Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2017 Página 2 de 2

Café Quindío: cápsulas biodegradables de café con aroma a Colombia

Por Diana Tirado - Editora asistente de la publicación Tecnología del Plástico

La firma se sumó a la tendencia del uso de cápsulas para envasar café en mono-dosis, pero le añadió su propio sello: envases 100% biodegradables y compostables.

En la búsqueda de la sostenibilidad

La decisión de usar estas cápsulas biodegradables se materializó en un proyecto de donde nació Arabicaps, una nueva compañía situada en la zona franca del Eje Cafetero, de la cual Café Quindío es socia. Esta empresa es la encargada de encapsular el producto en Colombia, utilizando una tecnología italiana importada que realiza todo el procedimiento de encapsulado, con una velocidad de 60 cápsulas por minuto.

"Arabicaps es una empresa que se creó hace aproximadamente año y medio, buscando dar soluciones completas en cápsulas compatibles o en mono-dosis, principalmente. La compañía fue fundada con ayuda de un fondo de Innpulsa, y Café Quindío fue su primer cliente. Aunque formamos parte de esa sociedad, no fue idea de nosotros en sí, sino de otros socios de ese proyecto; teníamos ganas de sacar cápsulas compatibles de Nespresso al mercado y pues juntamos diferentes fuerzas, logrando llevar este proyecto adelante. En este momento empezamos con Nespresso, pero lo ideal es ir evolucionando en un futuro a otros sistemas", afirmó Moreno.

Por ende, el valor agregado de Café Quindío no solo es su café, sino sus mayores niveles de calidad y frescura del producto, pues al realizarse todo el proceso en Colombia, sin necesidad de traer las cápsulas del extranjero, se brinda un café con mejores niveles de producción.

Si bien Arabicaps encapsula el café, no fabrica las cápsulas, éstas las adquieren de un proveedor francés, para luego llevar a cabo todo el procedimiento de tomar la cápsula, dosificarle la cantidad perfecta y sellarla, dejándola lista para la venta. La compañía cuenta con diferentes tipos de cápsulas, entre ellas las de PBT (tereftalato de polibutileno), "que es un plástico que genera barrera con el oxígeno, lo cual es bueno para la durabilidad del producto", según declara Jaime Andrés; y las biocompostables, que son a base de caña de azúcar y por las que más se inclinan las personas.

Cuando nosotros empezamos el proyecto con Arabicaps, ellos nos dieron opciones de cápsulas. Dentro de éstas escogimos las que no tienen barrera pero que son biodegradables; por eso la bolsa que las contiene viene metalizada con el fin de que ésta sea la que tenga la barrera frente al oxígeno".

Jaime Andrés Moreno, gerente comercial de Café Quindío

"Cuando nosotros empezamos el proyecto con Arabicaps, ellos nos dieron opciones de cápsulas. Dentro de éstas escogimos las que no tienen barrera pero que son biodegradables; por eso la bolsa que las contiene viene metalizada con el fin de que ésta sea la que tenga la barrera frente al oxígeno", añadió el empresario.

Asimismo, la tapa de la cápsula está fabricada con material biodegradable, específicamente un papel filtro biodegradable, pues la compañía está enfocada en lograr todo un empaque amigable con el medio ambiente y no añadir materiales que interfieran en su proceso de biodegradación y eviten la reducción de la huella de carbono. Las cápsulas de café han recibido grandes críticas en Europa debido a que hacen de un producto biodegradable (el café) uno no biodegradable. Con sus cápsulas basadas en PLA, Arabicaps busca desde el principio revertir esta tendencia.

"Nuestro proveedor nos asegura dos sellos en esas cápsulas biodegradables, uno es OK biobased, que afirma que nuestro producto es 100% fabricado con materiales biológicos; y OK compost, el cual denota que bajo un proceso de compostaje industrial la cápsula se desintegra en 12 semanas sin dejar residuos químicos ni físicos que afecten al medio ambiente", explicó Moreno.

Por eso, bajo estas condiciones de producción, la compañía recomienda a sus clientes que después de utilizar las cápsulas, las arrojen a la basura con residuos orgánicos para así facilitar y ayudar a la descomposición del empaque, pues es mejor llevar a cabo estas acciones que poner en marcha todo un proceso de reciclaje, sobre todo porque al reciclarlas se genera más huella de carbono que al desecharlas.

En cuanto a la durabilidad del producto contenido en estos empaques, las pruebas que Café Quindío ha realizado han arrojado resultados positivos, pues luego de abrir una bolsa, las características del café no varían demasiado y el producto puede durar hasta dos meses, aproximadamente.

Ni Café Quindío, ni Arabicaps, han encontrado en Colombia un proveedor de cápsulas, primero porque no hay un fabricante que cuente con la maquinaria o tecnología adecuada para producirlas; y segundo, porque detrás de esta producción hay un desarrollo importante, con características relevantes a tener en cuenta, y en el país aún no se ofrecen, es decir, aún no se hacen cápsulas compatibles con Nespresso.

Por ende, la industria del empaque tiene una oportunidad en este frente, tanto para producción como para comercialización, pues está claro que el sector colombiano de cápsulas de café, lo necesita.

Fin.

Palabras relacionadas:
empaques biodegradables, envases biodegradables, empaques sostenibles para café, envases sostenibles para café, proyectos sostenibles de envases en Colombia, proyectos de cápsulas biodegradables en Colombia, cápsulas biodegradables de café de Café Quindío, productos de Café Quindío, empaques que no hacen daño al medio ambiente, proyectos sustentables de Café Quindío, proveedores de empaques biodegradables, proveedores de cápsulas biodegradables
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercado: Alimentos y Bebidas