Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Packaginero

27 feb 2015

Creatividad y tecnología gráfica aplicada al Packaging - Parte 1

Una gran idea sólo necesita una buena manera de llevarla a cabo. Cuando pensamos en soluciones de diseños originales e innovadoras podemos potenciar el impacto con el uso de los recursos de terminación que muchas veces no requieren grandes inversiones, sino ingenio.

El embellecimiento de los envases no sólo genera diferenciación y logra llamar la atención, sino que además eleva la percepción de calidad. El consumidor está dispuesto a pagar un poco más por algo que le resulte más atractivo para gratificarse o bien para regalar.

Pero si tomamos los recursos de la tecnología gráfica con el fin sólo de adornar, no estamos aprovechando todo el potencial para comunicar, para hacer una propuesta de valor, relevante y diferenciadora.

Recursos existentes, usos originales
La innovación no es necesariamente inventar algo nuevo, sino hacer combinaciones nuevas de cosas conocidas. No es necesario crear un nuevo sistema de impresión o de terminación, sino más bien utilizar los recursos disponibles de manera original y en función del mensaje que la marca o producto desea transmitir.

La forma, material, color y gráfica son fundamentales para crear un diseño atractivo. Pero además contamos con muchísimos recursos como relieve, barnices sectorizados, efectos con distintas sensaciones táctiles, foils metálicos u holográficos (aplicados en caliente o en frío), tintas especiales y activas (ejemplo: cambian de color por temperatura) o materiales poco convencionales que pueden potenciar el mensaje que queremos transmitir.

El buen uso de estos recursos hace que el empaque despierte la curiosidad e invite a recorrerlo milímetro a milímetro con la yema de los dedos. Un ejemplo es el estuche de los chocolates Lindt está forrado, laminado con polipropileno mate, y con un gofrado que le da un tacto suave y sofisticado, emulando la textura del cuero.

Estuche de los chocolates Lindt.

 

Despertar la curiosidad
El packaging de Dolina, una cerveza artesanal española, está inspirada en excavaciones arqueológicas de Gran Dolina. La etiqueta invita a “raspar” (al mejor estilo raspe-y-gane) para que una vez que se rasca todo, aparezca la imagen de una calavera prehistórica.

 Envase de la botella de la cerveza artesanal española Dolina.

De esta manera, el consumidor puede hacer su propio descubrimiento y obtener un valor añadido que con otros envases o botellas no obtiene. La tinta "raspable" no es un recurso para nada utilizado en el mundo de las etiquetas, pero puede cobrar mucho sentido con una buena propuesta de diseño y crear algo completamente nuevo con algo conocido.

En la etiqueta del vino ruso Mysterium, se aplicó un barniz invisible con luz normal pero se torna azulado cuando es expuesto a una fuente de luz violeta, también llamada luz negra, que es utilizada en discotecas. Este es un producto pensado para competir con las bebidas espirituosas que se comercializan en este tipo de lugares.

Etiqueta del vino ruso Mysterium.

El laberinto de la etiqueta oculta de alguna manera el nombre del producto reforzando el concepto que propone el nombre del producto. Este tipo de barniz es el que se usa como medida de seguridad, comúnmente en billetes. Otra muestra más del uso de un recurso conocido, de manera original.


x
Carlos
14 de marzo de 2015 a las 06:41

Interesante el artículo, totalmente de acuerdo con los comentarios de Guillermo; explorando y haciendo uso creativo de recursos y tecnologías existentes se pueden lograr resultados innovadores.