Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2018 Página 2 de 3

¿Cómo evitar que su impresora flexográfica se convierta en la probadora de tinta?

Por Juan Bermúdez*

Parte de la respuesta son las metodologías de optimización debidamente documentadas y cuantificables que garanticen el control del proceso de impresión.

En el caso específico de los cilindros anilox, su condición debe ser monitoreada con frecuencia, para garantizar una transferencia uniforme y adecuada de tinta que le permita al impresor obtener el color que se pretende reproducir. Son muchos los recursos económicos y la rentabilidad que puede perder un impresor a causa de cilindros anilox tapados y/o en malas condiciones. Un anilox sucio y/o en malas condiciones, genera problemas de igualación de color, ajustes de tinta no programados, desperdicio de materiales, ineficiencias y como consecuencia, tiempos muertos en la maquina impresora (ver ilustración 1).

Un proceso de impresión controlado requiere de una política de manejo, cuidado y mantenimiento de cilindros anilox estructurada y clara que asegure anilox limpios y en buenas condiciones de trabajo en todo momento. Dependiendo de la cantidad de anilox que tenga el impresor y de la cantidad de cambios a los que se vean sometidos por turno, se deben determinar los sistemas de limpieza, procedimientos de manejo y mantenimiento y la cantidad de personal que debe ser asignado al cuidado y mantenimiento de este importante capital de trabajo. 

4. No permita que su impresora flexográfica se convierta en la probadora de tinta

Este es uno de los factores de más oportunidad que tienen las empresas flexográficas de mantener niveles de rentabilidad adecuados.

El ajuste de tintas en la impresora no es conducente a un proceso reproducible, controlable ni mucho menos rentable. Por lo tanto, hay que evitar, a toda costa, que esto suceda. En un mundo perfecto, este tipo de ajustes no son necesarios ya que el color, recibido en la impresora, debería ser reproducido en la impresión sin mayor dificultad. Sin embargo, para muchos impresores flexo, hacer ajustes de tinta en la impresora es una práctica rutinaria.

Hablemos un poco sobre las causas que generan este tipo de ineficiencias.

  • En la mayoría de los casos, los preparadores de tinta tienen como tarea principal preparar el color solicitado por sus clientes. Por consiguiente, muchos de los instrumentos de prueba que se utilizan en los laboratorios para hacer arrastres y certificar el color solicitado, no están diseñados para predecir el comportamiento del color en la impresora. Esto hace que, hasta que la tinta no llegue a la impresora y se ponga a trabajar, sea difícil determinar el comportamiento del color en la impresión.  

  • En la impresora flexográfica, la tinta es transferida al sustrato indirectamente. Primero tiene que pasar al cilindro anilox, después a la plancha (fotopolímero) y finalmente al sustrato. En este proceso de transferencia hay una cierta cantidad de tinta que se queda dentro de las micro-celdas del anilox y otra que se queda en la plancha, antes de llegar al sustrato. Es por esta razón que el proceso de optimización es tan importante, ya que le ofrece al impresor la posibilidad de seleccionar previamente, las especificaciones de los anilox, en términos de geometría de celda, angulación, lineaturas y volúmenes, que le permiten llegar o aproximarse al color requerido, evitando de esta forma ajustes excesivos y pérdida de tiempo en la maquina impresora.

5. El Anilox: puente entre color y tono

El puente que une el color, suministrado por el laboratorio de tintas, con el resultado que se obtiene en la maquina impresora, es el cilindro anilox. El grosor de la película de tinta que el anilox transfiera a la plancha y por consecuencia al sustrato, determina, en gran parte, el tono del color que se pretende reproducir. De ahí la importancia de identificar los cilindros anilox por su especificación volumétrica y de mantenerlos limpios y en condiciones óptimas de trabajo. (Ver ilustración 2).

Si el cilindro anilox es el puente entre color y tono, su punto de encuentro exige el uso de herramientas que permitan una correlación lineal entre estos dos factores para eliminar, del todo, los ajustes de tinta en la impresora que le causan tiempos muertos y le quitan rentabilidad al proceso de impresión.

6. Correlacionando el color del laboratorio a la impresora

Se han desarrollado probadores de tinta manuales y automáticos, que son minifestaciones de impresión flexográficas, equipadas con rodillos anilox cerámicos grabados por láser, sistemas dosificadores de rasqueta y lámparas UV (para tintas ultravioleta), que permiten correlacionar y hacer un match perfecto entre el color preparado por el laboratorio de tintas y el tono que se obtiene en la maquina impresora. (Ver ilustración 3)

Para lograr una correlación adecuada, es imperativo la implementación de una metodología que, a través de pruebas de “arrastre” en el laboratorio de tintas y en la impresora, permita determinar el comportamiento del color, en tiempo real y en condiciones normales de impresión.


Palabras relacionadas:
Trabajo previo a una impresión flexográfica, ventajas de una impresora flexográfica, pasos para un proceso de impresión flexo, cilindros anilox para una impresora flexográfica, cómo limpiar cilindros anilox, recomendaciones para impresores flexo, laboratorio de tintas para impresión flexográfica, correlación del color entre laboratorio e impresora, 0618 FLEXOGRAFÍA.

Acerca del autor

 Por Juan Bermúdez*

Por Juan Bermúdez*

Juan Bermúdez es vicepresidente de ventas para Latinoamérica, de la empresa Harper Corporation of America. Cuenta con una maestría en administración de empresas de Pfeiffer University en Estados Unidos y 21 años de experiencia en la industria de la impresión flexográfica. Ha sido certificado por la FTA de Estados Unidos como especialista de implementación FIRST nivel III.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Impresión

Documentos relacionados