Promocione sus productos o servicios con nosotros
Veracruz, México - Junio de 2016 Página 1 de 2

Braskem Idesa inaugura formalmente su nueva planta en México

Por David Luna, director editorial para México

Con una inversión de 5,2 mil millones de dólares, la firma Braskem Idesa (un binomio empresarial brasileño-mexicano fundado en 2010) abrió formalmente su nueva planta de polietileno en el municipio de Nanchital, en el corazón de la zona petrolera y petroquímica de Coatzacoalcos-Veracruz, en un complejo conocido como Etileno XXI.

El anuncio, a decir de los expertos, es apenas el inicio de una serie de operaciones que podrían llegar a México con motivo de los cambios en la reforma energética, dando paso también a una expansión importante en la industria petroquímica. En el nuevo complejo de Braskem Idesa se contempla tener una producción superior a un millón de toneladas anuales de etileno y polietilenos.

Para la construcción de la planta se utilizaron 45.000 toneladas de equipo, 411.000 m3 de concreto, 5000 kilómetros de cable eléctrico, 32.000 toneladas de estructura metálica, 40,3 kilómetros de tubería subterránea y 25.000 toneladas de tubería.

La carioca Braskem es la mayor productora de resinas de América Latina, mientras que el Grupo Idesa es tal vez la petroquímica mexicana más importante en el país azteca (cuya asociación está representada por una aportación de 75% y 25% de capital, respectivamente). Al sumarse se cristalizó un proyecto que demandó cinco años de ingeniería y construcción, y que ahora está materializado a poca distancia de dos refinerías emblemáticas de Pemex, Cangrejeras y Pajaritos (esta última lamentablemente hoy reconocida por un accidente trágico reciente).

Roberto Bischoff, director general de Braskem Idesa aseguró que "el principal driver de negocio fue un contrato por 20 años de suministro de etano firmado con Pemex, lo que permitió las condiciones para una inversión de esta magnitud". La empresa podrá recibir de la paraestatal 66.000 barriles diarios cuando estén funcionando a su máxima capacidad, aunque hasta ahora, a unos meses del inicio paulatino de la operación del complejo, el pico máximo de uso han sido apenas 55.000 barriles (si bien el cracker, que empezó a operar desde abril de 2016, ha alcanzado ya 90% de su capacidad, el resto de los procesos de producción de etilenos y polietilenos, tanto de alta como baja densidad, están aún en sus etapas de arranque de producción).

Con esto, afirmó Bischoff, se obtiene un doble beneficio: por un lado Pemex puede ofrecer el etano a un precio superior al vendido como energético; la otra opción es usarlo como gas natural y, por el otro, la empresa obtiene el insumo básico para la producción de polietileno a un costo menor que si se tuviera que importar. "Es una fórmula en la que Pemex gana más y en la que Braskem Idesa puede ser más competitivo con otros proveedores, principalmente de Estados Unidos", explicó el directivo.

Si bien la producción de etano de Pemex ha bajado en los últimos años, el abasto está garantizado con el convenio. No obstante, los directivos de la empresa petroquímica advirtieron que han estado gestionando con la paraestatal para que lograr mayores inversiones de producción, pues existe suficientes reservas. Una opción, según se comentó durante el evento de inauguración, es destinar entre 10% y 15% del etano húmedo, empleado en la extracción de crudo, a la producción de productos petroquímicos, cantidad que "no afectaría la producción de crudo".

Por otra parte, el valor agregado es mayor, un tema que se ha discutido por años en la industria petroquímica en México. La transformación de las moléculas de etano en moléculas de polímeros agregan valor en el producto y además reactivan la cadena de producción de plásticos en el país donde, según destacó Bischoff, en 2015 se presentó un déficit de 1,6 millones de toneladas por año. Así, con la producción proyectada en Nanchital, se podrán cubrir dos terceras partes de esta demanda, lo que "tendrá un efecto positivo en la balanza comercial mexicana, una reducción de 10% del déficit del sector químico nacional". De esta manera se cubriría el abasto de PEAD (polietileno de alta densidad) y PEBD (polietileno de baja densidad) de manera local.

En un esfuerzo de pre mercadeo se logró ya captar a más de 350 clientes en el país, de los cuales aproximadamente 55% están localizados en el Estado de México y la capital del país.


Palabras relacionadas:
inauguración de planta de Braskem Idesa en México, nuevas instalaciones de Braskem Idesa en México, nuevas inversiones de Braskem Idesa en México, Braskem Idesa en México, producción de Braskem Idesa en México, perspectivas de Braskem Idesa en México, industria de materiales en México, mercado de materiales en México, industria mexicana de materias primas, mercado mexicano de materias primas, puesta en marcha de la planta de Braskem Idesa, inicio de operaciones de Braskem Idesa
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales