Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2017 Página 1 de 3

Bioplásticos: una alternativa para reducir costos y riesgos ecológicos

Michael Thielen, editor en jefe de la revista Bioplastic Magazine, aseguró que la industria debe buscar alternativas que no generen gases de efecto invernadero.

Ante los retos ambientales y económicos que enfrentan las industrias globales, los bioplásticos son una alternativa para reducir costos y riesgos ecológicos, de acuerdo con Michael Thielen, editor en jefe de la revista Bioplastics Magazine.

Durante su participación en la Cumbre Latinoamericana de Innovación en Envases de Plástico 2017, realizada en Ciudad de México, el especialista explicó que hay dos grandes razones por las que se requiere el uso y desarrollo de bioplásticos.

En primer lugar por la gran incertidumbre en los precios del petróleo, pues desde 2008 ha habido volatilidad en el precio, y segundo, porque los contaminantes que emiten los productos derivados del petróleo, entre ellos los plásticos, se han convertido en un problema ambiental preocupante.

Ya que los plásticos son apenas del 4% al 7% del consumo global de petróleo crudo y que la sustitución potencial de plásticos con base de fuentes fósiles con bioplásticos es del 5% al 10%, y hoy tenemos solamente el 1,3%, me gustaría decir entonces que los bioplásticos no pueden salvar al mundo de la escasez de petróleo, pero con el precio que se espera a mediano o largo plazo hacia 100 o 120 dólares por barril, la industria del plástico y el empaque deberán tener una alternativa con recursos renovables y así también podemos contribuir a algo de manera positiva al efecto invernadero, dijo.

El total de la producción de bioplásticos el año pasado fue de 330 millones de toneladas, que representan solamente el 1,3% de la producción global de plásticos, y el segmento de mayor demanda para estos materiales es el de Empaques (flexibles y rígidos) con 39%. Según las previsiones, la capacidad de producción mundial de bioplásticos seguirá creciendo, en particular, los biobasados biodegradables, que actualmente son los que más producción tienen con 76.8% del total.

¿Qué son los bioplásticos?

Michael Thielen detalló que los bioplásticos son hechos con recursos renovables como almidón, aceites comestibles, celulosa o, incluso, los residuos agrícolas como hojas, pajas, o por ejemplo, el agua de papa pelada de la industria de las papas fritas, lo que se llama base biológica y estos bioplásticos pueden ser biodegradables o no.

Otra característica de los bioplásticos es que son biodegradables o compostables, según establecen las normas europea EN 13432, o la americana ASTM 6400, entre otras regulaciones. Esto quiere decir que estos plásticos biodegradables se pueden hacer con recursos renovables o no, aunque la mayoría de los bioplásticos tienen biobase.

El especialista comentó que los plásticos son compostables únicamente cuando son completamente asimilados por los microorganismos como una fuente de energía y convertidos en CO2, agua y biomasa, según lo establecen las normas mencionadas, por lo que los plásticos oxo-degradables no son bioplásticos, sino aditivos disponibles que aseguran convertir plásticos convencionales como el PE, PP o el PET en biodegradables.

En efecto, estos aditivos oxo-degradables bajo la influencia del calor y/o la luz conducen a una descomposición mecánica de los plásticos, pero las pequeñas partículas resultantes que no se ven ni se sienten no se biodegradan, es decir, no logran la asimilación completa a través de microorganismos ni se transforman en CO2, agua y biomasa. Estas micropartículas terminan en el ambiente, tal vez, incluso en los océanos, y eventualmente en nuestra comida, advirtió.

Entre los bioplásticos disponibles hoy en día están los de biobase y biodegradables/compostables. De estos el más importante en el mercado es el PLA, ácido poliláctico o poli-láctido. Este material se obtiene del almidón o cualquier otra fuente de azúcar u otro medio de fermentación: almidón-ácido láctico- láctido- poliláctido.

Otro es el PHA o polihidroxialcanoato. En esta familia está el PHA, PHB, entre otros, es una familia de poliésteres que son producidos por microorganismos que ‘comen’ los azúcares, el almidón o aceites comestibles, almacenan energía en su cuerpo en forma de un polímero, generando hasta un 80% de su peso corporal en polímero.

Existen también los bioplásticos que son biobasados y biodegradables basados en almidón, este último se compone de dos polímeros: amilosa y amilopectina, y puede ser modificado y transferido en un material plástico. Otros son los bioplásticos que están basados en celulosa, por ejemplo, en la celulosa que se hace con la madera y estamos hablando de celulosa éster, y hay otras.

Otro grupo es el de los plásticos que no tienen biobase, pero que son biodegradables o compostables, como el copoliéster alifático (PBAT), el PBS o el PBSA, un ejemplo es el EcoFlex de BASF. Entre los biobasados que no son biodegradables, está el PA 11, por ejemplo, conocido por muchos años y se hace de aceite de ricino; está el PAm4.10, el PA 6.10, donde el componente número 10 indica que se hace con aceite de ricino, de soya, por medio del ácido sebácico, esto es un biobasado parcialmente.

En el PA.5 10, el componente número 5 se hace de la glucosa por medio de 1.5 diamina-pentano, así que es un PA completamente biobasado y actualmente tenemos más poliamidas disponibles.


Palabras relacionadas:
Cumbre Latinoamericana de Innovación en Envases Plásticos 2017, conferencias técnicas, exposiciones sobre bioplásticos, industria de empaques plásticos, innovación en empaques plásticos, materiales renovables, desarrollo de bioplásticos, novedades en bioplásticos, innovaciones en bioplásticos, conferencias de Michael Thielen
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales