Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Euromonitor International

16 abr 2018

La huella ecológica de los empaques

Karine Dussimon, analista de investigación senior de Envases en Euromonitor Internacional.

© Reproducido de la empresa de investigación de mercados Euromonitor International, con su autorización.

Por Karine Dussimon

Analista de investigación senior de Envases en Euromonitor Internacional. En su rol en la industria del envase, Karine es responsable del contenido y la calidad de los datos y escritos sobre envases de Euromonitor. Su investigación sobre envases provee información estratégica de 54 países del mundo, cubriendo temas sobre los bienes de consumo empacados de alta rotación; además, es conferencista regular en eventos internacionales de envase, en ferias como Emballage, en Francia, y Emhart Glass, en Suiza.

Ante el aumento de un 2% en las ventas minoristas globales de empaques en 2016, el daño ambiental generado por el enfoque económico de “hacer, usar, desechar” es motivo de creciente preocupación. Esto es particularmente evidente en Asia, América Latina y el Medio Oriente/África, que experimentan un crecimiento demográfico continuo. El desarrollo sostenible de los empaques es una necesidad apremiante desde el punto de vista ecológico, y también ofrece oportunidades para las empresas a lo largo de la cadena de suministro.

El empaque es una necesidad, pero también lo es su desarrollo sostenible

Aunque varía mucho según el material, la geografía y el fabricante, la huella medioambiental de los empaques sigue representando un problema ecológico. La función principal de los empaques de proteger el contenido es, en sí mismo, un beneficio sostenible. La Unión Europea estima que los volúmenes de desperdicios alimentarios generados solo en sus Estados miembros ascienden a 88 millones de toneladas al año. A nivel mundial, las Naciones Unidas calcularon que el desperdicio de alimentos en 2013 representó el 35% de todos los alimentos producidos. El uso de empaques para los alimentos prolonga su vida útil, protege contra daños e informa a los usuarios finales sobre las mejores prácticas de consumo. El uso de alimentos empacados a expensas de los productos a granel es ampliamente reconocido como un medio principal para reducir el desperdicio. Un estudio realizado en 2014 por Denkstatt muestra cómo el uso de empaques para ciertos alimentos puede ser en general más positivo que nocivo para el medio ambiente.

Por otra parte, el aumento del uso de empaques crea otros problemas ecológicos. El Informe Planeta Vivo del WWF afirma que, cada año, utilizamos los recursos de la Tierra a un ritmo 1,5 veces superior al que la naturaleza puede renovarlos. Al igual que la mayoría de las actividades económicas, como la producción de petróleo y de prendas de vestir, la industria del empaque contribuye al agotamiento de recursos naturales como minerales, madera y agua, e igualmente a la contaminación del aire, vertederos y fondos marinos, lo mismo que al daño de diversas formas de vida. Esto se debe principalmente a la creación de materiales y residuos tóxicos.

Según el organismo Eurostat de la Comisión Europea, tan solo la UE-28 se generó 160 kg de residuos de empaques por habitante en 2013. Por lo tanto, se reconoce ampliamente que la necesidad de una mayor sostenibilidad en los envases es una exigencia ecológica.

El volumen de empaques (y la huella ecológica) son mayores en los países en desarrollo

Con una población que supera ampliamente a la de las demás regiones, Asia Pacífico domina el volumen global de empaques al detal, con ventas de 1.400 millones de unidades en 2016. Oriente Medio/África está experimentando el crecimiento más rápido, mientras que la desaceleración económica en América Latina no impide que la necesidad de los consumidores por artículos esenciales aumente rápidamente. En muchos lugares, como la India y Colombia, los residuos se generan principalmente en los procesos iniciales de la cadena de suministro; por ejemplo, en la etapa de producción. Gran parte de los empaques y envases de plástico y metal se acumulan en vertederos y en canales y ríos, dado que el reciclaje sigue mostrando un bajo desarrollo.

Volumen y crecimiento de empaques al detal por región entre 2011-2020
Fuente: Euromonitor International

Mercados más maduros, como los de Europa Occidental y América del Norte, están experimentando un crecimiento más lento aunque positivo en su volumen de empaques. A pesar de que el reciclaje está más desarrollado, con Escandinavia como un buen ejemplo, los residuos se generan a menudo en los procesos posteriores de la cadena de suministro, por ejemplo en la fase final del consumo, y a veces puede terminar en el medio ambiente; o, por otra parte, su incineración provoca la emisión de residuos tóxicos.

Un enfoque holístico y a largo plazo de la sostenibilidad

Los empaques representan solo una parte de la huella ecológica de una empresa. Ante la reafirmación en el Foro Económico Mundial de 2017 de la necesidad global de cambiar a una economía circular, los fabricantes y minoristas necesitan revisar sus actividades y procesos generales. Los sistemas de clasificación, como el reconocido índice de sostenibilidad Dow Jones, que evalúa la sostenibilidad corporativa de un grupo. Cada vez se presta más atención a la creación de valor a largo plazo, con la menor cantidad posible de recursos naturales.


Palabras relacionadas:
huella medioambiental de la industria de empaques, sostenibilidad en los envases, necesidad de políticas sostenibles en la industria de empaques, crecimiento de empaques al detal por región, crecimiento de empaques al detal en Europa, crecimiento de empaques al detal en Latinoamérica, crecimiento de empaques al detal en Norteamérica, crecimiento de empaques al detal en Asia, columnas y reportes para la industria del empaque de Euromonitor International, columnas y reportajes de Karine Dussimon
x