Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2017 Página 1 de 2

Automatización y productividad para crecer

Selmi, empresa brasileña de alimentos, adquirió una línea de empaque de Bosch, con el objetivo de ampliar su participación en el mercado.

En 1887, Brasil era todavía una monarquía. La economía del país estaba atravesando por un buen momento en gran medida estimulado por la cultura del café. En este periodo de tiempo los puertos recibieron un gran número de inmigrantes en busca de una vida más próspera. Entre esta creciente migración y más específicamente entre los muchos italianos que se establecieron en el estado de Sao Paulo, se encontraba Adolfo Selmi, que en Campinas (SP) comenzó una pequeña fábrica de pasta con su nombre.

Casi 130 años más tarde, cambió de nombre a PastifícioSelmi S.A, la antigua fábrica se ha convertido en una de las grandes empresas de alimentos de Brasil, hoy reconocido no sólo por sus pastas, sino también por la presencia en los mercados de la harina, el aceite de oliva, queso rallado, mezclas para pasteles, tartas y galletas.

En este último segmento de mercado, a pesar de andar en los primeros (las galletas Selmi llegaron al por menor en 2009), la compañía protagonizó en 2016 un movimiento audaz.

Instalamos la línea más ancha del mundo orientada a la producción de galletas tipo cracker de laminados, aumentando considerablemente nuestra capacidad de producción, cuenta Ricardo Selmi, director general de la compañía, en referencia al horno Imaforni italiano de 2,06 m de ancho, para treinta filas de galletas. Y ahora hemos puesto en marcha una línea de envasado automático, como parte de nuestra estrategia para aumentar la productividad de la planta. La instalación en cuestión se produjo en la unidad de Sumaré (Sao Paulo), ya que Selmitiene otra planta en Rolândia (PR).

La línea de envasado automático es un proyecto de Bosch Packaging Tecnologia de Embalagemen Brasil, capaz de envolver alrededor de 5000 kilogramos de galletas tipo cracker, dentro de un empaque tipo flow pack de 120 g, que se agrupan en paquetes múltiples con tres unidades, para un total de 360 g. La línea tiene la flexibilidad necesaria para formar también paquetes de 200 g, que se vende por separado. En total son nueve envolvedoras formando estaciones, seis para los paquetes individuales y tres para paquetes múltiples o multipacks.

Nuestras inversiones siempre buscan la máxima automatización para reducir la interferencia humana en el proceso, con el fin de asegurar altos estándares de calidad y productividad, dice Ricardo Selmi. Elegimos esta línea debido a la credibilidad que Bosch tiene en el mercado, después de analizar factores tales como los costos de operación y mantenimiento, así como aspectos como la calidad del producto y la estética de los envases formados que tienen que valorizar el arte del empaque y garantizar buena exposición en los góndolas, añade.

Para Leandro Scaramuzzi, gerente de cuentas de Bosch Packaging Brasil, los equipos instalados en Selmi son una de las mayores líneas de galletas laminadas ya previstas por la empresa, adecuada para grandes volúmenes, y trae ganancias adicionales de productividad por ser totalmente servo accionada. "Con los servomotores, los ajustes se realizan directamente en el panel de control, y no dependen de intervenciones en los mecanismos, lo que da una mayor flexibilidad a la operación, acelera los cambios de formato y reduce la cantidad de componentes sujetos a la rotura", afirma.

Otra ventaja que Selmi adquiere con el uso de servomotores de acuerdo a Scaramuzzi, se refiere a un mínimo desperdicio de material de embalaje.

El embalaje funciona de manera muy precisa cuando hay fotoceldas impulsando los productos, mientras que, máquinas mecánicas anteriores eran programadas para formar paquetes en un ritmo predeterminado, aun cuando, por un fallo en el proceso, no había galletas para empacar, afirma el ejecutivo.

Sobre la preferencia de los paquetes flow pack, para Selmi en un mercado donde es común encontrar envases tipo cartera, la respuesta está en la experiencia del consumidor. "Nuestros paquetes son herméticos, sin dejar huecos para el paso del aire", dice Ricardo Selmi. “Las galletas se oxidan cuando están en contacto con el oxígeno, pero el paquete flow pack ayuda a preservar la calidad y frescura del producto por más largo tiempo".


Palabras relacionadas:
0417selmi, casos de éxito de equipos de Bosch, equipos de Bosch en el mercado de alimentos, líneas de empaque de alimentos, líneas de empaque de alimentos de Bosch, equipos de Bosch en Brasil, renovación de maquinaria de empresas brasileñas, nuevas adquisiciones de maquinaria de Selmi, renovación de tecnologías de Selmi
Contacte a las empresas mencionadas
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Industria