Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Terrablógico

29 feb 2016

El mito de la biodegradabilidad (Parte 2): los productos plásticos de consumo y los empaques

En mi último artículo sobre la viabilidad a largo plazo de los polímeros basados en materiales biológicos, me referí a algunas de las principales preocupaciones que enfrentamos ante el auge de los plásticos denominados "biodegradables". Se trata de un componente importante de esta amplia discusión, y un elemento que cobra con los días mayor relevancia en un mercado de productos cada vez más orientado a la sostenibilidad.

Para los consumidores, entender el sentido real de lo que es la biodegradabilidad resulta fundamental para tomar decisiones sostenibles de compra y disposición. No es necesario decir que los comercializadores y anunciantes han confundido este tema, llevando a los consumidores a creer que los productos plásticos que compran son más ecoamigables de lo que relamente son. Quisiera aprovechar esta oportunidad para referirme sobre algunos elementos de esta confusión, y acerca de ciertos de los problemas más graves que los plásticos biodegradables ponen hoy sobre el tapete.

La palabra "biodegradabilidad"
Biodegradabilidad es un término que no se define tanto por la fuente del material como por la composición del material mismo. Hoy, el mercado de productos de consumo está dominado por los plásticos durables derivados del petróleo, típicamente aquellos clasificados por los números de identificación de resinas del 1 al 7. En términos generales (dado que cada uno tiene sus fortalezas y debilidades materiales) estos plásticos se clasifican en virtud de su versatilidad y resistencia, y de acuerdo a su resistencia a los efectos naturales del clima; una necesidad de muchos productos y empaques de productos. Esto es cierto también para muchos de los polímeros de base biológica que utilizamos actualmente.

Estas características deseables traen como resultado plásticos de alta refinación con cadenas de polímeros largas y complejas que son extremadamente resistentes a la degradación natural (como la ocasionada por microorganismos). Siendo así, la mayoría de los plásticos en el mercado de hoy simplemente no son biodegradables, incluso aquellos que tienen como fuente biomasa renovable.

¿Qué tan biodegradable son realmente los plásticos biodegradables?
Pero, ¿y qué decir de los plásticos etiquetados por los fabricantes como biodegradables? Aquí es donde surge la parte más confusa, ya que las declaraciones de biodegradabilidad no están seguidas por lo general de instrucciones explícitas sobre cómo tomar las medidas adecuadas para hacer que se biodegraden, o información sobre qué tan fácilmente se biodegradan en realidad.

Por ejemplo. el ácido poliláctico (PLA en inglés) es uno de los plásticos más comunes entre los denominados "biodegradables" que se utilizan hoy. El PLA se fabrica a partir de maíz, por lo que uno puede asumir que se degrada de la misma manera que lo haría una mata de maíz si se dejara expuesta al medio ambiente. Obviamente, ese no es el caso. Solo si el PLA se expone a las condiciones de temperatura y humedad adecuadas (como las que ofrece un compostador industrial) se degradará en un periodo de tiempo razonable. Una pila de compost en el patio de la casa simplemente no logrará desintegrarlo.

Los bioplásticos se asocian a menudo con la biodegradabilidad por el simple hecho de que tienen como fuente biomasa renovable. En realidad, la mayoría de los plásticos "verdes" que existen en el mercado no son fácilmente biodegradables. La mayoría requiere de una instalación industrial de compostaje donde se puedan regular estrictamente la temperatura, la humedad y la exposición a la radiación ultravioleta. Incluso en una de estas instalaciones, algunos plásticos biodegradables pueden tardar hasta un año para procesarse completamente. ¿Podría considerarse la etiqueta de "biodegradable" como algo que confunde?

Incluso si la biodegradabilidad del plástico mismo no fuese un problema, nuestra infraestructura actual de reciclaje, compostaje y recolección de residuos no se encuentra preparada para manejar apropiadamente más plástico biodegradable. En 2012, los 3.100 programas de compostaje a lo largo y ancho de Estados Unidos procesaron 21 millones de toneladas de residuos orgánicos, mientras que cerca de 50 millones de toneladas de estos mismos residuos terminaron en los vertederos. Existen también en Estados Unidos más de 150 programas de recolección de residuos orgánicos en la acera (conocidos también como orgánicos separados en la fuente), y solo entre 100 y 200 facilidades industriales de compostaje. Si no fortalecemos seriamente nuestras capacidades de procesamiento de polímeros biodegradables (y de materiales biodegradables/compostables en general), simplemente estaremos generando más residuos para nuestros vertederos e incineradores.

El futuro del plástico biodegradable
Con todo lo dicho y hecho, el plástico biodegradable solo tiene sentido en circunstancias muy limitadas y de corto plazo. La razón es muy simple: ¿Por qué gastar energía y recursos produciendo polímeros plásticos biodegradables altamente refinados, solo para sacrificarlos más tarde por completo por medio del compostaje o la biodegradación natural? Como una estrategia de corto plazo para reducir los residuos en mercados como el de India, tiene cierto sentido; pero como una estrategia de largo plazo para compensar nuestra dependencia insostenible de plásticos derivados del petróleo, no lo tiene.

Lo que el consumidor promedio debería rescatar de esta conversación es que los plásticos biodegradables no son las alternativas eco-amigables y sostenibles que a menudo nos promocionan. Los bioplásticos durables que puedan reciclarse tienen una viabilidad a largo plazo más realista, ya que podemos seguir reutilizando los polímeros complejos en lugar de dejarlos degradar en una pila de compostaje. 


Palabras relacionadas:
definición de biodegradabilidad, cómo determina la biodegradabilidad de los empaques las decisiones de compra de los consumidores, toma de decisiones sostenibles, sostenibilidad en los empaques, biodegradabilidad en los empaques
x