción de humedad (obtenida a partir de la prueba de COBB). Supongamos que la caja que utilizamos hoy tenga un COBB bajo, digamos de 120 g/m2; sin embargo, como lo desconocemos, es posible que un nuevo proveedor nos ofrezca una caja a un precio atractivamente menor y con parámetros similares a los que sí conocemos, pero con un COBB de 1000 g/m2 (lo cual nos podría indicar que es una caja elaborada de material muy reciclado). 

A primera vista, ambas cajas pueden parecer similares, la gran diferencia va a consistir en que ante la presencia de humedad esta nueva alternativa tenderá a reducir su resistencia a la compresión de una forma dramática y, por lo tanto, fallará durante su almacenamiento y transporte, ya que la caja colapsará y el producto tenderá a dañarse. 

Otra situación común es que los proveedores pueden manipular los datos porque asumen que sus clientes no verifican la calidad de las cajas que entregan. Es decir, supongamos que de acuerdo con nuestro producto y el uso que le vamos a dar necesitamos una caja de 36 lb/pul de ECT (Edge Crush Test); como nuestro conocimiento del tema es escaso, contactamos al proveedor y le damos la información detallada para que nos asesore. Este nos asegura que la resistencia que necesitamos es de 42 lb/pul (dato que colocará en las especificaciones técnicas de la caja); de hecho, en la negociación, puede ofrecernos un precio muy competitivo que corresponde a una resistencia de 40 lb/pul, aún cuando en realidad nos entregará una caja de 36 lb/pul. 

No es extraño que al verificar la calidad de una caja de cartón corrugado, ésta presente resistencias muy por debajo de lo declarado y solicitado en la especificación técnica. Esto significa en muchos casos que estamos pagando un precio mayor por una resistencia que en realidad no estamos recibiendo, lo cual se traduce en una pérdida. Hay que evitar estas fugas y convertirlas inmediatamente en ahorros. 


Palabras relacionadas:
EE0601-cartón, proveedores de cajas de cartón corrugado, cómo medir la calidad de una caja de cartón corrugado, resistencia de una caja de cartón corrugado, resistencia a la compresión de las cajas de cartón corrugado, arreglo columnar de cajas de cartón corrugado, arreglo de amarre de cajas de cartón corrugado, reducción de costos en cajas de cartón corrugado.
x
Nicolás
19 de julio de 2019 a las 09:37

En perimetro consideras la base superior e inferior? Por eso pones 100 cm? Por otro lado utilizas para C los Kg totales de la columna pero no sería los Kg totales - 1? Ya que la caja de la base es que la soporta 20 cajas en este caso. Desde ya, muchas gracias.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria

Documentos relacionados