Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Terrablógico

25 ago 2015

Soluciones sostenibles para acabar con los residuos de botellas de agua

El agua es un lujo en Estados Unidos, sobre todo si consideramos que una de cada nueve personas en la Tierra no tiene acceso diario a agua potable.  De hecho, aproximadamente el 98 por ciento de la población de Estados Unidos tiene acceso a agua limpia.  Al mismo tiempo, la segunda bebida más consumida en el país es el agua embotellada.  Es cierto, e incluso con el acceso a los sistemas de filtración de agua y al agua perfectamente limpia, seguimos dando ganancias a las compañías de agua embotellada.  Los estadounidenses compran alrededor de 30 mil millones de botellas de agua cada año, y aún más condenable es el flujo masivo de desechos al que contribuyen innecesariamente estas botellas de agua: arrojamos 2,5 millones de botellas plásticas por hora. ¿Cómo detener de manera sostenible la marea de residuos, satisfaciendo a la vez nuestro deseo de agua limpia y filtrada?

Para tener una mejor idea de lo indignante que es en realidad la industria del agua embotellada, consideremos que en 2012 la industria vendió cerca de 10 mil millones de galones de agua, obteniendo aproximadamente 12 mil millones de dólares. Esa agua puede ser 2000 veces más cara que la obtenida en nuestros grifos, a pesar de que muchas marcas simplemente tratan y embotellan agua sacada de los sistemas municipales. Muchas marcas incluso abastecen partes de agua de regiones azotadas por la sequía.

Todas estas preocupaciones pueden evitarse fácilmente si reducimos nuestro consumo de agua embotellada y utilizamos el agua pública a la que ya tenemos acceso. Aún así, muchas personas se muestran escépticas de la calidad o el sabor del agua que sale del grifo. La solución más fácil: mejorar la calidad del agua del grifo con un filtro. Un solo filtro Brita, por ejemplo, ahorra 300 botellas de agua.

Un filtro de agua es una gran solución que puede compensar de manera significativa la cantidad de agua embotellada que usted compra y los residuos botella que genera, pero ¿qué pasa con los filtros mismos? ¿Estamos simplemente reemplazando un flujo de residuos con otro que es aún más difícil de reciclar?

Esta es una pregunta a lo que nos hemos enfrentado en TerraCycle en muchas circunstancias diferentes, ya que las alternativas sostenibles a los productos o materiales que existen no siempre son verdaderamente sostenibles en el momento.  Tomemos por ejemplo los plásticos derivados de las plantas (también conocidos como bioplásticos).  Están hechos de materiales renovables, algunas variedades son biodegradables, y nos ayudan a alejarnos de los combustibles fósiles.  El problema: hoy prácticamente no existe sistema de reciclaje instalado con la capacidad de procesar bioplásticos En teoría es una alternativa plástica sostenible y respetuosa del medio ambiente, pero solo es sostenible en la práctica si se cuenta con la infraestructura adecuada.  Si los bioplásticos terminan en un vertedero, es igual que cualquier otra pieza de residuo plástico.

La misma preocupación también es válida para los filtros de agua: aunque reducen significativamente la necesidad de botellas de agua y mantienen la calidad del agua que la gente desea, el filtro de carbono y la envoltura de plástico pueden volverse un desafío para su clasificación y reciclaje a nivel municipal.  Dado que este es el caso, los filtros de agua no son aceptados por muchos sistemas municipales o programas de reciclaje en la acera ¿Qué soluciones viables existen hoy en día que puedan ayudar a controlar este flujo de residuos?

Un enfoque, desarrollado por nosotros en TerraCycle, ha sido el de asociarnos directamente con productores de filtros de agua para proporcionarles un modelo de reciclaje viable para los residuos posconsumo de los filtros. Hace un tiempo nos asociamos con  PUR y Brita, e inauguramos nuevos programas de reciclaje para todo, desde los filtros y las monturas del grifo hasta jarras, botellas y dispensadores de agua.  Cualquier persona puede participar en el programa, sin costo alguno, ya que está totalmente patrocinado por PUR y Brita, y todo se procesa y recicla.

Nuestra solución no es necesariamente la mejor o el único método para reducir los residuos de los filtros, pero sí ayuda a extender los beneficios ambientales de los productos, manteniendo en el ciclo de producción algunas de las materias primas que los componen, en lugar de llevarlos a un vertedero.

Los filtros de agua y otras alternativas a nuestros productos menos sostenibles solo son tan buenos como sean los esfuerzos de recuperación instalados para limitar la disposición final; no queremos simplemente reemplazar un flujo de residuos con otro que resulta difícil de reciclar.


Palabras relacionadas:
Ahorro de agua, consumo de agua embotellada en Estados Unidos, desechos producidos por el negocio del agua embotellada, desechos producto de agua embotellada, ahorro de dinero y desecho al beber agua del grifo, reciclaje de plásticos, reciclaje de bioplásticos, reciclaje de los filtros para agua, reciclaje de los residuos posconsumo, programas de reciclaje de plásticos en Estados Unidos
x
Marino
12 de septiembre de 2015 a las 10:54

Esta es una de las soluciones para los muchos problemas de contaminación que pone en peligro la existencia de nuestro planeta ojalá hubieran muchas personas como Tom que ayuden a enfrentar con lógica este problema.