Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2010 Página 1 de 3

Coca-Cola logra mayor capacidad y flexibilidad en sus botellas con línea PET en una de sus plantas

Pat Reynolds

Basada en un sistema Combi de soplado/llenado/tapado, esta nueva línea maneja tres tamaños de botella y alcanza un rendimiento de 32.000 botellas por hora.

Contenido reproducido con autorización expresa de Pack World.
La magnitud del sistema Combi de soplado/llenado/tapado del fabricante Sidel es lo que primero impacta a los visitantes que conocen la nueva línea de embotellado PET de Coca-Cola Enterprises en Toulouse, Francia. Eso y el notable número de botellas que viajan a través de las distintas conexiones de sus bandas de transporte.

La línea Combi cuenta con 20 estaciones de soplado, 160 boquillas de llenado y 20 estaciones de postura de tapas. Como lo señala Clive Barnes, de  Sidel, “Una enorme cantidad de producto fluye a través de esa unidad de embotellado”.

Y sin embargo es irónico que fuera la naturaleza compacta de la Combi lo que sorprendiera a los ingenieros de CCE responsables de la puesta en marcha de la nueva línea. Arnaud Perrin, gerente de operaciones en Toulouse lo afirma con claridad.

“El diseño para la nueva línea fue un verdadero reto en sí mismo, ya que no estaba prevista una ampliación de la planta para esta nueva línea de producción (…) Sólo unas pocas paredes interiores se echaron abajo. A la luz de estas limitaciones de diseño se optó por la Combi de Sidel, en parte debido a su tamaño compacto, ya que sus funciones de soplado y llenado estaban más cerca entre sí que en las máquinas de otros fabricantes”.

Con esta inversión CCE pretende responder a una mayor demanda de bebidas gaseosas en el suroeste de Francia. La línea también le permite a CCE producir botellas de 500 ml en dos sitios en Francia y no sólo en su planta cerca de París. La capacidad total de producción en las instalaciones de Toulouse es ahora de 200 millones de botellas al año.

Más notable aún en la puesta en marcha de la nueva línea fue el tiempo requerido para su instalación. La decisión de avanzar con este proyecto se tomó en octubre de 2008. Y para el 5 de mayo de 2009 la línea estaba instalada y en funcionamiento.

Un proyecto complejo
“Este fue un proyecto complejo”, dice Perrin “, que incluyó problemas como un cronograma muy apretado, repensar la disposición de fábrica sin necesidad de expandir las instalaciones, y aprender la tecnología de soplado y llenado del sistema. La estrecha colaboración entre Coca-Cola y Sidel nos permitió implementar una organización y un cronograma muy precisos, con metas que nos dieran la posibilidad de comprobar que estábamos dentro de los tiempos previstos. Creamos un equipo dedicado para el proyecto, la mitad de cuyos miembros eran expertos de CCE Europa y la otra mitad de CCE en Toulouse. Cada miembro del equipo tenía sus propias responsabilidades: proyectos de ingeniería, instalación de servicios públicos, entrega del equipo, y capacitación de los operadores”.

Un requisito previo para CCE era instalar una línea con la flexibilidad necesaria para extruir una variedad de tamaños de botella y rellenar una serie de productos. Eso significa tres tamaños de botellas (500-ml, 1,5 litros y 2 litros), 14 sabores, y un total de siete formatos de botellas, incluyendo no sólo la forma tradicional de Coca-Cola sino también la botella con hoyuelos de Sprite, la botella de Fanta Splash y la de Coca-Cola Zero.

“La flexibilidad de la línea”, dice Perrin, “fue uno de los factores decisivos en la selección de los equipos. Queríamos ciclos cortos de producción y cambios frecuentes entre formatos, garantizando al mismo tiempo una eficiencia de la línea superior a 80%. Un alto rendimiento era nuestro objetivo principal”.

Los cambios de formato son muy automatizados con el sistema Combi, incluido el ajuste de las ruedas en estrella de entrada de las botellas en el taponado automático de las botellas falsas que se utilizan para limpiar los circuitos de productos. “Gracias al medidor de caudal de llenado es muy fácil cambiar un valor en una sola boquilla desde la estación de control, sin parar la máquina”, dice Perrin. “Para cambiar de un tamaño de botella a otro, se necesitan cerca de tres horas y media para limpiar las máquinas y cambiar todas las piezas para las cambios entre formatos y recetas”.

Algo que ayuda a mantener los cambios de una manera simple y rápida es que la forma de las preformas es siempre constante. Para botellas más grandes se utiliza una preforma de 45 gramos, mientras que las botellas más pequeñas reciben una preforma de 40 gramos. Sin embargo, la longitud y el diámetro de la preforma no cambian.

Pequeña pero poderosa
“Con una ocupación de 45.000 metros cuadrados, esto representa una planta pequeña para los estándares de CCE”, dice Perrin. “A pesar de su modesto tamaño, queríamos que la planta fuese tan rentable y eficiente como cualquier otra planta de CCE. Las metas de velocidad en esta nueva línea fueron de 24.000 por hora para botellas de 2 litros, de 32.000 por hora para las de 1,5 litros, y de 36.000 para las de 500 mililitros”.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Envases terminados y componentes

Documentos relacionados