Promocione sus productos o servicios con nosotros
Ciudad de México, México - Marzo de 2017 Página 1 de 2

CLIEP 2017: "La innovación es un proceso, no solamente la idea de alguien"

Para Jorge Maquita, fundador y director de Packinnovation, al consumidor hay que darle experiencias inolvidables e innovar es fundamental para lograrlo.

Para Jorge Maquita, fundador y director de Packinnovation, más allá de los atributos técnicos, los fabricantes de empaque no deben perder de vista que éste es la conexión emocional entre el producto y el consumidor, y hay que darle una experiencia inolvidable, de modo que la innovación es fundamental para lograrlo.

En su participación en la Cumbre Latinoamericana de Innovación en Envases de Plástico 2017, el especialista explicó que generar innovación es una jornada, no es que a alguien se le ocurre algo y al otro día ya lo tienen, ni tampoco se trata de un proceso recto, sino de un proceso que tiene muchas iteraciones, donde cada error es un aprendizaje.

“La innovación es parte de un proceso, no puede ser solamente la idea de alguien, no puede ser solamente lo que a un grupo se le ocurre, la innovación tiene que ser parte de un proceso instalado, apoyado por la alta gerencia, que tenga etapas que nos permita ir filtrando aquellos productos que puedan tener un éxito”, dijo.

El experto advirtió que no habrá innovación sin una cultura de innovación dentro de la compañía, una cultura que implica que a veces hay fallas, pero a partir de esas fallas se aprende, cuando la cultura no permite eso, o cuando no se permiten las ideas de afuera, no puede haber innovación.

Las fallas son la oportunidad de aprender del proceso y poder mejorarlo, pero cuando existe esto nadie quiere arriesgar. Fallar implica hacer la innovación y probar y probar, y ver cómo funciona, porque en realidad, uno está probando y aprendiendo.

En las empresas es también común querer que la gente se adapte a los procesos y así no se permite que sean lo suficientemente creativos y hagan algo diferente con lo que está a su alrededor. Lo que hace generalmente que la innovación sea fructífera es precisamente que todos sean diferentes.

Otro problema que se presenta, sobre todo en compañías muy grandes, es que se piensa que contratando gente con posgrado se va a mejorar el proceso de innovación, sin embargo, comentó Jorque Maquita, se trata de gente que puede entender la parte de la ciencia de materiales, y muchas cosas, pero la innovación es todo eso que se puede conocer en tecnología y demás, pero sobre todo cómo se utiliza todo eso para darle valor a la empresa.

La innovación requiere de tiempo, de capacidad extra, tal como sucede en Google o 3M donde por políticas de las empresas entre 15% y 20% de la jornada laboral de los empleados se dedica a la innovación, a trabajar proyectos que cada semana presentan ante el resto de sus compañeros, lo que permite que el personal realmente se dedique a innovar.

“Cuando las compañías no permiten que la gente tenga un tiempo para pensar y para reflexionar, para sacar conclusiones o para alimentarse, incluso, de conocimientos e ir a otros lados, la innovación no se da. El problema en muchas empresas es que la innovación es muy corta, siempre se reduce a seis meses y son productos que uno desarrolla solamente para el año”, expresó.

Lecciones de innovación

Ante este panorama el experto explicó que existen dos maneras de hacer innovación. Una es la innovación lineal, donde los pasos a seguir ya están establecidos, y se sabe que se va a desarrollar un nuevo sabor o un tipo de botella, así que se tiene que hacer el estudio de costos, pruebas, implementación. Este tipo de innovación, además, es acumulativa, es decir, simplemente se van añadiendo productos nuevos.

Respecto a la innovación flexible, es un proceso iterativo, o sea que no es un proceso en el cual se llega en forma lineal al producto innovador, sino que se regresa a veces a la etapa anterior y sobre todo cuando no hay mapas, cuando es completamente nueva la innovación.

Las recomendaciones de Jorge Maquita para innovar con éxito en la industria del empaque es primero, construir una estrategia de largo plazo, tiene que haber un pathline de innovación, pues un error común es que las empresas generen ideas de forma aislada para lanzar productos en un año o seis meses.

“Sí, los lanzas en seis meses, por ejemplo, pero el resultado de esto son productos que no tienen nada innovador o simplemente son la parte de la vista como tal, es como generar amor a primera vista, pero el resto de las partes se va olvidando generalmente en el proceso”, advirtió.

Y hablar de un pathline significa tener un proyecto A, un proyecto B, un C, y un D, e ir trabajando en todos ellos, establecer un calendario y ponerlos todos dentro del proceso de innovación. Para esto es necesario establecer parámetros de calidad en el diseño, no esperar hasta el final para ver si cumple con las especificaciones y los parámetros de la compañía.


Palabras relacionadas:
Cumbre Latinoamericana de Innovación en Envases Plásticos, participación de Jorge Maquita en CLIEP 2017, CLIEP 2017, inteligencia de marca, innovación en la industria del empaque, innovación en la industria de envases
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Inteligencia de marca